¿CÓMO VAN HOY LAS NOTICIAS? SI, AHORA MISMO: ¡LA "MISCELÁNEA GLOBAL PROFÉTICA!". PUES YA ESTAMOS EN EL FINAL DE LOS TIEMPOS! ¡ÚLTIMAS HORAS!... ........- ¡ESTAMOS EN MANTENIMIENTOS TEMPORALES!-.........¡NO HACEMOS APOLOGÍA AL MAL. SOMOS IMPARCIALES, NEUTRALES Y NI ESTAMOS EN CONTRA O EN FAVOR DE NADIE EN PARTICULAR. COMUNICAMOS "SOLO" LOS TITULARES MÁS VISTOS Y ESCUCHADOS A NIVEL MUNDIAL Y QUE CADA QUIEN PUEDE ENCONTRARLOS EN LOS DIFERENTES MEDIOS LIBREMENTE. CON ELLOS VEMOS DE QUE LA HUMANIDAD NO DEL TODO ANDA BIEN ANTE DIOS. QUE EN TODOS ESTA, SI MEJORAMOS O EMPEORAMOS MÁS NUESTRA CONDUCTA INDIVIDUAL O COLECTIVA HASTA EL FINAL! ASÍ QUE SIN CREAR PÁNICOS GRAN PARTE DE LAS PROFECÍAS DEL MARAVILLOSO MUNDO CATÓLICO SE CUMPLEN UNA POR UNA

2010/04/02

ENCICLOPEDIA MARIANA VIRTUAL - TOMO 4 - SEGUNDA PARTE - ALGUNOS PASAJES DE LA VIDA DE NUESTRA SEÑORA




Imagen relacionada


ALGUNOS PASAJES DE LA VIDA DE NUESTRA SEÑORA


- SEGUNDA PARTE -


(CONTINUACIÓN DE LA PRIMERA PARTE)



106 ¿La pérdida del Adolescente Jesús en Jerusalén I?  

San Lucas 2, 41 - 52.

"A los doce años se quedó en el templo, y no se extrañaron sus padres de no verlo al salir de Jerusalén, porque ya desde la primera hasta esta quinta vez que iba al templo siempre solía juntarse con los niños de otras familias que viajaban camino de Nazaret.

Esta vez se separó Jesús de sus acompañantes al llegar al huerto de los Olivos y ellos pensaron que lo hacía para juntarse con sus padres, que venían detrás.  Jesús se dirigió a la parte de la ciudad que mira hacia Belén y se fué a aquella posada donde se detuvo la Sagrada Familia cuando se dirigía al templo para la Presentación.

Sus padres creían que estaría con los que iban a Nazaret, y éstos pensaron que se apartaba de ellos para juntarse con sus padres. Pero cuando llegaron a Gofna y advirtieron que Jesús no estaba con los viajeros, el susto de María y de José fué muy grande.

 De inmediato volvieron a Jerusalén, preguntando en el camino a los parientes y amigos por el Niño; pero no pudieron encontrarlo por ningún lado, pues no se había detenido donde ordinariamente solía hacerlo al ir al templo. Jesús pasó la noche en la posada cerca de la puerta betlemítica, donde eran conocido él y sus padres.

Se juntó con otros jovencitos y se fue a dos escuelas que había en la ciudad. El primer día fue a una escuela y el segundo a la otra. El tercer día estuvo por la mañana en una escuela del templo y por la tarde en el templo mismo, donde lo encontraron finalmente sus padres.

"Con sus preguntas y respuestas asombró tanto el Niño Jesús a los maestros y rabinos de estas escuelas y tanto los estrechó, que estos se propusieron a su vez humillar al Niño con los rabinos más sabios en diferentes ramas del saber humano.

Con este fin se habían confabulado los sacerdotes y escribas, que al principio se habían complacido con la preparación del Niño Jesús, pero luego quedaron mortificados y querían vengarse. Aconteció esto en el aula pública, situada en el vestíbulo del Templo, delante del Santo de los Santos, en el ámbito circular, desde donde Jesús más tarde enseñó al pueblo.

Vi sentado al Niño Jesús en una gran silla, que no llenaba, y alrededor de Él había una multitud de judíos y ancianos con vestimentas sacerdotales. Escuchaban atentos, y parecía que estaban todos furiosos contra Él y por momentos creí que lo iban a maltratar.

Como Jesús hubiese aducido en las otras escuelas toda clase de ejemplos de la naturaleza, de las artes y de las ciencias en sus respuestas y explicaciones, se habían reunido aquí maestros en todas esas diversas asignaturas. Cuando ellos comenzaron a preguntarle y a disputar en particular con Jesús sobre estas materias, Él dijo que no pertenecía esto al lugar del templo; pero que también quería satifacerlos en esto por ser tal la voluntad de su Padre.

Como ellos no comprendían que hablaba de su Padre Celestial, pensaron que José le había dicho que hiciera alarde de su ciencia delante de los sacerdotes"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XCII, Págs., 325 - 327, Tomo II, Libro II y V, ( Extractos), Con Aprobación Eclesiástica.


107 ¿La pérdida del Adolescente Jesús en Jerusalén II?


"Jesús comenzó a responder y a enseñar sobre medicina describiendo el cuerpo humano y diciendo cosas que no conocían ni los más entendidos en la materia. Habló asimismo de astronomía, de arquitectura, de agricultura, de geometría y de matemática. Luego pasó a la jurisprudencia.

De este modo todo lo que iba ofreciendo lo aplicaba tan bellamente a la ley, a las promesas, a las profecías, al templo y a los misterios del culto y del sacrificio, que unos estaban admirados sobremanera, mientras otros estaban avergonzados y disgustados.

Así discurrieron, hasta que todos corridos se molestaron mucho especialmente al oír cosas que jamás habían sabido ni entendido o que interpretaban de muy diferente manera.

Hacía algunas horas que Jesús estaba enseñando cuando entraron en el templo José y María, y preguntaron por su Hijo a los levitas que los conocían. Estos dijeron que estaba en el atrio con los escribas y sacerdotes, y no siendo éste lugar accesible  para ellos, enviaron a un levita en busca de Jesús.

 Mas Éste les hizo decir que primero quería terminar su trabajo. La circunstancia de no acudir afligió mucho a María; era la primera vez que les daba entender que había para Él otros mandatos fuera de los de sus padres terrenales.

 Continuó enseñando aún no menos de una hora, y cuando todos se vieron refutados, confundidos y corridos en sus preguntas capciosas, dejó el aula y se llegó al vestíbulo de Israel y de las mujeres. José, tímido, callaba, lleno de admiración.

"María se acercó a Él, diciéndole: "¿Hijo, ¿por qué nos has hecho esto?...He aquí que tu padre y yo te hemos buscado con tanto dolor?". Jesús estaba todavía muy serio, y dijo: "¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que Yo debo estar en las cosas de Mi Padre?..." Esto no lo entendieron y regresaron con Él de inmediato.

 Los que habían oído tales palabras estaban asombrados y quedaron mirándolo. Estaban llenos de encono contra el Niño. Me admiré que dejasen partir tranquilamente a la Sagrada Familia, porque le abrieron ancho camino en medio de la muchedumbre apiñada en el lugar.

Todo lo acontecido en el Templo se lo guardaron entre sí, tergiversando las cosas y calificando al Niño de intruso y atrevido, a quien habían corregido: que sin duda tenía mucho talento, peo que eran cosas que había que pensarlas mejor.

Vi a la Sagrada Familia salir de nuevo de Jerusalén y reunirse con dos mujeres y algunos niños que yo no conocía, pero que parecían ser de Nazaret. Fueron por diversos lugares alrededor de Jerusalén, por varios caminos, por el Monte de los Olivos, deteniéndose acá y allá, en los hermosos y verdes lugares de recreo, y orando con las manos cruzadas sobre el pecho.

Los ví cruzar un gran puente sobre su arroyó. El caminar y el orar del pequeño grupo me recordaban vivamente una peregrinación"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XCIII, Págs., 327 a 329, Tomo II, Libro II y V, (Extractos), Con Aprobación Eclesiástica.


108 ¿La Santa Viudez de Nuestra Señora I?


"Jesús está trabajando. Con la garlopa empareja tablones que después pone contra el muro, A sus espaldas. El vestido de Jesús es del color café nuez. Es una túnica corta. Las mangas arremangadas hasta el codo. Trae una especie de mandil en el que se limpia los dedos después de haber tocado el botecito. Está solo.

 Trabaja con fuerza, pero sin impaciencia. Nada de desorden, nada de precipitación. No se fastidia de nada. De cuando en cuando levanta su cabeza y mira hacia la parte del Sur, donde hay una puerta cerrada, y lo hace como si tratase de escuchar.

 En cierto momento se asoma por una puerta que da al oriente, y a la calle. Parece como si Jesús esperase a alguien. Cierra la puerta. Torna al trabajo. No está triste, pero sí preocupado.

Mientras está trabajando en algo que me parece que sean trozos de una rueda, entra la Virgen. Entra por una puerta de la parte sur. Entra de prisa y corre a Jesús. Con ansia apoya ambas manos en un brazo como en forma de súplica y de dolor.

Jesús la acaricia, poniéndole su brazo sobre su espalda, la consuela,  luego se va con Ella, dejando el trabajo y quitándose antes el mandil. Fueron pocas palabras: "¡Oh Jesús! ¡Ven, ven! ¡Está muy mal!. Jesús no dice sino: "¡Mamá!", pero hay todo en esa palabra.

 Entran en la habitación del lado. La habitación es pobre pero ordenada. Un lecho. En él, recostado entre almohadones está José. Está agonizando.

"Su cara pálida, su mirar apagado, su pecho que palpita anhelante, el cuerpo suelto, señal son son de que agoniza. María se pone a su izquierda, le toma la mano lívida en las suyas, se la frota, le seca con un pañuelo el sudor que corre por sus hundidas sienes.

 Jesús se pone a su derecha. Endereza cuidadosamente el cuerpo que se deja caer, lo vuelve a poner sobre almohadones que también acomoda María. Acaricia en la frente al agonizante y trata de reanimarlo.

María llora en voz baja. Sus lágrimas corren por sus pálidas mejillas y le bañan su vestido. José vuelve en sí por unos cuantos minutos, mira a Jesús, le da la mano como para decirle algo o para recibir al contacto divino, fuerzas en la última prueba. Jesús se inclina y le besa la mano.

José sonríe. Luego vuelve sus ojos para buscar con la mirada a María y también Ella sonríe. Jesús mira alrededor del lecho, toma un banquito, y hace que se siente María, diciéndole solamente: "Mamá". Regresa a su lugar y vuelve a tomar entre sus manos la mano de José.

 Después Jesús se inclina sobre el agonizante, y dice en voz baja un salmo. Gracias, padre mío, en nombre mío y en el de mi Madre. Fuiste un padre bueno. El Eterno te puso para que tuvieses cuidado de su Mesías y de su Arca. Fuiste la antorcha encendida para Él, y tuviste entrañas de caridad para con el Fruto del Seno Santo, Ve en paz, padre.

A mi Madre no le faltará ayuda. El Señor ha dispuesto que no esté sola. Ve tranquilo a tu descanso. Yo te lo digo"., Cfr. "El Hombre Dios", María Valtorta, Volumen I, I Parte, Tomo 1, Capítulo 70, Págs., 244 - 247, ( Extractos), Con Aprobación Eclesiástica.

"Este año alcanzó él su plena estatura física. Era un hermoso joven viril, cada vez más serio y reservado, al mismo tiempo que compasivo y amable. Tenía una mirada dulce, pero inquisitiva; su sonrisa era siempre simpática y reconfortante; su voz, musical y al mismo tiempo fuerte y enérgica; su saludo, cordial, pero sin afectación. Siempre, incluso en los contactos más comunes, parecía traslucirse la esencia de una doble naturaleza: la humana y la divina. Siempre se trasmitía esa combinación de amigo cordial y de maestro autoritario. Y estos rasgos de personalidad comenzaron a manifestarse desde temprano, ya desde su adolescencia. Este joven físicamente robusto y fuerte también había adquirido el pleno desarrollo de su intelecto humano, aunque no la completa experiencia del pensamiento humano pero sí la plena capacidad para tal desarrollo del intelecto. Poseía un cuerpo sano y bien proporcionado, una mente aguda y analítica, una disposición de ánimo generosa y compasiva, un temperamento un tanto fluctuante pero acometedor, cualidades éstas que se estaban integrando en una personalidad fuerte, admirable y atractiva", Cf. La Vida y las enseñanzas de Jesús, W.Calvins Wilson, Cap., 127 - Pág., 1395. (1955).


109 ¿La Santa Viudez de Nuestra Señora II?


"Cuando Jesús se acercaba a los treinta años, José se iba debilitando cada vez más, y vi a Jesús y a María muchas veces con él. María sentábase a menudo en el suelo, delante de su lecho. Los vi comer pocas veces: cuando traían una refección a José a su lecho era ésta de tres rebanadas blancas como de dos dedos de largo, cuadradas, puestas en un plato o bien pequeñas frutas en una taza. Le daban de beber en una especie de ánfora.


San José en Brazos de Jesús y María - Enciclopedia Mariana ©®

Cuando José murió, estaba María sentada a la cabecera de la cama y le tenía en brazos, mientras Jesús estaba junto a su pecho. Vi el aposento lleno de resplandor y de ángeles. José, cruzadas las manos en el pecho, fue envuelto en lienzos blancos, colocado en un cajón estrecho y depositado en la hermosa caverna sepulcral que un buen hombre le había regalado.

Fuera de Jesús y María, unas pocas personas acompañaron el ataúd, que vi, en cambio, entre resplandores y ángeles. Hubo José de morir antes que Jesús pues no hubiera podido sufrir la crucifixión del Señor: era demasiado débil y amante.

 Padecimientos grandes fueron ya para él las persecuciones que entre los veinte y treinta años tuvo que soportar el Salvador, por toda suerte de maquinaciones de parte de los judíos, los cuales no lo podían sufrir: decían que el hijo del carpintero quería saberlo todo mejor y estaban llenos de envidia, porque impugnaba muchas veces la doctrina de los fariseos y tenía siempre en torno de Sí a numerosos jóvenes ( Muchachos y Muchachas ) que le seguían.

"María sufrió infinitamente con estas persecuciones. A mí siempre me parecieron mayores estas penas que los martirios efectivos. Indescriptible es el amor con que Jesús soportó en su juventud las persecuciones y los ardides de los judíos. Como iba con sus seguidores a la fiesta de Jerusalén, y solía pasear con ellos, los fariseos de Nazaret lo llamaban vagabundo.

Muchos de estos seguidores de Cristo no perseveraban y le abandonaban. Depués de la muerte de José, se trasladaron Jesús y María a un pueblito de pocas casas entre Cafarnaúm y Betsaida, donde un hombre de nombre Leví, de Cafarnaúm, que amaba a la Sagrada familia, le dió a Jesús una casita para habitar, situada en lugar apartado y rodeada de un estanque de agua.

 Jesús tenía entonces algunos adeptos de Nazaret, pero se apartaban con facilidad de Él. Jesús ya iba con ellos alrededor del lago y a Jerusalén a las fiestas del Templo. María solía acompañar a su Hijo con mucho cariño en estos cortos viajes"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XCV, Págs., 329 - 331,Tomo II, Libro II, (Extractos), Con Aprobación Eclesiástica.

109 ¿La Santa Viudez de Nuestra Señora III?

El Santo José, aunque no era muy viejo, pero cuando la Señora del mundo (La Madre de Dios) llegó a los treinta y tres años estaba ya muy quebrantado en las fuerzas del cuerpo, porque los cuidados y peregrinaciones y el continuo trabajo que había tenido para sustentar a su esposa y al Señor del mundo (Jesucristo Nuestro Señor) le habían debilitado más que la edad; y el mismo Señor, que le quería adelantar en el ejercicio de la paciencia y otras virtudes, dio lugar  a que padeciese algunas enfermedades y dolores que le impedían mucho para el trabajo corporal.

Corrían ya ocho años que las enfermedades y dolencia del más que dichoso san José le ejercitaban, purificando cada día más su generoso espíritu en el crisol de la paciencia y del amor divino, y creciendo también los años con los accidentes se iban debilitando sus flacas fuerzas, desfalleciendo el cuerpo y acercándose al término inexcusable de la vida, en que se paga el común estipendio de la muerte que debemos todos los hijos de Adán. 

La Santísima Virgen María supo con anterioridad, con esa rara sabiduría de fuentes divinas, de que se acercaba la muerte de su castísimo esposo. Ella fue ante su divino hijo Jesús para implorarle se dignara hacerle conocer a San José el premio que con seguridad tenía merecido en el cielo. Fue escuchada su intercesión y Jesús le prometió que así sería en atención a los méritos de santidad de su padre putativo y para agrado de Él, haría con él lo que jamás generación alguna haya recibido.

Faltando 9 días para la muerte del Santo patriarca San Jośe, Jesús y María lo acompañaban de día y de noche, sin jamás faltar alguno de ellos. Por mandado del Señor, tres veces al día descendían ángeles de cielo para tocar música y cantar loores a Dios. Además, se sintieron en esa casa olores de fragancias exquisitas que confortaban a San José y hacían la delicia de todos los que la sentían.

Faltando un día para su muerte, San José entró en un éxtasis tan sublime que le duro 24 horas, ayudando el Altísimo a mantener su vida. En él vio la esencia misma de la Divinidad, el misterio de la salvación y redención humana y de la iglesia militante, con todos los sacramentos que a ella pertenecen. La Santísima Trinidad le dio una misión particular inmediatamente después de su muerte: Sería llevado al Limbo de los Padres y allí permanecería hasta la redención, con la encomienda particular de evangelizar de nuevo su redención y cercanía del descenso de Nuestro Señor Jesucristo al limbo para liberarlos y conducirlos al cielo. La Santísima Virgen sabiéndolo todo por verlo en el alma de su hijo y en la suya dio gracias a Dios por tan grandes beneficios a su castísimo esposo.

Al despertar san José de su grandioso rapto, pidió la bendición a la Santísima Virgen, ella se la dio y pidió a su hijo bendito se la diese. Entonces ella de rodillas ante su esposo pidió su bendición como cabeza de familia, lo hizo así San José y se dirigió a ella con palabras tan encomiables y llenas de bendición por tan grandiosa criatura de Dios, deseando fuera siempre alabada como Madre Santísima de su divino Hijo.

San José se dirigió luego a Nuestro Señor y con profundo respeto, admiración y agradecimiento, quiso postrarse a sus pies para adorarlo. Pero, fallaron sus fuerzas y Nuestro Señor Jesús lo recibió en su brazos, oyendo de él magnificas alabanzas como creador y redentor suyo. Así expiró San José en sus brazos y su alma fue llevada al Limbo de los Padres o Seno de Abraham, allí vieron su alma purísima todos los justos que había creído en el verdadero Dios y se alegraron por la buenas nuevas que les transmitía, llenándose de gozo accidental en ese lugar donde residían.

La Santísima Virgen María procedió a vestir el cuerpo sin vida de su castísimo esposo, ella sola con ayuda de la multitud de ángeles que la asistían en forma humana. Para que nada faltase a de la pureza de la Reina, Dios revistió el cuerpo de San José con un destello luminoso que solo permitía observar su rostro. Entonces acudieron las gentes a ver el cuerpo radiante y fresco de San José, se admiraban de verlo tan hermoso y tratable como si fuera vivo. Con asistencia de parientes y amigos fue llevado el cuerpo de San José a la sepultura, siendo acompañado en cortejo fúnebre por multitud de ángeles y en especial por la Virgen María y el Redentor del mundo.


En la hora de la muerte de todo moribundo, Satanás y sus secuaces malignos están al acecho para tentarlo. Saben que es la última oportunidad que tienen para perder su alma y se lanzan con gran furia sobre él. Es cuando ponen en juego toda su astucia y conocimiento que tienen del moribundo para hacerlo caer y olvidarse de salvar su alma: al sensual lo tientan con el recuerdo de los placeres de la carne, al avariento con las riquezas acumuladas, al los que aman la vida los persuade de que no están en peligro de morir, a otros los confunde para que no descubran su conciencia llena de pecados, a otros los embaraza y retarda para que no declaren sus obligaciones ni descubran su conciencia; de todo costumbre viciosa y acto pecaminoso que hayan realizado se vale el maligno para dificultarles o imposibilitarles el remedio. El castísimo esposo de la virgen tuvo el privilegio de no ver ni sentir al demonio en la hora de la muerte, fue protegido por una virtud poderosa que les impidió acercarse y los ángeles los arrojaron al profundo infierno., Cf. Mística Ciudad de Dios, Vida de María, Sor María de Jesús de Agreda, Segunda parte, Libro V, Capítulos 14 y 15, Pags., 747 a 758.


110 ¿Jesús durante aquellos días?


Hemos querido integrar esta interesante meditación del Presbítero Ignacio Larrañaga (1928 +2013), que nos acerca, al Jesús Joven. El mismo que muy seguramente, vio morir, a José de Nazaret, su padre nutricio quien velo por su santa persona, desde que nació en Belén. Era un Jesús más maduro y centrado en el Padre Celestial. 

"Jesús era un muchacho normal, pero diferente. La intimidad era un árbol frutal, y cada otoño daba una sabrosa fruta: el amor. Y siempre era otoño. Y el amor era, en el cielo de este muchacho, como un arco iris que enlazaba todos los horizontes, porque el amor es eminentemente unitivo. El joven Jesús (¿diecisiete años?, ¿veinte años?) avanzaba de sol a sol, noche a noche, mar adentro, hacia las más remotas periferias del Señor Dios; y así, llegó un momento en el que la intimidad y el amor entablaron en el territorio del joven un duelo singular en el sentido de que cuanto más fuerte era la intimidad con Dios, mayor era el amor, y cuanto mayor era el amor, más fuerte era la intimidad, y así la velocidad interiorizante fue acelerándose progresivamente hasta devorar todas las distancias. 

El amor nace de una mirada, es un momento de olvidarse. Crece con deseos de darse apoyado en la esperanza. Se consuma en el olvido total de un gozo recíproco. El verano fue cayendo sobre los huertos de Jesús. Las manzanas maduraron. Las colmenas se hinchieron de ternura y cariño. Al consumarse el duelo entre el amor y la intimidad, y al desaparecer las distancias, la confianza fue creciendo en el alma de Jesús como un esbelto terebinto cubriendo con su sombra todos los impulsos vitales del joven. El muchacho era todo apertura-confianza-ternura para con su Dios y Señor. ¡Oh, aquellas noches de Jesús en las montañas solitarias, cobijado en el manto envolvente de su Señor Dios en la proximidad más absoluta y en la presencia más absoluta también: había tantas estrellas en aquellas noches!...".

El muchacho (¿veinte?, ¿veintidós años?), con aquel temperamento tan sensible, con aquella predisposición tan fuerte para con Dios,, da un paso y otro paso más, experimenta progresivamente diferentes sensaciones y percibe cada vez más claramente que Dios no es exactamente el Temible ni el Inaccesible. Y así, llegó un momento en el que el joven comenzó a sentirse progresivamente como una playa inundada por una marea de ternura, procedente de las más remotas profundidades del mar. Diez mil mundos convergían sobre él amándolo, cobijándolo, asegurándolo, como si Dios fuese un océano dilatado y él navegando en sus aguas; como si el mundo fuese (¿qué?, ¿cuna?, ¿brazos?, ¿poderosas alas protectoras?),
todo era seguridad, certeza, júbilo, libertad... 

Y así, llegó a tener la sensación definitiva, inconfundible e inolvidable: la sensación de que el Señor Dios es como el Padre más querido y amante del mundo. «Oh Dios, tu amor toca el vértice del cielo y tu fidelidad las nubes del firmamento. Tu santidad se eleva más arriba que las altas cordilleras y tu sabiduría alcanza los abismos del mar. ¡Qué inapreciable es tu ternura, Dios mío! Tus hijos se cobijan bajo la sombra de tus alas, se alimentan de la dulzura de tus colmenas y se embriagan en el torrente de tus delicias.

En ti está la fuente de la vida y en tu luz, todo es luz» (Sal 35). En los años de la juventud de Jesús se produce, pues, la más revolucionaria de las transformaciones interiores de todos los tiempos. Jesús experimentó en su propia carne que el Padre no es primeramente Temor sino Amor; que el Padre no es ante todo Justicia sino Misericordia; que el Padre ni siquiera es primordialmente la Santidad, el tres-veces-Santo, como explica el profeta Isaías, sino que es ternura, perdón, cuidado, cariño... Y el joven Jesús llegó a la convicción de que el primer mandamiento ya no tenía vigencia, había caducado para siempre: de ahora en adelante el primer mandamiento consistirá en dejarse amar por el Padre.

Fue un nuevo mundo, mundo de sorpresa y éxtasis, de alegría y embriaguez, mundo «descubierto» y vivido por este joven normal y diferente, y que puede expresarse con estas palabras: Todo-es-Amor. Jesús se sintió vivamente amado y completamente liberado. El amor libera del temor. El que se siente amado, no conoce el miedo. El Padre tomó la iniciativa, se abrió y se entregó por entero a Jesús; Jesús correspondió, se abrió y se entregó por entero al Padre. Los dos se miraron hasta el fondo de sí mismos con una mirada de amor.

Esa mirada fue como un lago de aguas claras y profundas en que los dos se perdieron en un abrazo en el cual todo era común y todo era propio, todo lo recibían y todo lo daban, todo se comunicaba pero sin palabras... Fue algo tan inefable como cuando llegan melodías desde otros mundos. A la luz de esta experiencia, Jesús analiza su entorno cósmico, y encuentra que todo lo más hermoso del mundo como las primaveras, la infancia o la maternidad, en una palabra todo cuanto signifique amor y vida, no es otra cosa sino el desbordamiento de la vitalidad inagotable de aquel que, definitivamente, no es Padre sino paternidad, manantial inextinguible de toda vida y amor. Todo-es-amor. Todo es-gracia.

Dios ya tiene un nuevo nombre. De ahora en adelante ya no se llamará Yavé. Se llamará Padre porque está cerca, protege, cuida, comprende, perdona, se preocupa... De ahora en adelante, adorar no consistirá en cubrir los ojos y la cara con sus manos sino en abandonarse con confianza incondicional e infinita a las manos todopoderosas y cariñosas de aquel que, para siempre, es y se llamará nuestro querido Padre. 

«Padre: Tú que vives en el amor y en la dicha mientras en la tierra aullan las tormentas y gimen las pasiones. Tú que dices que debo compartirlo todo, sintiendo plenamente el sufrimiento de tus hijos, muéstrame tu paz. Guíame hasta aquella zona más profunda donde el dolor no llega, donde brotan la palabra, la sonrisa y la paz, donde todo es alegría porque todo es alegría. ¡Oh Amor, del cual yo nací! » (BERGSON). 

Jesús posee ya la madurez de un trigal dorado. Nos lo podemos imaginar como un hombre adulto de unos 28 años. Es un pozo de paz. Un abismo colmado. La presencia del Altísimo se asoma por sus manos, por sus ojos, por su boca... No acaba aquí el «crecimiento» de Jesús. En el espíritu no hay fronteras. Mejor, Jesús hizo estallar todas las fronteras. Con aquel temperamento tan sensible y con aquella inclinación innata para las cosas de Dios, sumergido cada vez más frecuente y profundamente en sus encuentros solitarios con el Padre, Jesús sigue navegando a velamen desplegado por los mares de la ternura y del amor. La confianza para con el Padre pierde fronteras y controles. 

Un paso y otro paso más hacia la profundidad total. Y así, un día —no sé si era una noche—, arrastrado por la marea, en el colmo de la embriaguez por el «torrente de todas las delicias»..., salió de su boca una palabra completamente extraña hasta escandalizante para la teología y opinión pública de Israel: Abbá, que quiere decir: oh querido Papá. Con esto, hemos tocado la cumbre más alta de la experiencia religiosa.

 «Era algo nuevo, algo único e inaudito el que Jesús se atreviera a dar este paso hablando con Dios como un niño habla con su padre, con simplicidad, intimidad, confianza, seguridad. No cabe duda, entonces, de que Abbá, que Jesús utiliza para dirigirse a Dios, revela la base real de su comunión con Dios. Abbá, como tratamiento dado a Dios, es la mismísima voz, una expresión auténtica y original de Jesús, y ese Abbá implica el título o la reivindicación única... Nos encontramos ante algo nuevo e inaudito que rebasa los límites del judaísmo.

Aquí vemos qué es lo que fue el Jesús histórico: el hombre que tuvo el poder de dirigirse a Dios como Abbá, y que incluyó a los pecadores y a los publicanos en el reino, autorizándolos a repetir esta sola palabra: Abbá, oh querido papá»  El Padre me ama Y ahora sí. Ahora Jesús puede lanzarse sobre los caminos y montañas, para proclamar y aclamar una noticia de última hora, una novedad «descubierta» y vivida por él mismo en los silenciosos años de su juventud: Dios-es-Padre. (Es el Jesús de la fe).

Si Dios es Todopoderoso, es también Todo cariñoso. Si con sus manos sostiene el mundo, con esas mismas manos me acoge y me protege. De noche queda velando mi sueño y de día me acompaña adonde quiera que yo vaya. Cuando la gente se queja diciendo «estoy solo en el mundo», el Padre responde «yo estoy contigo, no tengas miedo» (Is 41,10). Cuando los humanos se lamentan diciendo «nadie me quiere», el Padre responde «yo te amo mucho» (Is 43,4). Está más cerca de mí que mi propia sombra. Me cuida mejor que la madre más solícita. No hay dónde perderse porque dondequiera que yo vaya El va conmigo. Además, es un amor gratuito. El hecho de que me quiera no depende de que yo lo merezca o desmerezca, de que yo sea justo o pecador. 

Para mí, aquí está el misterio de Jesús: Jesús fue aquel que en los días de su juventud vivió una altísima experiencia del amor del Padre. Por aquellos años se sintió embriagado por la cálida e infinita ternura del Padre. En el perímetro de Nazaret, en los cerros que circundan al pueblecito, el Hijo de María se sintió, una y mil veces, querido, envuelto y compenetrado por una Presencia amante y amada, y como efecto de eso experimentó claramente qué significa ser libre y feliz. Después de eso no pudo contenerse. 

Era imposible permanecer en Nazaret. Necesitaba salir, y salió al mundo para revelar al Padre, para gritar a los cuatro vientos la gran noticia del Amor y para hacer felices a todos. Y se fue por todas partes, libre y libertador, amado y amador, para tratar a todos como el Padre lo había tratado a El. 

«Así como el Padre me amó a mí, de la misma manera yo os amé a vosotros» (Jn 15,9). ¿Cómo se puede compaginar todo lo dicho con el hecho de ser Jesús también Hijo de Dios? Yo me pregunto: ¿Podrá saberlo alguien? El Misterio nos sobrepasa por completo. Solamente sabemos que era también, completamente, hijo de María. El revelador del Padre Ahora comienza Jesús a descorrer el velo y mostrar el rostro del Padre. Tenemos la impresión de que el Revelador se siente incapaz de transmitir lo que «sabe». 

Como un narrador popular que viste las grandes verdades de ropajes simples, Jesús echa mano de la fantasía, inventa parábolas y comparaciones, saca explicaciones de cualquier fenómeno cósmico, de las costumbres de la vida. Pero después de todo, quedamos con la impresión de que la realidad es otra cosa, de que Jesús se ha quedado corto. Su experiencia era tan larga y ancha, y la palabra humana es tan corta... 

Esta es la permanente temperatura interior de Jesús: siempre de cara a su amado Padre. El Hijo mira al Padre y el Padre mira al Hijo, y esa mirada mutua se transforma en un manto de cariño que envuelve a los dos en un gozo infinito. ¿Fracaso? ¿Agonía? ¿Calvario? Pueden rugir afuera las tormentas. Sus embates no llegarán al lago interior, salvo algunas ráfagas como en Getsemaní. Esta es, según me parece, la razón por la que Jesús atravesó las escenas de la Pasión con tanta dignidad y paz. Durante toda su vida, Jesús no hizo otra cosa sino cavar un pozo infinito para que el Padre querido lo colmara por completo.

La vida eterna consiste en que «te conozcan a ti, único Dios verdadero» (Jn 17,3). Todo el problema de la salvación o de la condenación gira en torno a la ausencia o presencia del Padre. ¿Sheol? ¿Aniquilación? ¿La nada? No. La muerte es un «entrar en el gozo del Señor» (Mt 25,21). ¿El cielo? El cielo es el Padre; el Padre es el cielo. ¿La casa del Padre? La Casa es el Padre; el Padre es la Casa. ¿La patria? El Padre es la Patria entera. ¿Jesús de Nazaret? Fue el Enviado para revelarnos al Padre y para tratar a todos como el Padre lo trataba a El"., Cf. Muéstrame Tu Rostro, II. Aparece el Rostro del Padre, Pbro. Ignacio Larrañaga, Págs., 386 - 399. (1979). Ediciones Paulinas. 

111 ¿Jesús y su Santa Madre en las Bodas de Caná I?


San Juan 2, 1 - 11.

"Caná está situada al Occidente de una Colina; es una Ciudad hermosa y limpia, algo menor que Cafarnaúm. Hay allí una sinagoga. Cuando Jesús llegó con sus discípulos fué recibido por María su Madre, por los padres de la novia; por el novio y por los demás que le habían precedido, y tratado con mucha reverencia, saliéndiole al encuentro a cierta distancia de la casa.

Se hospedó Jesús con algunos de sus más fieles, que fueron luego sus apóstoles, en una casa aparte que la hermana de la madre del novio había puesto a su disposición; era esta mujer una hija de Sobé, hermana de Santa Ana. Durante las fiestas de las bodas hizo allí en la casa como madre del novio.

 El Padre de la novia se llamaba Israel y era de la estirpe de Ruth de Belén. Este era un hombre principal, con un gran comercio con casas de hospedaje. La madre de la novia era algo baldada, rengueaba de un lado y necesitaba ayuda para caminar. Desde Galilea habíanse reunidos todos los parientes de Ana y de Joaquín, como cien personas.

De Jerusalén vinieron María Marcos, Juan, Marcos, Obed y la Verónica. Jesús, por su parte, trajo como unos veinticinco huéspedes a las bodas. Siendo Jesús niño de doce años, estando en una comida en casa de Ana, cuando volvió del templo, habló entonces con este novio y le dijo unas palabras misteriosas sobre pan y vino, y que Él un día estaría presente a sus bodas.

"Varias veces había enviado María mensajeros a Jesús rogándole que asistiera a estas bodas. Se corría un tanto la voz entre parientes y amigos de la Sagrada Familia: María, la madre de Jesús, es una viuda desolada y abandonada; Jesús va caminando por todas partes, y se ocupa poco o nada de su Madre y de su familia.

Quería, pues, Jesús asistir a esa boda y darle allí el testimonio de su amor y respeto. Esta boda, pues, fué considerada por Jesús como una cuestión que miraba a su Madre y como cosa propia, y así María estuvo allí desde horas y ayudaba en los detalles de los preparativos como cosa propia. Jesús había tomado parte de la fiesta por su cuenta.

Jesús se había comprometido a proveer el vino a los convidados y así se explica la solicitud de María cuando vió que faltaba el vino. Jesús había citado también a Lázaro y a Marta a estas bodas y Marta ayudaba a María en los preparativos. Lázaro era el que debía proveer la parte a la cual se había comprometido Jesús y esto lo sabía sólo María.

 Además de vino, había tomado Jesús por su cuenta proveer algunos alimentos especiales, las frutas, las aves de varias clases y las verduras. Jesús era aquí el jefe y principal de la fiesta. Él mismo  dirigió los diversos entretenimientos, amenizándolos con útiles enseñanzas.

Hizo la distribución del orden en esta fiesta y dijo que todos debían alegrarse según la costumbre y los usos divirtiéndose, pero que de todo debían procurar ciencia y enseñanza.

 Entre otras cosas dijo que dos veces en el día debían abandonar la casa y recrearse en lugares abiertos al aire fresco"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo II, Libro III y VI, Capítulo X, Págs.,  480 - 482, (Extractos). Con Aprobación Eclesiástica.

112 ¿Jesús y su Santa Madre en las Bodas de Caná II?


"Por esto he visto en estas fiestas a los hombres y a las mujeres aparte, unos de otras, ir a un jardín hermoso y allí entretenerse en conversación y en amenos juegos. He visto por ejemplo, que los hombres se acomodaban en el suelo, en rueda, mientras en el medio había toda clase de frutas y, según ciertas reglas, tiraban estas frutas unos a otros para que cayeran en ciertos hoyos, cosa que otros trataban de evitar.

He visto al mismo Jesús tomar parte de este juego de las frutas con una moderada alegría: decía con frecuencia una palabra llena de significado, aunque sonriendo, cosa que a todos causaba admiración; unas veces la recibían en silencio, otras con conmoción y por ciertas palabras pedían explicación a los más entendidos.

Jesús había ordenado el modo de estos juegos y determinaba los ganadores advirtiendo el todo con referencias y llamadas de atención, según los casos. Los más jóvenes se entretenían en correr y saltar sobre setos y ramas tejidas. Las mujeres se entretenían también aparte con frutos, mientras la novia estaba sentada con María y la tía del novio.

Más tarde se organizó una especie de danza: los niños tocaban instrumentos y cantaban coros. Todos los danzantes tenían pañuelos en las manos, con los cuales los jovénes y niñas se tocaban mientras danzaban unas veces en hileras y otras en filas más cerradas. Sin estos pañuelos nunca se tocaban. Para el novio y la novia eran estos pañuelos negros; los demás los tenían amarillos.

"Primero danzaron el novio y la novia, solos, y luego todos unidos. Las jóvenes llevaban velos, aunque algo levantados, delante de la cara; sus vestidos eran largos por detrás y por delante los tenían algo recogidos con una correa. Estas danzas no consistían en saltos y brincos, como entre nosotros: era más bien un caminar acompasado en líneas de varias clases, mientras se movían al compás de la música con las manos, cabeza y cuerpo.

De los futuros apóstoles no danzó ninguno; en cambio lo hicieron Natanael Chased, Obed, Jonatán y otros discípulos. Las que danzaban eran todas jóvenes y todo procedió en orden y alegría con un contento reposado. Jesús deseaba que en esta fiesta solemne se pudiesen conocer todos, parientes y amigos, y que todos los que hasta ahora había ya elegido estuviesen reunidos y se conociesen y tratasen abiertamente.

Habló del matrimonio, del hombre y de la mujer, de la continencia y de la pureza y de las bodas espirituales. A la conclusión de esta enseñanza se adelantaron los novios y Jesús les dijo palabras de enseñanza y exhortación a cada uno en particular. Al tercer día de la llegada de Jesús tuvo lugar el casamiento, a las 9 de la mañana.

La novia fué vestida y adornada por las jóvenes: sus vestidos eran como los de María en su casamiento, como también la corona que le pusieron, que era más rica aún.

Sus cabellos no fueron divididos en trenzas finas sino en líneas y grupos más gruesos.  Cuando su adorno estuvo completo fué mostrada a María y a las otras mujeres que estaban allí"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo X, Tomo II, Libros III y VI, (Extractos), Págs., 482 - 484. Con aprobación Eclesiástica.

113 ¿Jesús y su Santa Madre en las Bodas de Caná III?


"Desde la sinagoga fueron llegando las personas que debían llevar a los novios. En el cortejo había seis niños y seis niñitas que llevaban coronas entretejidas; luego seis jóvenes y doncellas, más crecidas, con instrumentos de música y flautas. Llevaban en la espaldas algo así como alas.

Además, acompañaban a la novia doce jóvenes como guías, y al novio, doce jóvenes. El casamiento se efectuó por los sacerdotes delante de la sinagoga. Los anillos que se cambiaron los había recibido el novio como regalo de María, y Jesús los había bendecido en las manos de María.

Cuando los casados fueron acompañados a su casa, los recibió Jesús allí mismo. Antes de la comida de bodas he visto a todos los invitados de nuevo reunidos en el parque. En el centro de la casa había una mesa redonda con muchas porciones de flores, hierbas y frutos dispuestos en los bordes, en cantidad igual a los hombres que jugaban.

 Estas frutas y hierbas las había ordenado de antemano el mismo Jesús según su íntima significación para cada uno de los presentes. Pero había en este juego algo más que la casualidad de los ganadores: las frutas u objetos que sacaban en suerte correspondía muy bien a sus cualidades buenas o malas, y Jesús había ordenado estas frutas según ese significado. Después de estos juegos siguió la comida de bodas. El lugar fue una sala de lujo.


"Jesús estaba en la sala central. El novio servía en las mesas, aunque había un maestresala con un delantal, que tenía a sus órdenes varios meseros. En las mesas de las mujeres servía la novia, ayudada de varias jóvenes.

 Cuando se trajeron los alimentos, presentaron delante del Señor un cordero asado: tenía las patas atadas en forma de cruz. Jesús partió el cordero, dijo cosas admirables.

Cada comensal tenía delante de sí un plato y Jesús puso una fuente de color oscuro con bordes amarillos que fué pasando de uno a otro. Jesús había tomado a su cargo el procurar el segundo plato de la comida, que consistía en aves, pescado y miel, frutas y una especie de tortas como también el vino y todo era aprontado por María y Marta.

Se levantó Jesús y repartió estas viandas en porciones pequeñas; después volvió a sentarse. Los alimentos fueron servidos, pero empezó a faltar el Vino. Jesús estaba ocupado en enseñar. Cuando vió, pues, la Virgen María, encargada de procurar esta parte del banquete, que el vino iba faltando, fué adonde estaba Jesús y le recordó que Él había prometido proveer el vino.

 María hizo su oficio de mediadora y de intercesora y le recuerda la falta de vino. El vino que Él quería dar era más que el vino en sentido natural: se refería al misterio del vino que Él iba a convertir en su sangre. Por eso dijo: "Mi hora aún no es llegada". María dijo, pues, a los servidores que hiciesen todo cuanto les dijera Jesús"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulos X y XI, Págs., 484 - 489, Tomo II, Libros III y VI, ( Extractos), Con Aprobación Eclesiástica.

"Jesús se está convirtiendo rápidamente en hombre, no simplemente un joven adulto, sino un adulto. Ha aprendido bien a cumplir con sus obligaciones. Sabe sobreponerse a las desilusiones, y no se amilana cuando se frustran sus planes y cuando sus propósitos resultan temporalmente derrotados. Ha aprendido a ser equitativo y justo aun frente a la injusticia, y está aprendiendo a ajustar sus ideales de vida espiritual a las demandas prácticas de la existencia terrestre. Está aprendiendo a proyectar la consecución de metas idealistas más distantes y elevadas mientras labora seriamente por la consecución de objetivos necesarios más cercanos e inmediatos. Está desarrollando el arte de ajustar sus aspiraciones a las demandas convencionales de los acontecimientos humanos. Está a punto de dominar la técnica de utilización de la energía del impulso espiritual para mover el mecanismo del logro material. Lentamente está aprendiendo a vivir su vida celestial mientras continúa viviendo la vida terrestre",  Cf. La Vida y las enseñanzas de Jesús, Willy Calvins Wilson, Cap., 127 - Pág., 1405. (1955).


114 ¿Jesús y su Santa Madre en las Bodas de Caná IV?


"Después de un momento mandó Jesús a los meseros ( servidores ) que le presentasen los recipientes vacíos. Ellos los trajeron: eran tres para el agua y tres para el vino y mostraron que estaban vacíos, pues los dieron vuelta sobre una fuente. Jesús les mandó llenar los seis con agua; los llevaron en seguida a un pozo, que tenían en una especie de sótano con una pileta de piedra y una bomba. Los recipientes eran grandes y pesados, de barro cocido.

Si estaba uno lleno se necesitaban dos hombres para llevarlo por las manijas. Tenían varios caños de arriba abajo tapados con corchos. Cuando el líquido estaba a cierta altura se abría el otro tapón para aprovechar lo restante. Estos recipientes no eran levantados para vaciarlos sino sólo algo inclinados, puestos sobre un pedestal.


El pedido de María lo expuso en voz baja. La respuesta de Jesús fue en voz alta, como también la orden a los sirvientes. Cuando estos recipientes, llenos de agua, fueron llevados a presencia del maestresala, se levantó Jesús y se dirigió allá; bendijo los recipientes, y cuando se hubo acomodado de nuevo en su asiento, dijo: "¡Servid de ellos y llevad al maestresala un vaso!".

Cuando, pues, el maestresala, gustó el vino fuese adonde estaba el novio y le dijo: "¿Se acostumbra dar el mejor vino al principio, y cuando los convidados están menos serenos se les da del inferior; y ahora se da del vino mejor?". No sabía él que este vino había sido provisto por Jesús, ni que había tomado a su cargo toda esta segunda parte de la comida.

"Esto lo sabían sólo los de la Sagrada Familia y la familia de los casados. Cuando tomaron del vino el novio y el padre de la novia, quedaron admirados, tanto más que los servidores decían que ellos habían echado sólo agua en las vasijas. Después tomaron todos del vino.

No se produjo ningún barullo por el prodigio: sólo se notaba una silenciosa admiración en toda la compañía.  Todos creyeron en Él, y esta creencia en Él se hizo general. Todos se sintieron mejores y unidos los que habían gustado del vino milagroso.

Por esto se cuenta este prodigio como el primero en su historia, como la institución de la Eucaristía fue la última para los que ya creían en Él. Al concluir la comida de bodas acercóse a Jesús el novio solo, y habló con Él. En la tarde del cuarto día de las fiestas fueron conducidos ambos esposos a su casa con una solemne comitiva de invitados.

 Llevaban una especie de candelabro con luces diversas. En el día Sábado enseñó Jesús en la sinagoga por dos veces. Habló refiriéndose a las fiestas de bodas. Obró aquí dos curaciones milagrosas. Los discípulos no estaban presentes. Después del Sábado fue Jesús con sus discípulos de noche a Cafarnaúm.

El esposo de Caná, su padre y otros le acompañaron un trecho de camino. Los pobres del lugar habían recibido mucho en las bodas de Caná: nada de lo que se presentaba una vez a la mesa, se guardaba, sino  que iba en seguida a los pobres. Jesús caminaba por los alrededores y enseñaba; el resto del tiempo lo pasaba con su Madre"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulos XI, XII y XIII, Págs., 489 a 492, (Extractos), Tomo II, Libros III y VI. Con Aprobación Eclesiástica.

"Nacido en el mundo como un niño del reino, ha vivido su infancia y ha pasado por las distintas etapas de la adolescencia y juventud; está ahora en el umbral de la plena edad adulta, rico en la experiencia del vivir humano, repleto de comprensión de la naturaleza humana, y lleno de compasión por las flaquezas de la naturaleza humana. Se está volviendo experto en el arte divino de revelar su Padre del Paraíso a las criaturas mortales de todas las edades y etapas. Ya hombre plenamente crecido —un adulto del reino— se dispone a continuar su suprema misión de revelar Dios a los hombres y de conducir a los hombres hacia Dios", Cf.  Cf. La Vida y las enseñanzas de Jesús, Willy Calvins Wilson, Cap., 127 - Pág., 1406. (1955).



115 ¿Después de Nazareth la Virgen vivió en Cafarnaúm?


San Juan 2, 12.

"Jesús caminó durante toda la noche con sus discípulos y llegó al amanecer adonde estaba su Santa Madre. Allí, en casa de María, estaban la mujer de Pedro y una hermana de ésta, la mujer de las bodas de Caná y otra. La casa que María ocupa aquí es como las demás del lugar y bastante amplia, porque nunca está sola: varias viudas viven y paran allí.

Las mujeres de Betsaida y Cafarnaúm vienen a menudo y también uno que otro de los discípulos. Como a media hora de Camino de Cafarnaúm, sobre el camino a Betsaida, se ven algunas casas, una de las cuales es la que habita María. De Cafarnaúm corre un hermoso riachuelo hacia el Jordán, que se divide en Betsaida en varios brazos fertilizando toda esa región.


María no tiene allí huerta ni campo ni animales para cuidar. Vive de la generosidad, como viuda, de los amigos, y se ocupa de hilar, coser y tejer con unos palillos; lo demás del tiempo lo emplea en la oración y en consolar y enseñar a otras mujeres que acuden a Ella. 




María lloraba por el gran tumulto que se formaba en torno de Jesús, que entrañaba un peligro, por sus enseñanzas y sus prodigios. A ella llegaban todas las murmuraciones de las gentes, todos los torcidos pareceres que se formaban sobre Jesús. No atreviéndose a decirlo al mismo Jesús, se lo decían a la Madre.

"Jesús dijo a su Santa Madre que había llegado el tiempo en que dejaría Galilea para ir a Judea, donde, después de las fiestas pascuales, levantaría aún mayor conmoción por su causa"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XX, Págs., 515 y 516, Tomo II, Libro III y VI. Con Aprobación Eclesiástica.

116 ¿Detalles de Jesús para con su Santa Madre?


"Jesús se despidió a solas de su Madre y luego pasó a saludar a las demás mujeres. He visto que Jesús también abrazaba a su Madre cuando se despedía y se encontraba, estando a solas.

En otros casos sólo le daba la mano o se inclinaba saludando cariñosamente. María lloraba en esta ocasión. María presenta un aspecto joven: está crecida, aunque de delicados rasgos.




Tiene frente alta, nariz prominente, ojos grandes aunque siempre inclinados al suelo, boca rosada muy atrayente, tez algo morena con mejillas rosadas y aterciopeladas"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima",  Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Extractos,Capítulo XXI, Pág., 518, Tomo II, Libro III y VI. Con Aprobación Eclesiástica.

116 ¿En Nazaret cuestionan a Jesús por su Santa Madre?

"Desde Seforis fué caminando Jesús por senderos extraviados, en dirección a Nazareth, que está a dos horas. Tenía entre sus discípulos a dos o tres jóvenes hijos de unas viudas de esenios.


Al llegar a Nazareth se albergó entre gente amiga y visitó a algunos en particular, sin llamar la atención. Los fariseos vinieron a verlo, exteriormente respetuosos, pero llenos de prevenciones contra Él.




Le preguntaron qué pensaba hacer;  por qué no se quedaba con su Madre. Jesús les contestó serio y decidido"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo II, Libro III y VI, Extractos, Capítulo XXII, Pág., 520. Con Aprobación Eclesiástica.

117 ¿María Santísima y los futuros apóstoles van a Jerusalén?


"María y las santas mujeres partieron de Cafarnaúm hacia Jerusalén. Van caminando por las cercanías de Nazaret y del Tabor, porque allí se juntarán otras mujeres, y a través de Samaría. Los discípulos de Galilea las habían precedido y algunos criados iban detrás de ellas llevando bultos y paquetes.

 Entre los hombres veo a Pedro, Andrés y su hermano uterino Jonatán, los hijos de Zebedeo, los hijos de María de Cleofás, Natanael Chased y Natanael, el de las bodas de Caná. Los hijos de Zebedeo son Santiago el Mayor y Juan Evangelista.

Son hijos de María Salomé y del Zebedeo. María Salomé es hija de Sobé, hermana de Santa Ana. María Cleofás, llamada así por el nombre de su padre, es hija de María Helí, hija mayor de Santa Ana.

 María Cleofás es madre de Judas Tadeo, de Simón y de Santiago el Menor. Su marido Alfeo, que era viudo, le dio a Leví ( Mateo).


 De su segundo matrimonio con Sabas, es madre de José Bársabas, y de su tercer matrimonio con Jonás, es madre de Simeón, que fue Obispo de Jerusalén. María Marcos, madre de Juan Marcos, discípulo del Señor"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo II, Libros III y VI, Capítulo XXV, Págs., 528 y 529, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.

118 ¿Sor María de Jesús de Agreda y la muerte de Ana?



"Vivió Santa Ana cincuenta y seis años, repartidos de esta manera: de veinte y cuatro se casó con San Joaquín, veinte estuvo casada sin sucesión y en el cuarenta y cuatro parió a María Santísima, y doce que sobrevivió de la edad de esta Reina, que fueron tres que la tuvo en su compañía y nueve en el Templo, hacen todos cincuenta y seis"., Cfr. "Mística Ciudad de Dios", Venerable Sor María de Jesús de Agreda, I Parte, Libro II, Cap. 19, #723, Pág., 304, ( Extracto). Con Aprobación Eclesiástica. ( Nihil Obstat & Imprimi Potest: 1970 ).

119 ¿Nuestra Señora ésta afligida?


"De la llegada de Jesús nadie sabía nada sino los presentes y los discípulos más fieles. Jesús pasó la noche en un edificio contiguo, donde se recogieron los otros forasteros.

Citó a los discípulos para el próximo Sábado en las cercanías de Bethoron, en una casa solitaria que había en la altura. Después lo he visto hablar a solas con María, su Madre. Ésta se afligía y lloraba pensando que Él quería ir a Jerusalén, donde había tanto peligro.

 Jesús la consoló y le dijo que no se inquietase, que debía cumplir su misión, que aún no habían llegado los días más tristes.

La ilustró cómo debía conducirse en la oración, y luego recomendó a todos los demás que se guardasen de todo juicio, de hablar de la prisión de Juan ( Bautista) y de las maquinaciones de los fariseos contra su persona; que esto no haría más que entorpecer su misión y aumentar el peligro.


 Las maquinaciones entraban también en los designios de Dios: ellos obraban en su propia perdición"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XI, Extractos, Tomo II, Libros III y VI, Págs., 569 - 570. Con Aprobación Eclesiástica.

120 ¿La Virgen María ruega a su Hijo Jesús un gran favor?


"Jesús caminó con sus discípulos, dejando a Sichar a su derecha, a una hora hacia el Sueste de un campo donde había unas veinte casitas de pastores dispersas.

 En una casa más grande le esperaban María Santísima, María Cleofás, la mujer de Santiago el Mayor y dos de las viudas. Habían estado todo el día aquí, habían traído alimento y pequeños frascos de bálsamo.

 Prepararon una comida. Jesús al ver a su Madre le tendió ambas manos. Ella inclinó su cabeza delante de Él; las mujeres saludaron, inclinándose y poniendo las manos sobre el pecho. Delante de la casa había un árbol y allí tomaron algún alimento.



María Santísima rogó a Jesús que curase a un niño estropeado traído por pastores vecinos que ya habían pedido su intercesión. Esto acontecía con frecuencia y era conmovedor ver cuando María rogaba a Jesús. Jesús hizo que le trajesen al niño y los padres lo trajeron sobre una camilla delante de la casa: era un niño de unos 9 años.

Habló al niño y se inclinó un tanto hacia él; luego lo tomó de la mano y lo levantó.


El niño se alzó de su camilla y corriendo se echó en brazos de sus padres, los cuales después, con el niño, se echaron de rodillas delante de Jesús. Todos estaban llenos de contento y Jesús les dijo que alabasen a su Eterno Padre"., Cfr. "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo II, Libros III y VI, Extractos, Capítulo XVIII, Págs., 591-592. Con Aprobación Eclesiástica.

121 ¿Los gestos de Jesús y de su Santa Madre María?


"Lea se acercó a María, la saludó y le habló de la curación de Enué y como estaban determinadas entregar todo lo suyo a la comunidad de Jesús. Pedía a María rogase a Jesús que convirtiese a su marido, obstinado fariseo de Paneas.

 María habló con Lea, y se retiró tranquilamente con las otras mujeres. María era de una sencillez encantadora. Jesús nunca la distinguía mucho delante de otras personas; sólo la trataba siempre con serena cortesía.

Ella, por su parte, no solía mezclarse más que con enfermos, pobres y necesitados e ignorantes; aparecía siempre callada, humilde y extremadamente sencilla (simple). Todos, aun los enemigos de Jesús, la respetan, a pesar de estar ella sola y callada.


 Después he visto a Jesús en el lugar de la pescadería de Pedro enseñando delante de una gran multitud, con parábolas, sobre el reino de Dios. Por momentos subía a su nave y enseñaba desde ella al pueblo"., Cfr., "La Vida de Jesucristo y de su Madre Santísima", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo II, Libro III y VI, Extractos, Capítulo XXII, Pág., 140. Con Aprobación Eclesiástica.

122 ¿María en la Institución de la Sagrada Eucaristía?







"Jesús se mostraba cada vez más afectuoso; díjoles que iba a darles todo lo que tenía, es decir, él mismo, como si se hubiera derretido todo en amor.

Le vi volverse transparente; se parecía a una sombra luminosa. Rompió el pan en muchos pedazos, y los puso sobre la patena; tomó un poco del primer pedazo, y lo echó en el cáliz. Mientras hacía esto, me pareció ver a la Virgen Santísima recibir el Sacramento de un modo espiritual  (La Comunión Espiritual) a pesar de no estar presente.


 No sé cómo se hizo esto, pero creí verla entrar, sin tocar el suelo, y colocarse enfrente del Señor para recibir la Sagrada Eucaristía, y despues no la ví (¿Bilocación Especial?).





Por la mañana, Jesús le había dicho en Betania que celebraría la Pascua con ella de un modo espiritual, y habíale indicado la hora en que se había de poner en oración para recibirla en espíritu"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Extractos, Capítulo VIII, Pág., 30, Tomo IV, Libros I y IX. Con Aprobación Eclesiástica.


123 ¿Nuestra Señora Advierte a su Hijo Jesús?


"Jesús encontró a su Madre, a María, hija de Cleofás, y a Magdalena, que le suplicaron con instancias que no fuera al Monte de los Olivos, porque se había corrido la voz de que querían prenderlo.

 Pero Jesús las consoló con pocas palabras y pasó rápidamente: podían ser las nueve (de la noche). Volvieron a bajar el camino por el cual Pedro y Juan habían venido al Cenáculo, dirigiéndose al Monte de los Olivos"., Cfr., "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo IX, Pág., 34, Extractos, Tomo IV, Libros I y IX. Con Aprobación Eclesiástica.


124 ¿María Santísima duda de Judas Iscariote?


San Juan 13, 21 - 30.

"Había poco ruido en Jerusalén; los judíos estaban en sus casas ocupados en los preparativos de la fiesta; vi acá y allá amigos y discípulos de Jesús, que andaban y hablaban juntos: parecían inquietos y como si esperasen algún acontecimiento.

 La Madre del Señor, Magdalena, Marta, María, hija de Cleofás, María Salomé y Salomé habían ido desde el Cenáculo a la casa de María, madre de Marcos: María, asustada de lo que decían sobre Jesús, quiso venir para saber noticias suyas. Lázaro, Nicodemo, José de Arimatea, y algunos parientes de Hebrón vinieron a verla para tranquilizarla.

-Pues habiendo tenido conocimiento de las tristes predicciones de Jesús en el Cenáculo, habían ido a informarse a casa de los fariseos conocidos suyos, y no habían oído que se preparase ninguna tentativa contra Jesús: decían que el peligro no debía ser tan grande que no asaltarían al Señor hallándose tan próxima la fiesta: ellos no sabían nada de la traición de Judas.

 María les habló de la agitación de éste en los últimos días; de qué manera había salido del Cenáculo: seguramente había ido a denunciar a Jesús. Ella habíale dicho con frecuencia que era un hijo de perdición. Las santas mujeres se volvieron a casa de María, madre de Marcos"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo",  Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros I y IX, Capítulo I, Pág., 46, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


125 ¿María durante la agonía de Jesús en el Monte de los Olivos?


San Mateo 26, 36 - 55.

"Durante esta agonía de Jesús, vi a la Virgen Santísima llena de tristeza y de amargura en la casa de María, Madre de Marcos. Estaba con Magdalena y María en el Jardín de la casa, encorvada sobre una piedra y apoyada sobre sus rodillas.

Muchas veces perdió el conocimiento, pues vio interiormente muchas cosas de la agonía de Jesús. Había enviado un mensajero a saber de Él, y no pudiendo esperar su vuelta, se fué inquieta con Magdalena y Salomé hasta el Valle de Josafat.

Iba cubierta con un velo, y con frecuencia extendía sus brazos hacia el monte de los Olivos, pues veía en espíritu a Jesús bañado de un sudor de sangre, y parecía que con sus manos extendidas quería limpiar el rostro de su Hijo.

Vi estos impulsos de su Alma ir hasta Jesús que se acordó de su Madre, y la miró como para pedirle socorro. Vi esta comunicación entre ambos, bajo la forma de rayos que iban del uno al otro"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo I, Pág., 54, Tomo IV, Libros I y IX, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.

126 ¿Judas frente a la Madre de Jesús?


"Se encuentra con María, de pie sobre la puerta de la habitación donde Jesús le había dejado. Ella, al oir ruido, se había asomado, esperando tal vez ver a Juan, que hace varias horas que marchó. La Virgen está pálida como si le hubieran sacado toda la sangre. Sus ojos, llenos de dolor, son muy semejantes a los de su Hijo. Judas se encuentra con esos ojos que lo miran dolorosos y conscientes como lo miraron los de Jesús en la calle. Y, con un "¡Oh!" de espanto, se pega contra el muro.

"¡Judas!", dice María, "¡Judas, ¿a qué veniste?" Las mismas palabras de Jesús, dichas con un amor doloroso. Judas las recuerda. Y lanza un aullido. "Judas" repite la Virgen "qué has hecho?  ¿Has correspondido a tanto amor con la traición?". La voz de María es una temblorosa caricia. Judas intenta escapar. María le llama con una voz capaz de convertir a un demonio. "¡Judas! ¡Judas! ¡Detente! ¡Espera! ¡Escucha! Te lo digo en su Nombre: arrepiéntete, Judas, Él perdona..." Judas huye. La voz de María, su aspecto, ha sido el golpe de gracia, o de desgracia, porque la resiste.

Huye precipitadamente. Se encuentra con Juan que viene corriendo a la casa para acompañar a la Virgen. La sentencia ha sido pronunciada. Jesús está a punto de emprender el camino hacia el Calvario. Es hora de que la Madre sea llevada a donde su Hijo. Juan reconoce a Judas, aun cuando muy poco quede del hermoso Judas de hace unas cuantas horas. "¿Tú, aquí?" le pregunta Juan con manifiesto desprecio. "¿Tú, aquí?". ¡Maldición te caiga, asesino del Hijo de Dios! El Maestro ha sido sentenciado a muerte.

"Alégrate si puedes, pero déjame libre el camino. Voy a llevar a su Madre. ¡Que ella, la otra Víctima, no te encuentre, sierpe horrenda!".

Judas huye. Se envuelve la cabeza con los trozos del manto dejando solo un resquicio para ver. La gente, la poca gente que no ha ido al Pretorio, al verlo, se hace un lado, como si evitase a un loco. Y tal lo parece. Vaga por los campos. El viento le trae de vez en cuando un eco de la gritería que lanza la turba. Cada vez que llega el eco hasta Judas, aúlla como un chacal. Creo que realmente está ya loco, porque sacude su cabeza rítmicamente contra las paredes"., Cf. "Judas de Keriot después de su traición", El Hombre-Dios, Vidente María Valtorta, Vol. V; III Parte, Cap., 24, Pág., 535 ( Escrito el Viernes de Pasión, a las 2:00 de la mañana, el 31 de Marzo de 1944 ).


127 ¿Juan va a buscar a Nuestra Señora?


"Me parece que Juan está mucho más pálido que cuando lo vi en el patio de Caifás con Pedro. Llama a la puerta de la casa. Del interior una voz, que parece tiene miedo de encontrarse nuevamente con Judas, le pregunta quién es. Responde: "Soy Juan". Le abren y entra. Luego dice: "¡Oh, Dios Altísimo, ayúdame! ¡Ayúdame a decirlo a su Madre! ¡No tengo valor...! Mira a su alrededor... Camina hacia la escalera, que sube inclinado, con pasos lentos, que arrastra.

"Juan, ¿has venido?" La Virgen está en la puerta de su habitación, apoyándose contra el estípite, como si no tuviese fuerzas de estar de pie. Juan levanta su cabeza. La mira. Quiere hablar. Abre la boca. No logra decir nada. Dos gruesas lágrimas resbalan sus mejillas. Inclina su cabeza, avergonzado de su debilidad.

"¡Ven aquí. Juan. No llores. Tú no debes llorar. Tú siempre lo has amado y lo has contentado. Que esto te consuele".... "Ven conmigo, Juan". María se separa del estípite y lo toma de la muñeca. Lo lleva a la habitación como si fuese un niño. Cierra despacio la puerta para estar a solas con él. 

"Juan no se opone; pero, cuando siente que María pone sobre su cabeza su mano temblorosa, cae de rodillas...".

"Respóndome, Juan. ¿Dónde está mi Hijo? Juan. ¿Dónde está Jesús?"

"Sale de la casa de Pilatos. Eso que oyes es la gritería que lanza la plebe a su alrededor. Está amarrado, en los escalones del Pretorio, esperando la cruz, o bien ya va hacia el Gólgota".

"Vámonos. Toma esa copa, ese pan, esos lienzos... Ponlos aquí. No servirán de consuelo... después... y vámonos". Se apoya en Juan que la guía y sostiene como si fuese una ciega"., Cf. "El Hombre-Dios", Volumen V, III Parte, Capítulo 27, Visiones de María Valtorta, el Viernes Santo de 1944, a las 10:30 p.m. ( La hora en que San Juan fue donde la Santa Madre de Dios ); ( Extractos ), Pág. 553.


128 ¿María Santísima en casa de Caifás?


"La Virgen Santísima estaba constantemente en comunicación espiritual con Jesús; María sabe todo lo que le sucede, y sufre con Él. Estaba como Él en oración continua por sus verdugos; pero su corazón materno gritaba también a Dios, para que no dejara consumarse este crimen, porque apartara esos dolores de su Santísimo Hijo, y tenía un deseo irresistible de acercarse a Jesús.

 Algunas gentes bien intencionadas, que volvían de la casa de Caifás, la reconocieron, y parándose un instante, llenas de compasión sincera, la saludaron. María volvió en sí, y dándoles las gracias cordialmente, prosiguió después su triste camino.

Conforme se acercaban a la casa de Caifás, los Romanos tenían aparejadas ya las cruces de los dos ladrones. Los obreros que labraban la de Jesús, maldecían de Él, por cuanto veíanse obligados a trabajar de noche: sus palabras atravesaron el corazón de la doliente Madre, la cual pidió por aquellos ciegos, que preparaban con maldiciones el instrumento de su redención y del suplicio de su Hijo.

 María, acompañada de las santas mujeres y de Juan, atravesó el patio exterior y se detuvo a la entrada del interior. María deseaba que la abrieran la puerta, porque ésta sola la separaba de su Hijo. La puerta se abrió, y Pedro se precipitó afuera, extendidos los brazos, la cabeza cubierta y llorando amargamente. Conoció a Juan y a la Virgen.

"María le dijo: -Simón, ¿qué ha sido de Jesús, mi Hijo?- Y estas palabras penetraron hasta lo íntimo de su alma.  No pudo resistir, y se volvió, retorciéndose las manos; pero María se fué a él, y díjole con profunda tristeza: -¡Simón, hijo de Juan, ¿No me respondes?- Entonces Pedro exclamó llorando: -¡Oh Madre, no me hables...! Lo han condenado a muerte, y yo lo he negado tres veces vergonzosamente-. 

Juan se acercó para hablarle; pero Pedro, como fuera de sí, huyó del patio, y se fué a la gruta del Monte de los Olivos, donde las manos de Jesús, orando, se estamparon sobre la piedra ( Milagrosamente). La Virgen Santísima tenía el corazón partido con este nuevo dolor de su Hijo.

Y cuando la Virgen volvió en sí, deseó acercarse a su Hijo. Juan la condujo delante del sitio donde el Señor yacía encerrado. María estaba en Espíritu con Jesús, y Jesús estaba con María; pero esta tierna Madre quería oír los suspiros de su Hijo: María los oyó con las injurias de los que le rodeaban.

Las Santas mujeres no podían estar allí mucho tiempo sin ser vistas. Volvieron a pasar por el sitio en que se preparaba la cruz. Los obreros no podían acabarla, como tampoco los jueces concordar en la sentencia.

Sin cesar tenían que traer otra madera, porque tal o cual pieza era inservible o se rompía, hasta que las distintas maderas fuesen combinadas a voluntad de Dios ( en forma de - Y - ). Vi que los ángeles los obligaban a empezar de nuevo, hasta que la Cruz fuese hecha por modo providencial"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros I y IX, Capítulo XI, Págs., 87 y 88. Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


129 ¿Jesús mira con ternura a su Santa Madre María?


"Jesús estaba sólo cubierto con su vestido interior, todo lleno de manchas y suciedad; su larga cadena, rodeada al cuello, heríale en las rodillas cuando andaba; atadas sus manos  como la víspera, y llevándole los alguaciles con cuerdas que anudaran a la cintura. Iba desfigurado por la fatiga y ultrajes de la noche, pálido, la cara ensangrentada, y ni aún por eso tuvieron punto  de tregua las ignominias y bárbaras tropelías.

 Habían reunido a mucha gente, parodiando su entrada del Domingo de Ramos. Lo llamaban Rey, por burla; a su paso echaban piedras, palos y trapos harapientos como escarneciendo de mil maneras su entrada triunfal. No lejos del palacio de Caifás esperaba la Madre de Jesús, arrimada al anguló de una casa, con Juan y Magdalena.

 Su alma estaba siempre con Jesús; sin embargo, cuando podía acercarse a Él corporalmente, el amor no la dejaba reposo, y la arrastraba tras los pasos de Jesús.  -¡Sigamos a mi Hijo a casa de Pilatos: lo quiero ver con mis propios ojos!". 

La madre de Jesús harto sabía cuánto sufriera su Hijo. ¡Terrible espectáculo! Los Sacerdotes de Dios habíanse vuelto sacerdotes de Satanás. Cuando se acercó exclamó sollozando: -¡Ah! ¿Es este mi Hijo? ¡Ah! es mi Hijo, ¡Oh Jesús, Jesús Mío!-.

Al pasar delante de ellos, Jesús la miró con ternura, y Ella cayo anonadada; Juan y Magdalena se la llevaron. Pero apenas volvió en sí, se hizo conducir por Juan al Palacio de Pilatos"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XV, Tomo IV, Libros I y IX, Extractos, Pág., 94 - 95. Con Aprobación Eclesiástica.


130 ¿La Virgen María la Creadora del Vía Crucis?


"Cuando Jesús fue llevado a Herodes, Juan  condujo a la Virgen y a Magdalena por todo el camino recorrido por Jesús. Así volvieron a casa de Caifás, a la de Anás, a Ofel, a Getsemaní, al Huerto de los Olivos; y en todos los sitios donde el Señor se había caído o sufrido, se paraban en silencio, lloraban y sufrían con él.

 La Virgen se prosternó más de una vez, y besó la tierra en los parajes en donde Jesús se había caído. Magdalena se retorcía las manos, y Juan lloraba, las consolaba, las levantaba, y seguían andando.

Este fue el principio del -Vía Crucis- y de los honores rendidos a la Pasión de Jesús aun antes de que se cumpliera.

La meditación de la Iglesia sobre los dolores de su Redentor comenzó en la flor más santa de la humanidad, en la Madre Virginal del Hijo del hombre"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XVIII, Págs., 102 - 103, Extractos, Tomo IV, Libros I - IX. Con Aprobación Eclesiástica.

131 ¿La Virgen María durante la flagelación de su Hijo Jesús?


"Vi a la Virgen Santísima en éxtasis continuo mientras la flagelación de nuestro divino Redentor.

 Ella vió y sufrió con amor y dolor indecibles todo lo que sufría su Hijo. Muchas veces salían de su boca leves quejidos, y sus ojos estaban bañados en lágrimas.

Cúbrela un velo y vésela tendida en los brazos de María de Helí, su hermana mayor, que era ya vieja, y se parecía mucho a Ana, su Madre.

Cuando Jesús después de la flagelación, cayó al pie de la columna, vi a Claudia Procla, mujer de Pilatos, enviar a la Madre de Dios grandes piezas de tela. Eran las nueve de la mañana cuando se acabó la flagelación"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XXIII, Tomo IV, Libros I - IX, PágS., 115 - 116, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica. 


132 ¿Jesús y su Santa Madre frente a frente?


San Lucas 23, 28.

"La Dolorosa Madre de Jesús había salido de la plaza después de pronunciada la sentencia inicua, acompañada de Juan y de algunas mujeres.

Había visitado muchos sitios santificados por los padecimientos de Jesús: pero cuando el sonido de la trompeta, el ruido del pueblo y la escolta de Pilatos anunciaron la ida para el Calvario, no pudo resistir al deseo de ver todavía a su Divino Hijo, y pidió a Juan que la condujese a uno de los sitios por donde Jesús había de pasar; se fueron a un palacio cuya puerta daba a la calle adonde entró la escolta después de la primera caída de Jesús.

Juan obtuvo de un criado o portero compasivo el permiso de ponerse a la puerta con María y los que la acompañaban. La Madre de Dios estaba pálida y con los ojos llenos de lágrimas, y cubierta enteramente con un manto pardo azulado.

 Se oía ya el ruido que se acercaba, el sonido de la trompeta y la voz del pregonero publicando la sentencia en las esquinas.

 El criado abrió la puerta; el ruido era cada vez más grande y espantoso. María oró, y dijo a Juan: "¿Debo ver este espectáculo?¿Debo huir? ¿Cómo podré yo soportarlo?" Al fin salieron a la puerta:  María se paró y miró; la escolta estaba a ochenta pasos; no había gente delante, sino por los lados y atrás.


 Cuando los que llevaban los instrumentos del suplicio se acercaron con aire insolente y triunfante, la Madre de Jesús se puso a temblar y a gemir, juntando las manos, y uno de aquellos hombres preguntó: "¿Quién es esa Mujer que se lamenta?", y otro respondió:"¡Es la Madre del Galileo!".

"Cuando los miserables oyeron tales palabras, llenaron de injurias a esta dolorosa Madre, la señalaban con el dedo, y uno de ellos tomó en sus manos los clavos con que debían clavar a Jesús en la Cruz, y se los presentó a la Virgen burlándose.

María miró a Jesús, y se agarró a la puerta para no caerse, pálida como un cadáver, con los labios lívidos.

Los fariseos pasaron a caballo; después el niño que llevaba la inscripción; detrás su Santísimo Hijo Jesús, temblando, doblado bajo la pesada carga de la Cruz, inclinando sobre el hombro su cabeza coronada de espinas.

 Echaba sobre su Madre una mirada de compasión, y, habiendo tropezado, cayó por segunda vez ( de Siete caídas ) sobre sus rodillas y sobre sus manos. María, en medio de la violencia del dolor, no vió ni soldados ni verdugos; no vió más que a su querido Hijo; se precipitó desde la puerta de la casa en medio de los soldados que maltrataban a Jesús, cayó de rodillas a su lado, y se abrazó a Él.

 Yo oí estas palabras: "¡Hijo Mío!", "¡Madre Mía!". Hubo un momento de desorden: Juan y las santas mujeres querían levantar a María. Los alguaciles la injuriaban.

Algunos soldados tuvieron compasión. Sin embargo, echaron a la Virgen hacia atrás, pero ningún alguacil la tocó. Juan y las Santas Mujeres la rodearon, y cayó como muerta sobre sus rodillas, encima de la piedra angular de la puerta, donde sus manos se imprimieron ( milagrosamente ).

Esta piedra, que era muy dura, fué trasportada a la primera Iglesia Católica, cerca de la piscina de Betesda, en el Episcopado de Santiago el Menor. Los dos discípulos que estaban con la Madre de Jesús se la llevaron al interior de la casa, y cerraron la puerta.


 Mientras tanto, los alguaciles levantaron a Jesús, y le pusieron de otro modo la Cruz sobre los hombros"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XXXIII, Págs., 134 a 136, Extractos, Tomo IV, Libros I y IX. Con Aprobación Eclesiástica.


133 ¿Nuestra Señora hacia el Monte Calvario?


"Al ver que llega Longinos, corren a donde María a darle la noticia. María, sostenida del brazo por Juan, se separa, majestuosa en su dolor, de la orilla del monte y valerosamente se pone en medio del camino, haciéndose sólo a un lado al llegar Longinos, que desde lo alto de su caballo morcillo mira la palidez de María y a su rubio acompañante, pálido, de ojos azules como los de Ella. Mueve la cabeza al pasar seguido de su once a caballo.

María trata de pasar entre los soldados que van a pie, pero, como van sudando y tienen prisa, quieren rechazarla con las astas, tanto más cuando del camino emperado caen piedras en protesta de tanta compasión. Llega en el momento en que Jesús se vuelve hacia su Madre que sólo ve ahora que se acerca, porque como camina tan inclinado y con los ojos casi cerrados, como si estuviese ciego, grita: "¡Mamá!".







María se lleva la mano al corazón como si hubiese recibido una puñalada; se le ve que levemente vacila, pero recobra, apresura el paso y mientras con los brazos tendidos hacia su Hijo, grita: "¡Hijo!". Lo dice en tal forma que sólo el que tenga corazón de hiena, no puede menos de sentir dolor. Hasta los romanos experimentan un sentimiento de compasión... Cirineo siente lo mismo... Como ve que María no puede abrazar a su Hijo con la Cruz y, desconsolada, baja sus brazos extendidos.

Jesús tuerce su cabeza bajo el yugo de la cruz, buscando poderle decir algo, de enviarle un beso con sus labios heridos, secos, golpeados... María no puede besar a su Hijo... Aunque levemente lo tocase, sería una tortura. Se abstiene... Sólo ambos corazones angustiados se besan. El cortejo emprende de nuevo la marcha al empuje del pueblo enfurecido y que los separa, haciendo a un lado a la Virgen, contra el monte, expuesta a que se burlen de ella... Ahora detrás de Jesús camina Cirineo con la cruz.


María se ha hecho a un lado con las mujeres. Los judíos, que se han refugiado en el rincón opuesto a donde están las Marías, las insultan. También a la Madre de Jesús. Arriba todo está pronto. Se hace subir a los sentenciados. Jesús pasa otra vez cerca de su Madre que lanza un gemido, que Ella misma trata de sofocar, llevándose el manto a la boca. Los judíos lo ven y se carcajean. Juan, el manso Juan, que, con un brazo sostiene a María, se vuelve con una mirada feroz. Le brillan los ojos. Creo que si no hubiera tenido que velar por las mujeres tomaría a uno de esos cobardes por la garganta"., Cfr. "El Hombre-Dios",  Visiones de María Valtorta, Volumen V, Parte III, #28, Pág. 566 a 569.


134 ¿La Madre oyé la Voz de su Hijo Jesús?


"A las tres, Jesús gritó en alta voz: "¡Eli, Eli, Lamma Sabacthani!" Lo que significa: -¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?". El grito de Nuestro Señor interrumpió el profundo silencio que reinaba alrededor de la Cruz.

 Cuando María oyó la Voz de su Hijo, nada pudo detenerla. Vino al pie de la Cruz con Juan, María, hija de Cleofás, Magdalena y Salomé.

 Mientras el pueblo temblaba y gemía, un grupo de treinta hombres importantes de la Judea y de los contornos de Joppé pasaban por allí para ir a la fiesta, y cuando vieron a Jesús en la Cruz y los signos amenazadores que presentaba la naturaleza, exclamaron llenos de horror: "¡Maldita Ciudad! Si el templo de Dios no estuviera en ella, merecía que la quemasen por haber tomado sobre sí tal iniquidad".

 Estas palabras fueron como un punto de apoyo para el pueblo: hubo una explosión de murmullos y de gemidos, y todos los que tenían los mismos sentimientos se reunían.


 Todos los circunstantes se dividieron en dos partidos: los unos lloraban y murmuraban, los otros pronunciaban injurias e imprecaciones"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XLIV, Tomo IV, Libros I - IX, Págs., 155, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


135 ¿Nuestra Señora ante la Muerte de su Hijo Jesús en la Cruz?


San Juan 19, 25 - 27.

"La hora del Señor, había llegado: luchó contra la muerte y un sudor frío cubrió sus miembros. Juan estaba al pie de la Cruz, y limpiaba los pies de Jesús con su sudario.

Magdalena partida de dolor, se apoyaba detrás de la Cruz. La Virgen Santísima estaba de pie entre Jesús y el buen ladrón, sostenida por Salomé y María de Cleofás, y veía morir a su Hijo. Entonces Jesús dijo: -¡Todo está consumado!- Después alzó la cabeza, y grito en alta Voz: "¡PADRE MÍO, EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ESPÍRITU!".

 Fué un grito dulce y fuerte, que penetró en el Cielo y la Tierra: enseguida inclinó la cabeza, y rindió el espíritu. Yo vi su alma luminosa entrar en la Tierra al pie de la Cruz. Juan y las Santas mujeres cayeron de cara sobre la tierra.

 Abenadar, hecho un hombre nuevo, habiendo rendido el homenaje al Hijo de Dios, no quería estar más al servicio de sus enemigos. Dió su caballo y su lanza a Casio, el segundo oficial, llamado Longinos, que tomó el mando; después dijo algunas palabras a los soldados, y bajó del Calvario.

Se fué por el Valle de Gihon hacia las grutas del Valle de Hinnom, donde estaban escondidos los discípulos.


Cuando Abenadar dió testimonio de la divinidad de Jesús, muchos soldados lo hicieron con él; cierto número de los que estaban presentes, y aún algunos fariseos de los que habían venido últimamente, se convirtieron.

"Mucha gente se volvía a su casa dándose golpes de pecho y llorando. Otros rasgaban sus vestidos, y se echaban tierra en la cabeza. Todo estaba lleno de estupefacción y de espanto.

Juan se levantó, algunas de las santas mujeres, que habían estado, llevaron a la Virgen a poca distancia.

Cuando el Salvador encomendó su alma a Dios, su Padre, y abandonó su cuerpo a la muerte, el cuerpo sagrado se estremeció, y se puso de un blanco lívido, y sus heridas, en que la sangre se había agolpado en abundancia, se mostraban distintamente como manchas oscuras; su cara se estiró; sus carrillos se hundieron, su nariz se alargó, sus ojos, llenos de sangre, se quedaron medio abiertos; levanto la cabeza coronada de espinas, y la dejó caer bajo el peso de sus dolores; los labios, lívidos, se quedaron entreabiertos, y dejaron ver la lengua ensangrentada; sus manos, contraídas primero alrededor de los clavos, se extendieron con los brazos; su espalda se enderezó a lo largo de la Cruz, y todo el peso de su cuerpo cayó sobre sus pies; las rodillas se encogieron y se doblaron del mismo lado, y sus pies dieron vuelta alrededor del Clavo.

 ¿Quién podría expresar el dolor de la Madre de Jesús, de la Reina de los mátires? La Luz del Sol estaba aún alterada y oscurecida; el aire sofocaba durante el temblor de tierra.

 Era un poco más de las tres ( ¿Entre las 3:15 p.m. y las 3:33:07 p.m? ) cuando Jesús dió el último suspiro.

Muchos se sentían interiormente cambiados. Los amigos de Jesús rodeaban la cruz, se sentaban enfrente de ella, y lloraban. Muchas de las santas mujeres volvieron a la ciudad. Silencio y duelo reinaban alrededor del cuerpo de Jesús"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XLV, Págs., 156 - 158, Extractos, Tomo IV, Libros I-IX. Con Aprobación Eclesiástica. 

136 ¿Y, todo por cada uno de nosotros los pecadores de todos los tiempos?



 "Vieron pasar a la dolorida Madre de Jesús, y a su vista su aflicción se redobla. Era un espectáculo que partía el corazón ver a María y sus amigas andar por las calles a aquella hora llenas de dolor y de angustias. Tiene que esconderse al acercarse una soldadesca grosera e insolente, porque las llenan de injurias como a mujeres de mala vida; con frecuencia oyen conversaciones llenas de deleite cruel que les atormenta el corazón, y rara vez una palabra de consuelo sobre Jesús. Al fin, al llegar a su casa, ca rendidas, llorando y juntando las manos; se sostienen y se abrazan, o véselas doblegadas sobre las rodillas, cubierta la cabeza con un velo. Si llaman a la puerta, escuchan con inquietud. 

Llaman despacio y tímidamente; no es un enemigo el que así llama; abren temblando; es un amigo, o el criado de un amigo de su Maestro; lo rodean, acósanlo a preguntas, y sus respuestas son nuevos dolores. No pueden sosegar, salen de nuevo a la calle, y vuelven con doble tristeza"., Cf. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Pág., 72  / Extractos de la IV parte, Tomo IV, Libro 1 y 9.

137 ¿Las preguntas y respuestas?

Veamos los que Jesús Nuestro Señor le reveló a varias Santas Místicas, a: Santa Isabel de Hungría ( 1207 - 1231 ),  Santa  Matilde ( 1298 ), Santa Brígida Birgersdotter de Suecia ( 1303 - 1373 ), Venerable Sor María de Jesús de Ágreda ( 1602 - 1665 ) y a la Beata Sor Ana Catalina Emmerick ( 1774 - 1824 ) sobre estas ¿PREGUNTAS y RESPUESTAS? de su Pasión y que lo más seguro, Nuestra Señora le toco a ¡Ella! averiguar, presenciar a simple vista y sentir de forma hipostática como lo veremos a continuación ( "Extractos" Seleccionados ): 


 ¿Cuántos soldados son?

- "El número de soldados eran 150" ( Confirmaciones por el mismo Señor Jesús y su Santa Madre en las Visiones de las Videntes Católicas ).

¿Cuántos le seguían a él?

- "Aquellos que me seguían mientras iba atado fueron 23".

¿Cuántos son los ejecutores de Justicia?

- "Los Ejecutores de justicia eran 83".

¿Cuántos ataques a recibido en su cabeza?

- "Los Ataques recibidos en mi cabeza 150".

¿Cuántos golpes en su estomago?

- "Aquellos en mi estomago 108".

¿Cuántos puntapiés?

- "Puntapiés 80".

¿Cuántas veces le han jalado del pelo?

- "Fui llevado, atado con cuerdas, y tirado por el cabello 24 veces".

¿Cuántas veces le han escupido en su rostro?

- "Escupidas en mi rostro 108".

¿Cuántas veces le han golpeado en su persona?

- "Fui golpeado en el cuerpo 6.666 veces".

¿Cuántas veces le han golpeado en su cabeza?

- "Golpeado en la cabeza 110 veces".

¿Fuelevantado por su cabellera?

- "Fui violentamente empujado, y a las 12 en punto fuí levantado por mi cabellera".

¿Cuántas veces fue picado con las espinas?

- "Picado con 72 espinas".

¿Cuántos los piquetes?

- "Los piquetes de ellas en la cabeza 110".

¿Y, en la frente?

- "En la frente 3".

¿Cuántas veces le han tirado de su barba?

- "Tirado de la barba 23 veces".

¿Cuántas heridas ha recibido en su cabeza?

- "Recibí 20 heridas en la cabeza".

¿Cuántas heridas en la flagelación?

- "Fuí después flagelado y vestido y mofado como Rey; heridas en el cuerpo 1000".

¿Cuántos soldados hacia el Calvario?

- "Los soldados que me llevaron al Calvario fueron 608".

¿Cuántos se han mofado de su persona?

- "Los que me cuidaban eran 3, y los que se mofaron de mi fueron 1008".

¿Cuántas gotas de sangre habrá derramado?

- "Las gotas de sangre que perdí fueron 28.430".

¿Cómo lo han atado?

- "Ataron a Jesús las manos sobre el pecho con cordeles nuevos y durísimos: le ataron el puño derecho bajo del codo izquierdo, y el puño izquierdo bajo del codo derecho".

¿Alrededor de su cuerpo qué le colocaron?

- "Le pusieron alrededor del cuerpo una especie de cinturón lleno de  puntas de hierro, al cual le ataron las manos con ramas de sauce".

¿Pusiéronle un collar lleno de puntas?

- "Pusiéronle al cuello una especie de collar lleno de puntas, del cual salían dos correas que se cruzaban sobre el pecho como una estola".

¿Cuántas cuerdas le tiraban?

- "De éste salían cuatro cuerdas, con las cuales tiraban al Señor de un lado y de otro, según su inhumano capricho".

¿Cuántos hombres de la guardia?

- "Diez hombres de la guardia iban delante;después seguían los alguaciles, que tiraban de Jesús por las cuerdas; detrás los fariseos, que lo llenaban de injurias; los otros diez soldados cerraban el séquito".

¿Cómo le llevaban?

- "Lo llevaban por caminos ásperos, por encima de las piedras, por el lodo, y tiraban de las cuerdas con toda su fuerza".

¿Qué tenían en sus manos?

- "Tenían en la mano otras cuerdas con nudos, y con ellas le pegaban".

¿Cómo iban acompañadas estas crueldades?

- "Todas estas crueldades iban acompañadas de insultos tan soeces, que la decencia no me permite contarlos".

¿Cuándo lo prendieron presentaron alguna orden para poderlo hacer?

- "Cuando prendieron al Salvador no vi que le presentasen ninguna orden, ni ninguna escritura: lo trataron como si hubiera estado fuera de la ley".

¿Cómo estaba su larga túnica?

- "Su larga túnica de lana, toda empapada en agua, se pegaba a sus miembros;  apenas podía andar".

¿Cómo estaba el Cuerpo del Salvador en la flagelación?

- "Jesús abrazó la columna; los verdugos le ataron las manos, levantadas en alto, a un anillo de hierro que estaba arriba, y estiraron tanto sus brazos, que sus pies, atados fuertemente a lo bajo de la columna, tocaban apenas al suelo. Dos de aquellos furiosos comenzaron a flagelar su cuerpo sagrado, desde la cabeza hasta los pies. Sus látigos o sus varas parecían de madera blanca flexible; puede ser también que fueran nervios de buey o correas de cuero duro y blanco.  El Salvador, el Hijo de Dios, verdadero Dios, y verdadero hombre, temblaba y se retorcía como un gusano bajo los golpes. Los segundos verdugos tenían otra especie de varas; eran de espino con nudos y puntas. Los golpes rasgaron todo el cuerpo de Jesús; la sangre saltó a distancia, y ellos tenían los brazos manchados.  Otros nuevos verdugos pegaron a Jesús con correas, que tenían en las puntas garfios de hierro, con los cuales le arrancaban la carne a tiras. El Cuerpo del Salvador era todo una llaga. Jesús cayó casi sin sentido al pie de la columna.  Ví a la Virgen Santísima en éxtasis continuo mientras la flagelación de nuestro divino redentor. Ella vió y sufrió con amor y dolor indecibles todo lo que sufría su Hijo". 

 ¿Cuántos fueron los Azotes?

-"El número ajustado de los azotes que dieron al Salvador fue cinco mil ciento y quince ( 5.115) desde las plantas de los pies hasta la cabeza".

138 ¿Cómo estaba hecha la Corona de Espinas de Jesús?

- "Le quitaron a Jesús los vestidos del cuerpo, cubierto de llagas, y le pusieron una capa vieja colorada de un soldado, que no le llegaba a las rodillas. Lo arrastraron al asiento que le habían preparado, y lo sentaron brutalmente. Entonces le pusieron la corona de espinas alrededor de la cabeza, y le ataron fuertemente por detrás. 



Estaba hecha de tres varas de espino bien trenzadas, y la mayor parte de las puntas estaban vueltas a propósito hacia adentro. Los ojos del Salvador estaban inundados de sangre... La corona de espinas era muy ancha... La Coronación de espinas se hizo en el patio interior del cuerpo de guardia. Había allí cincuenta ( 50 ) miserables, criados, carceleros, alguaciles esclavos y otras gentes de igual jaez". 

¿Cuántos alguaciles sobre la altura habían?

-"Había diez y ocho alguaciles sobre la altura: los seis que habían azotado a Jesús, los cuatro que lo habían conducido, dos que habían tenido las cuerdas atadas a la cruz, y seis que debían crucificarlo".

¿Cómo fue su Crucifixión?

- "Lo extendieron sobre la Cruz, y habiendo estirado su brazo derecho sobre el aspa derecha de la cruz, lo ataron fuertemente; uno de ellos puso la rodilla sobre su pecho sagrado, otro le abrió la mano, y el tercero apoyó sobre la carne un clavo grueso y largo, y lo clavó con un martillo de hierro. He contado los martillazos, pero se me han olvidado. Los clavos eran muy largos, la cabeza chata y del diámetro de un duro: tenían  tres esquinas; eran del grueso de un dedo pulgar a la cabeza; la punta salía detrás de la cruz. Después de haber clavado la mano derecha del Salvador, los verdugos vieron que la mano izquierda no llegaba al agujero que habían abierto: entonces ataron una cuerda a su brazo izquierdo, y tirarón de él con toda su fuerza, hasta que la mano llegó al agujero. Esta dislocación violenta de sus brazos lo atormentó horriblemente. Habían hecho ya un agujero para el clavo que debía de clavar los pies, y una excavación para lo talones. Entonces, llenos de furia, los unos querían hacer nuevos agujeros para los clavos de las manos, pues era difícil poner el pedazo de madera más arriba. Entonces ataron cuerdas a su pierna derecha, y lo tendieron violentamente, hasta que el pie llegó al pedazo de madera. Fué una dislocación tan horrible, que se oyó crujir el pecho de Jesús.  Habían atado su pecho y sus brazos para no arrancar las manos de los clavos. Fué un horrible padecimiento. Ataron después el pie izquierdo sobre el derecho, y lo horadaron primero con una especie de taladro, porque no estaban bien puestos para poderse clavar juntos. Tomaron un clavo más largo que los de las manos, y lo clavaron, atravesando los pies y el pedazo de madera hasta el árbol de la Cruz. Esta operación fue más dolorosa que todo lo demás, a causa de la dislocación del cuerpo. Conte hasta treinta ( 30 ) martillazos".

139 ¿Cómo fue la  dislocación de Jesús Nuestro Señor?

-"Luego cogió la mano de Jesús nuestro Salvador uno de los verdugos, y asentándola sobre el agujero de la Cruz, otro verdugo la clavó en él, penetrando a martilladas la palma del Señor con un clavo esquinado y grueso. Rompiéronse con él las venas y los nervios. Para clavarle la otra mano no alcanzaba el brazo al agujero, porque los nervios se le habían encogido y de malicia le habían alargado el barreno; y para remediar esta falta tomaron la misma cadena con que el mansísimo Señor había estado preso desde el huerto y, argollándole la muñeca con el un extremo donde tenía una argolla como esposas, tiraron con inaudita crueldad del otro extremo y ajustaron la mano con el barreno y la clavaron con otro clavo.

 Pasaron a los pies y, puesto el uno sobre el otro, amárrandolos con la misma cadena y tirando de ella con gran fuerza y crueldad los clavaron juntos con el tercer clavo, algo más fuerte que los otros. Quedó aquel sagrado cuerpo, en quien estaba unida la divinidad, clavado y fijo en la santa cruz, y aquella fábrica de sus miembros, deificados y formados por el Espíritu Santo, tan disuelta y desencuadernada, que se le pudieron contar todos los huesos ( Cf. Salmo 21, 18 ), porque todos quedaron dislocados y señalados, fuera de su lugar natural; desencajáronse los del pecho y de los hombros y espaldas, y todos se movieron de su lugar, cediendo a la violenta crueldad de los verdugos".








"Esta dislocación violenta de sus brazos lo atormentó horriblemente, su pecho se levantaba y sus rodillas se separaban", Cfr. La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, Ana Catalina Emmerick, Capítulo 38, Pág., 201, Fundación Jesús de la Misericordia, 2004.


140 ¿La Madre del Cielo y la Abertura del costado de Jesucristo?


San Juan 19, 34 - 37.

"Mientras tanto el silencio y el duelo reinaban sobre el Gólgota. El pueblo, atemorizado, se había dispersado; María, Juan, Magdalena, María, hija de Cleofás, y Salomé, estaban de pie o sentados enfrente de la Cruz, la cabeza cubierta, y llorando.

Algunos soldados estaban recostados sobre el terraplén que rodeaba la llanura; Casio, a caballo, iba de un lado a otro. El Cielo estaba oscuro, y la naturaleza parecía enlutada.

Pronto llegaron seis alguaciles con escalas, azadas, cuerdas y barras de hierro para romper las piernas a los crucificados. La Virgen Santísima temía que ultrajasen aún el cuerpo de su Hijo.

Aplicaron sus escalas a la Cruz para asegurarse de que Jesús estaba muerto. Habiendo visto que el cuerpo estaba frío y rígido, lo dejaron, y subieron a las cruces de los ladrones. Gestas daba gritos horribles, y le pegaron tres golpes sobre el pecho para acabarlo de matar.

Dimas dió un gemido, y murió. Fue el primero de los mortales que volvió a ver a su Redentor. Desataron las cuerdas dejaron caer los cuerpos al suelo, los arrastraron hacia el bajo que había entre el Calvario y las murallas de la ciudad, y allí los enterraron.


 Los verdugos dudaban todavía de la muerte de Jesús. Mas el oficial inferior Casio, hombre de veinticinco años, muy activo y atropellado, recibió una inspiración súbita. Empuñó su lanza, y dirigió su caballo hacia la elevación donde estaba la Cruz.

"Se paró entre la Cruz del buen ladrón y la de Jesús, y tomando su lanza con ambas manos, la clavó con tanta fuerza en el costado derecho del Señor, que la punta atravesó el Corazón, un poco más abajo del pulmón izquierdo.

 Cuando la retiró, salió de la herida una cantidad de sangre y agua que llenó su cara como un baño de salvación y de gracia. Se apeó, se arrodilló, se dió golpes de pecho, y confesó a Jesús en alta voz.

 La Virgen Santísima y sus amigas, cuyos ojos estaban siempre fijos sobre Jesús, vieron con inquietud la acción de este hombre, y se precipitaron hacia la cruz dando gritos.

 María cayó en los brazos de las santas mujeres, como si la lanza hubiese atravesado su propio corazón, mientras que Casio, de rodillas, alababa a Dios; pues los ojos de su cuerpo y de su alma se habían curado y abierto a la luz.

 Todos estaban conmovidos profundamente a la visya de la sangre del Salvador, que había corrido en un hoyo de la peña, al pie de la cruz.

 Casio, María, las santas mujeres y Juan recogieron la sangre y el agua en frascos,  y limpiaron el suelo con paños. Casio, bautizado con el nombre de Longinos, predicó la fe como diácono, y llevó siempre sangre de Jesús sobre sí ( Como una Reliquia).


 La Virgen Santísima tenía una pequeña habitación en los edificios contiguos al Cenáculo. No entraron por la puerta más inmediata al Calvario, porque estaba cerrada y guardada al interior por los soldados que los fariseos habían puesto, sino por la meridional que conduce a Belén"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XLVIII, Págs., 163 - 164, Tomo IV, Libros I - IX, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


141 ¿Los Dolores de Nuestra Señora?


"Mujer, ¡He ahí a Tu Hijo!... Madre Mía, ¡He ahí a mis hermanos! Guárdalos ámalos... No están solos. ¡Oh!, ustedes, por quienes he dado Mi vida tienen ahora una Madre a la que pueden recurrir en todas sus necesidades" ( Cf. Jesus es Clavado en la Cruz ). 

"Los he unido a todo con los más estrechos lazos al darles Mi propia Madre... Mi Madre Santísima que, con el Corazón traspasado por el dolor, sale a Mi encuentro para dos fines: para cobrar nueva fuerza de sufrir a la vista de su Dios y para dar a su Hijo, con su actitud heroica, aliento para continuar la obra de la Redención. Consideren el martirio de estos dos corazones. Lo que más ama Mi Madre en su Hijo... No puede darme ningún alivio y sabe que su vista aumentará aún más Mis sufrimientos; pero también aumentará Mi fuerza para cumplir la voluntad del Padre".

 "Para mí, lo más amado en la Tierra es Mi Madre; y no solamente no la puedo consolar, sino que el lamentable estado en que me ve, procura a su corazón un sufrimiento semejante al Mío. Deja escapar un cuerpo, la recibe Mi Madre en el Corazón!... ¡Cómo se clavan en Mí sus ojos y los Míos se clavan también en Ella! No pronunciamos una sola palabra, pero cuántas cosas dicen Nuestros Corazones en esta dolorosa mirada" ( Cf.  Jesús va camino al Calvario - La Pasión ).


"Sí, Mi Madre presenció todas las tormentas de Mi Pasión, que por revelación Divina se presentaban a su espíritu. Además, varios discípulos, aunque permanecían lejos por miedo a los judíos, procuraban enterarse de todo e informaban a Mi Madre... Cuando supo que ya se había pronunciado la sentencia de muerte, salió a mi encuentro y no me abandonó hasta que me depositaron en el sepulcro".  

"Muchos Profetas hablaron de Mí; vieron anticipadamente que era necesario que Yo sufriere, para llegar a ser digna Madre de Dios, anticiparon en la tierra Mi conocimiento pero, como tenía que ser, demanera muy velada. Después hablaron de Mí los Evangelistas, especialmente Lucas, Mi amado médico -más de almas- que de cuerpos. Posteriormente, nacieron algunas devociones que tuvieron como base las penas y dolores sufridos por Mí. Y así, comúmente se cree y se piensa en siete dolores principalmente experimentados por Mí".,  Cf. "Revelaciones y Meditaciones ( Extractos ) de Jesús y su Santa Madre a la Vidente Catalina Rivas de Cochabamba, Bolivia en 1997; Edición 1 Julio de 1999. Con Imprimatur, del Arzobispado, Monseñor René Fernández, el 2 de Abril de 1998 ).



142 ¿Un Milagro se operá ante la Madre y todos los presentes?


"Como todos rodeaban el cuerpo del Señor y se arrodillaban para despedirse de Él, un milagro se operó a sus ojos; el sagrado cuerpo de Jesús, con sus heridas, apareció representado sobre la Sábana que lo cubría, como si hubiese querido recompensar su celo y su amor, y dejarles su retrato a través de los velos que lo cubrían. Abrazaron el cuerpo llorando, y besaron con respeto su milagrosa efigie.

Su asombro se aumentó cuando, alzando la sabana, vieron que todas las vendas que ataban el cuerpo estaban blancas como antes, y que la sábana superior había recibido sola la milagrosa efigie.

No era la marca de heridas echando sangre, pues todo el cuerpo estaba envuelto y cubierto de aromas; era un retrato sobrenatural, un testimonio de la divinidad creadora que residía siempre en el cuerpo de Jesús.


He visto muchas cosas relativas a la historia posterior de esa sábana, mas me sería imposible coordinarlas. Después de la resurrección estuvo en poder de los amigos de Jesús"., Cf. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Visiones Completas de la Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Cap., LI, Pág., 174, Tomo IV y IX, Libro I, Extractos, Con Aprobación Eclesiástica.


143 ¿María ante el Cuerpo de su Santo Hijo?


"María no se cansa de acariciar los miembros fríos. Con una delicadeza mayor que si tocara a un recién nacido, toma las pobres manos laceradas, las oprime entre las suyas. Besa los dedos, los extiende, trata de juntar los bordes de las heridas como para curarlas, para que no causen tanto dolor. Se pone en las mejillas esas manos que no pueden ya acariciarla, y llora, llora con un dolor vehemente. Endereza, une los pies que están asi sueltos, como cansados del largo camino que por nosotros hicieron. Pero están tan maltratados por la cruz, sobre todo el izquierdo que está como plano, como sin tobillo.

Luego vuelve al cuerpo y lo acaricia. Está frío, rígido. Cuando una vez más ve la herida de la lanza que está abierta, dada la posición supina del cuerpo sobre la laja de piedra, por la que se puede ver mejor la cavidad toráxica....  Parece como si la lanza la atravesara también a Ella. Se retuerce en medio de su dolor. Se lleva las manos a su corazón, atravesado como el de Jesús. ¡Pobre Madre! ¡Cuántos besos no da en esa herida!

Contempla la cabeza. La endereza. Trata de cerrar los párpados que a medias lo están. La boca sigue abierta, contraída un poco. Compone los cabellos. Son un mechón pegajoso de sangre. Llora, y llora porque se recuerda de cuando Jesús era niño... María está de pie, junto a la piedra del embalsamamiento. Acaricia y contempla. Gime y llora. Oigo lo que dice.

"¡Pobre Hijo, cuántas heridas!... ¡Cuánto sufriste! ¡Has muerto! ¡Te han matado! ¡Oh alma de mi Señor! ¿Dónde estás?".

Ahora María, la llena de dolores, vuelve a inclinarse sobre su Hijo. Sentándose al lado de la piedra se lo pone sobre sus piernas. Se lleva un brazo de El sobre su espalda. Reclina la cabeza de Jesús sobre su hombro, y sobre la de El dobla la suya, teniéndolo estrechado contra su pecho, mimándolo, besándolo, llena de dolor, digna de compasión.


La Dolorosa parece como si delirase. Un prolongado silencio. Nicodemo y José hacen señal a Juan y a Magdalena. "Ven, Madre" dice Magdalena que trata de retirar a María de su Hijo y de separar los dedos de Jesús entrelazados entre los de María que, llorando, los besa. María se endereza. Es majestuosa. Extiende una vez más los pobres dedos desangrados, pone la mano inerte al lado del cuerpo. Después las baja hacia tierra, y derecha, con la cabeza ligeramente hacia atrás, ora y ofrece.

 "Los que estaban preparando las vendas han terminado. Se acercan a la mesa, desnudan completamente a Jesús. Pasan rápidamente por el cuerpo una esponja, por lo que me parece, o trapos de lino, para preparar los miembros que gotean de mil lugares. Después los untan con ungüentos. Lo cubren completamente en una capa gruesa de ungüento. María gime. Luego levantan el lado pendiente de la Sábana y la doblan sobre Jesús. No se ve más. María llora más fuerte"., Cfr. Visiones de María Valtorta, El Hombre-Dios, Vol. V, III Parte, Tomo XVIII, Págs., 592 - 601, Cap. 30 ( Extractos ).


144 ¿La Santa Madre ante el Santo Sepulcro?


 San Juan 19: 38 - 43.

"José de Arimatea apaga una de las antorchas, da una última ojeada, y se dirige a la apertura del sepulcro, llevando encendida una antorcha.

María se inclina una vez más para besar a su Hijo, y quiere hacerlo de modo que contenga su pena por respeto a la forma del cadáver, que ya embalsamado, no le pertenece más, pero cuando está cerca del rostro cubierto, no se domina y es crisis de una crisis de desconsuelo... A duras penas la quitan, y con mayores la retiran del lecho fúnebre.

Después de la tragedia del Gólgota volvió a aparecer la luz que ahora cede su paso a la noche que va bajando. Se corre la pesada piedra del sepulcro a su lugar.

María, a quien hasta ahora sostiene Juan, se ha calmado suficientemente, se suelta del apóstol y con un grito, que me imagino haya hecho retumbar aun las fibras de los árboles, se arroja contra la puerta, se ase de donde puede de ella para empujarla. Se lastima dedos y uñas sin lograr algo. Hasta con la cabeza hace palanca. Amorosa y feroz porque es madre.

Tratan de separarle las manos de la Roca. "¡Oh, dejadme!". Vuelve a ella la anterior angustia que parecía haberse calmado después de su oración al Padre junto a la mesa de la unción.  "No quiero ver a nadie"... "¡Oh, Dios, Dios!... Llora y se arrodilla. "Paz, Dios mío. ¡No me quedas más que tú!".

"Ven, hija. Dios te tranquilizará. Ven. Mañana es el sábado pascual. No podríamos venir a traerte alimentos".

"¡No es necesario! No quiero comida. ¡Quiero a mi Hijo!".

"Mira, María, se acercan los guardias del Templo. Vámonos para que no te ofendan".

"¿Los guardias? ¿Que me ofendan? No. Son unos cobardes".

Se levantan. Salen del huerto semioscuro. Los guardias los ven salir sin decirles cosa alguna.


"¿Y los vestidos? ¡No tengo nada de Él! Daría mi sangre por poseerlos...". María llora nuevamente desconsolada. De este modo llegan donde está el Cenáculo."., Cf. "El Hombre-Dios",  Vol. V, Tercera Parte, Tom. XVIII, Cap. 31, Págs., 601 - 610 ( Extractos ). 


145 ¿María Santísima Atribulada por su Hijo Jesucristo?


"La Virgen se separó del Templo llorando: la desolación y la Soledad en que estaba, en un día tan Santo, atestiguaban los crímenes de su pueblo; María se acordó que Jesús había llorado sobre el Templo, y que había dicho: "¡Destruid este templo, y Yo lo reedificaré en tres días!".

 María pensó que los enemigos de Jesús habían destruido el Templo de su Cuerpo, y deseó con ardor ver relucir el tercer día en que la palabra eterna debía cumplirse.

 María y sus compañeras habían llegado antes de amanecer al Cenáculo, y se retiraron a la parte del edificio situado a la derecha. Juan y los discípulos entraron en el Cenáculo, donde los hombres, cuyo número se elevaba a veinte, rezaban alternativamente debajo de la lámpara.

 Los recién venidos de cuando en cuando se instruían tímidamente y conversaban llorando: todos mostraban a Juan un respeto mezclado de confusión, porque había asistido a la muerte del Señor.

 Vi a las santas mujeres juntas hasta la noche en la sala oscura, alumbrada por la luz de una lámpara, pues las puertas estaban cerradas y las ventanas tapiadas.

 Unas veces rezaban alrededor de la Virgen debajo de la lámpara; otras se retiraban aparte, se cubrían la cabeza con un Velo de luto, y se sentaban sobre ceniza en señal de dolor, o rezaban con la cara vuelta a la pared. Las más débiles tomaron algún alimento;  las otras ayunaron.

Mis ojos se volvieron muchas veces hacia ellas, y siempre las vi rezando o mostrando su dolor del modo que he dicho.

Cuando mi pensamiento se unía al de la Virgen, que estaba siempre ocupada en su Hijo, yo veía el sepulcro y los guardias sentados a la entrada: Casio estaba arrimado a la puerta, sumergido en meditación.


Las puertas del Sepulcro estaban cerradas, y la piedra por delante. Sin embargo, vi al cuerpo del Señor rodeado de esplendor y de luz, y dos ángeles en adoración"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros I y IX, Págs., 186-187, Capítulos LIX, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


146 ¿San Pedro ante Nuestra Señora?


"( La noche del viernes santo ha pasado ). El Alba avanza despacio. María, siempre en su habitación, con las manos sueltas sobre sus rodillas. Las mujeres van y vienen. María, cada vez, siente escalofríos.  Nada más. Ni una palabra. Pasan las horas. María se levanta y apoyándose sobre los muebles se dirige a la salida.

María realmente está agotadísima. Vacila al bajar los pocos escalones. Silencio de nuevo. Hasta que otra vez se oye que llaman a la puerta. Como la ciudad está en calma, las mujeres tienen menos miedo. Pero cuando de la entrada que se abre un tantín ven que se asoma la cara rasurada de Longinos, todas huyen como si hubieran visto a un muerto en su mortaja o al demonio en persona. Acude Magdalena que estaba con la Virgen. Longinos ha cerrado tras sí la pesada puerta.

"¿Puedo entrar sin contaminar a alguien? Aquí está la lanza.

"Ven. Ella está allí".

"Pero yo soy pagano".

María Magdalena va donde la Virgen.

"Madre, Longinos está allí afuera... Te ha traído la lanza".

"Hazlo pasar".

Entra Longinos y en el umbral saluda a su manera romana. Mira y le entrega la lanza envuelta en un trapo rojo. Es solo el hierro, sin el asta.  María la toma. Palidece mucho más. Tiembla. Finalmente dice: "Que Él te conduzca a Sí por tu buen Corazón".

María besa la lanza donde todavía se ve Sangre de su Hijo... Quiere quitarla, pero al fin no lo hace.

María se queda sola...


Se arrodilla ante el Sudario. Besa la frente, los ojos, la boca de su Hijo y dice: "¡Así, así! Para tener fuerzas... Debo creer. Debo creer. Por todos". La noche ha caído encima. Sin estrellas. Oscura. Bochornosa. María se queda sola con su dolor. El día del sábado ha terminado".-, Cf. "El Hombre-Dios", Tomo XVIII, Vol. V, III Parte, Cap. 34, Págs., 627 - 635.

Simón Pedro encontró el manto. "Mira, Madre". María no ha hecho más que acariciar y besar el pesado manto rojo de su Hijo.

María llora angustiosamente en tal forma que las mujeres se asoman a la puerta a ver y luego se retiran.

Al llegar más de la puerta se escondió de nuevo, diciendo: "No quiero que la gente me vea. Sobre mi frente llevo escrita la palabra: Renegador de Dios".

( María ) "¿Dónde está ( Pedro )?"

"Detrás de esa puerta".

"Dile que entre".

"Madre..."

"Juan..."

"No lo reprendas. Está arrepentido".

"¿Me conoces tan poco todavía? Haz que pase".

Juan Sale. Regresa solo. Dice: "No se atreve. Llamalo tú".

María con dulce voz: "Simón de Jonás, Ven". Una áspera explosión de llanto. Pero no entra. María se levanta. Deja el manto sobre la mesa y va a la puerta.

Pedro está allí fuera, agazapado, como un perro sin dueño. Llora tan fuerte y tan seguido, que no percibe el ruido de la puerta al abrirse, ni los pasos fatigados de la Virgen. Cae en la cuenta de que está cerca cuando Ella se inclina hasta tomarle una mano que tenía apretada a los ojos, y lo obliga a levantarse. Entra en la habitación trayéndolo consigo, como si fuera un niño.

Pedro se le acerca a los pies, de rodillas, y llora sin freno. María acaricia sus cabellos grises, sucios de un sudor doloroso. Hasta que no se calme no deja de acariciarlo.

Finalmente Pedro levanta su cabeza de las rodillas de María y la mira con sus ojos hinchados en llanto, con una cara de un viejo niño desconsolado y sorprendido del mal que ha hecho y del inmenso bien que encuentra. María lo obliga a ver a su Señor. Pedro con lágrimas prorrumpe: "¡Perdón, perdón!".


María luego levanta a Pedro. Lo vuelve a consolar. Le dice como diría a un niño: "Ahora estoy más contenta. Sé que estás aquí. Ahora vete allá con las mujeres y con Juan. Tenéis necesidad de descanso y alimento. Vete. Y sé bueno..."., Cfr. Ob. Cit. "El Hombre-Dios", Vol. V, III Parte, Cap., 35., Págs. 635 - 642.


147 ¿La Santa Madre en las Horas de Luto por su Hijo?


"Cuando se acabó el sábado, Juan vino con las santas mujeres, lloró con ellas, y las consoló. Se fué poco después; entonces Pedro y Santiago el Menor vinieron a verlas con la misma intención, pero estuvieron poco con ellas.

 Las Santas mujeres: mostraron otra vez su dolor envolviéndose  en sus mantos y sentándose en la ceniza.

Mientras la Virgen Santísima oraba interiormente, llena de un ardiente deseo de ver a Jesús, un ángel vino a decirle que fuera a la pequeña puerta de Nicodemo, porque el Señor estaba cerca.

 El Corazón de María se inundó de gozo: se envolvió en su manto, y dejó a las santas mujeres sin decir a nadie nada. La ví ir de prisa a la puerta pequeña de la ciudad por donde había entrado con sus compañeras al volver de sepulcro.

 Podían ser las nueve de la noche: la Virgen se acercaba a pasos precipitados hacia la puerta, cuando la vi pararse en un sitio solitario. Miró a lo alto de la muralla de la ciudad, y el alma del Salvador resplandeciente bajó hasta María, acompañada de una multitud de almas de Patriarcas.

Jesús, volviéndose hacia ellos, y mostrando a la Virgen, dijo: "¡María, mi Madre!". Pareció que la abrazaba, y desapareció. La Virgen se arrodilló y besó la tierra en el sitio donde había aparecido.

Sus rodillas y sus pies quedaron impresos sobre la piedra, y se volvió llena de un consuelo inefable a las santas mujeres, que encontró ocupadas en preparar ungüentos y aromas.


 No les dijo lo que había visto, pero sus fuerzas se habían renovado; consoló a las otras, y las fortaleció en la fe. Cuando María volvió, vi a las santas mujeres cerca de una mesa larga, cubierta con un paño que llegaba al suelo"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros I y IX, Capítulo LXI, Págs., 191-192, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


148 ¿Nuestra Señora la noche de la Resurrección del Señor Jesús?


"Pronto vi el Sepulcro del Señor; todo estaba tranquilo alrededor; había seis o siete guardias de pie, o sentados. Casio está siempre en contemplación.

El santo Cuerpo, envuelto en la mortaja y rodeado de Luz, reposaba entre los ángeles que yo había visto constantemente en adoración a la cabeza y a los pies del Salvador, desde que se le puso en el sepulcro.

 Esos ángeles parecían sacerdotes; su postura y sus brazos cruzados sobre el pecho me recordaban los querubines del Arca de la Alianza, mas no les vi alas ( Ver la misma opinión de los Pastores de Fátima, etc. Los resplandores de Luz se confunden por alas).

Quizás la luz y la presencia de los ángeles eran visibles para Casio, pues estaba en contemplación delante de la puerta del Sepulcro como quien adora al Santísimo Sacramento.

 Vi el alma del Señor, acompañada de las almas de los Patriarcas, entrar en el sepulcro por medio del peñasco, y mostrarles todas las heridas de su sagrado Cuerpo.


( Dios adornó a nuestros primeros padres con cuatro dones preternaturales muy excelentes. Dos se refieren al alma: la ciencia y la integridad; y dos al cuerpo: la inmunidad y la inmortalidad: Los Cuerpos  Glorificados pueden traspasar aún la misma Materia y vivir en la Eternidad sin enfermedades, etc. Estos dones eran permanentes y transmisibles. De manera que si Adán y Eva no hubieran pecado, todas las personas nacerían en estado permanente de gracia y glorificando a Dios, Uno y Trino permanentemente).

"La mortaja se abrió, y el cuerpo apareció cubierto de llagas; era lo mismo que si la Divinidad que habitaba en él hubiese mostrado a esas almas de un modo misterioso toda la extensión de su martirio.

 Me pareció transparente, y se podía ver hasta el fondo de sus heridas. Las almas estaban llenas de respeto mezclado de terror y de viva compasión. Las Santas Mujeres temían temían a los enemigos de Jesús; pero la Virgen, las tranquilizó, diciéndoles que podían descansar. 

 Serían las once de la noche cuando la Virgen, llevada de amor y por un deseo irresistible, se levantó, se puso un manto pardo, y salió sola de su casa. Corrió todo el camino de la Cruz.

Fue así hasta el Calvario, y conforme se iba acercando, se paró de pronto. Vi a Jesús con su sagrado cuerpo aparecerse delante de la Virgen, precedido de un ángel, teniendo a ambos lados a los dos ángeles del sepulcro, y seguido de una multitud de almas libertadas.

 El Cuerpo de Jesús estaba resplandeciente; yo no veía en Él ningun movimiento; pero salió de Él una voz que anunció a su Madre lo que había hecho en el limbo, y le dijo que iba a resucitar y a venir a ella con su cuerpo transfigurado, que debía esperarle cerca de la piedra donde se había caído en el Calvario.

 La Virgen se fué a arrodillar al sitio que le había sido designado. Los ángeles recogían todas las partes de su sustancia sagrada que le habían sido arrancadas.

Me pareció después que el cuerpo del Señor reposaba otra vez en el sepulcro, y que los ángeles le restituían de un modo misterioso todo lo que los verdugos y los instrumentos del suplicio le habían arrancado.


Cuando el cielo comenzó a relucir al Oriente, vi a Magdalena, María, hija de Cleofás, Juana Chusa y Salomé, salir del Cenáculo. Llevaban aromas y una de ellas una luz encendida"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros I y IX, Capítulo LXIII, Págs., 193 y 194, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


149 ¿El Salvador Resucitado se apareció a su Santa Madre?


"Vi como una Gloria Resplandeciente entre dos ángeles vestidos de guerreros: era el alma de Jesús, que penetrando por la roca, vino a unirse con su cuerpo Santísimo.

Vi los miembros moverse, y el cuerpo del Señor, unido con su Alma y con su Divinidad, salir de su mortaja, radiante de Luz. Me pareció que en el mismo instante una forma monstruosa salió de la tierra, debajo de la peña. Vi en la mano del Salvador resucitado una bandera flotante.

 Pisó la cabeza del dragón, y pegó tres golpes en la cola con su palo; después el monstruo desapareció. Jesús, resplandeciente, se elevó por medio de la peña.

La Tierra tembló; un ángel parecido a un guerrero se precipitó del Cielo al sepulcro como un rayo; puso la piedra a la derecha, y se sentó sobre ella. Los soldados cayeron como muertos.

Casio, viendo la luz brillar en el Sepulcro, se acercó, tocó los lienzos solos, y se retiró con la intención de anunciar a Pilatos lo sucedido. Sin embargo, esperó un poco, porque había sentido el terremoto, y había visto al ángel echar la piedra a un lado y el sepulcro vacío, mas no había visto a Jesús.

 En el momento en que el ángel entró en el sepulcro y la tierra tembló, el Salvador resucitado se apareció a su Madre en el Calvario.


Estaba hermoso y radiante. Su vestido, parecido a un manto, flotaba tras de Sí, y parecía de un blanco azulado, como el humo visto al Sol.

"Sus heridas estaban resplandecientes; se podía meter el dedo en las aberturas de las manos: salían rayos de la palma de la mano a la punta de los dedos.

Las almas de los Patriarcas se inclinaron ante la Madre de Jesús. El Salvador mostró sus heridas a su Madre, que se prosternó para besar sus pies; mas Él la levantó, y desapareció.


Se veian relucir faroles a los lejos, cerca del Sepulcro, y el horizonte se esclarecía al Oriente encima de Jerusalén"., Cfr. "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros I y IX, Capítulo LXIV, Págs., 195 y 196, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


150 ¿La Cena Eucarística, Tomás y la Virgen María?


San Juan 20, 24 - 29.

"Vi a María Santísima, a Magdalena y a otra mujer que se disponían a entrar en la Sala (del Cenáculo). Pedro y Juan les salieron al encuentro. Las puertas del patio y las que daban a la calle estaban cerradas.

En los espacios de la sala lateral había muchos discípulos de Jesús. Al entrar María Santísima y la Magdalena, cerraron las puertas y se dispusieron para la oración.

 Los apóstoles oraron de nuevo hincados delante del Santísimo. Vi que hablaban como si quisieran ir hacia el Mar de Tiberíades y repartirse por los pueblos de esa región. De pronto se vieron sus rostros como esclarecidos y transformados por la presencia del Señor.

Vi en ese momento al Señor, resplandeciente, venir por el patio. Llevaba vestidura blanca y cinturón de igual color. Se acercó a la puerta de la antesala, que se abrió y se volvió a cerrar detrás de Él. Los discípulos se apartaron dando lugar al Señor.

Jesús avanzó rápidamente y se colocó junto a Pedro y a Juan, los cuales se retiraron, cediéndole el lugar del medio. Su modo de caminar no era como el andar acostumbrado de los hombres ni tampoco de fantasma.

 Me recordó a un sacerdote que avanza sereno y grave en medio de los fieles, que están respetuosos a ambos lados y le dejan paso.


 De pronto todo era en la sala brillante. Jesús estaba rodeado de resplandor. Los apóstoles se retiraron, pues, de otro modo, estando dentro de esa luz, no lo hubieran podido contemplar. Jesús dijo: "¡La paz sea con vosotros!".

"Después de esto se acercó a la lámpara y todos se agruparon en torno de Él. Tomás, muy avergonzado en la presencia del Señor, se había retirado algo más atrás.

Jesús tomó con su mano derecha la mano derecha de Tomás e introdujo el dedo índice de Tomás en la llaga de su mano izquierda. Luego tomó la mano izquierda con si izquierda, introduciendo el dedo pulgar del apóstol en su llaga derecha. 

Después con su mano derecha volvió a tomar la derecha de Tomás y, sin descubrir su pecho, pasó la mano de Tomás debajo de su vestidura, introduciendo el dedo índice y el medio del apóstol en la llaga de su costado derecho. Dijo unas palabras mientras hacía esto.

 Tomás cayó como desmayado. Los presentes lo sostuvieron y Jesús lo levantó con su divina mano.

A la Virgen Santísima la vi durante esta acción como fuera de sí por el éxtasis, silenciosa y recogida. Volviéndose a todos los presentes les dijo que quería dejarles a Pedro como jefe, aún cuando éste le había negado.

 Añadió que debía ser pastor del rebaño y habló del ardor de Pedro. Veo a Pedro hincado, delante del Señor, que le da un bocado redondo, como un panecillo; el bocado brillaba.

No era todavía el Espíritu Santo, que vino sobre él en Pentecostés. Jesús le impuso también sus manos y le comunicó un poder sobre los demás. Pedro dirigió la palabra a los demás en su nueva dignidad.

Recuerdo que dijo, que Jesús sostuvo durante diez y ocho horas los desprecios y las villanías de todo el mundo.


Cuando Pedro comenzó a hablar, Jesús ya había desaparecido. No he visto que Jesús haya hablado con su Madre ni con Magdalena en esta ocasión"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros I y IX, Capítulo V, Págs., 221 - 225, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


151 ¿Grandeza y dignidad sin igual de Nuestra Señora?


"Vi a todos los apóstoles, con veinte discípulos, orando bajo la lámpara en la sala del Cenáculo. Estaban presentes la Virgen María, las santas mujeres, Lázaro, Nicodemo, José de Arimatea y Obed.

Terminada la oración, el apóstol Juan habló a los apóstoles, y Pedro a los discípulos. Hablaron ambos de una manera misteriosa acerca de sus relaciones con la Madre de Dios y lo que Ella debe ser para ellos.

Mientras duraba esta enseñanza de ambos apóstoles, que hicieron por orden de Jesús, he visto a la bienaventurada Virgen con un manto luminoso y amplio.  A la Virgen no la he visto en persona durante este tiempo, aunque había estado rezando fuera de la sala. 

 Recibí la íntima persuación de que María era la cabeza verdadera de esa comunidad, su templo y su todo. Creo que fué una aclaración de lo que María debía ser en lo futuro en la Iglesia, según la Voluntad de Dios. 

 Hacia las nueve vi una comida en el vestíbulo. Todos los presentes tenían vestidos de fiesta y la Virgen los de su boda. Durante la oración, en cambio, estaba con un manto blanco y el velo.

 Esta vez vi a María entre Pedro y Juan, sentada a la mesa. Rezaron de rodillas delante del Santísimo descubierto.

Cuando hubo pasado la medianoche vi que María recibía la comunión de manos de Pedro, hincada delante del Santísimo. María se retiró luego a una pequeña casita, a la derecha de la entrada al patio del Cenáculo, donde tenía su habitación.

"Dentro ya, oí que cantaba el Manificat, el Canto del Benedicite de los tres jóvenes en el horno de Babilonia y el Salmo 130; rezó todo esto de pie. El día empezó a clarear cuando Jesús entró a puertas cerradas.

 Habló largo tiempo con María; díjole que asistiese a los apóstoles y lo que Ella debía ser para ellos. Dióle potestad sobre toda la Iglesia; le dió su misma fuerza y potestad, su protección: era como si Él mismo le diese su luz y la penetrase toda con su Persona.

Los discípulos hicieron una especie de corredor con telas y alfombras desde el patio al Cenáculo, para que pudiera la Virgen ir desde su habitación al lugar del Santísimo y al Coro donde cantaban y rezaban los apóstoles.

 Juan habita cerca de la celda de la Virgen. Cuando Jesús se le apareció en su celda, he visto que rodeaba su cabeza una corona de estrellas; lo mismo he visto cuando recibía la comunión.

 Tuve el conocimiento de que todas las veces que comulgaba María, permanecían las especies sacramentales de una comunión a la otra, de modo que siempre adoraba a Jesucristo presente sacramentalmente en su corazón.

 Durante la persecución, después de haber sido apedreado San Esteban, hubo un tiempo en que los apóstoles no pudieron consagrar. Pero la Iglesia no quedó sin el Santo Sacramento, pues estaba vivo en el Tabernáculo de la beatísima Virgen María.


 Entendí también que esta gracia singular era propia sólo de María Virgen Santísima. ( Por eso es una verdadera Lástima ver a muchos HUERFANOS en todo el Orbe de la Santa Madre de Dios)"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick,  Tomo IV, Libros I y IX, Capítulo XIII, Págs., 237 - 239, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.

152 ¿La Madre de Dios en los postreros días antes de la Ascensión?


"En el penúltimo día antes de su Ascensión, he visto, a Jesús con cinco de sus discípulos venir desde el Este hacia Betania, adonde también se dirigía, María con otras santas mujeres desde Jerusalén.

 En la casa de Lázaro querían verle aún una vez y despedirse de Él. Cuando Jesús llegó, dejaron entrar a todos estos discípulos y cerraron las puertas. Jesús tomó, de pie, con los apóstoles, algún alimento, y como viera que lloraban amargamente porque los iba a dejar, les dijo, indicando a María: "¿Por qué lloráis, queridos hermanos?...Mirad...cómo Ella no llora?".

María estaba con las santas mujeres cerca de la entrada de la Sala. Jesús salió de la sala; luego hizo señal de que iba a alejarse. Entonces se acercó humildemente María su Madre para hacerle una petición.

Vi que Jesús le tendió la mano y le dijo que no podía concederle lo que ahora pedía.

María dió gracias con humildad y se retiró tranquila. Jesús y los suyos marcharon en cuatro grupos. Nicodemo y José de Arimatea habían preparado una comida, que tuvo lugar en el vestíbulo del Cenáculo.

Cuando Jesús se acercó con sus apóstoles a la Mesa, María Santísima, Nicodemo y José de Arimatea lo recibieron a la entrada.


Jesús bendijo el pescado, los panes y las hierbas. A su Madre, que estaba al frente de las santas mujeres, le tendió la mano"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo Cuarto, Libros I y IX, Capítulo XV, Págs., 242 - 243. Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.

153 ¿La Madre de Dios durante la Ascensión de Jesús al Cielo?


Los Hechos 1, 11.

"La noche anterior a su gloriosa Ascensión he visto a Jesús con su Santísima Madre y los once en la sala interior del Cenáculo. En la Sala estaba la mesa de la última Cena con los panes de Pascua y el cáliz, debajo de la lámpara encendida.

 Los apóstoles estaban con sus vestiduras de fiesta. María Santísima estaba frente a Jesús, el cual consagró pan y vino como lo hizo el Jueves Santo.  El santo sacramento lo he visto entrar en las bocas de los apóstoles como un cuerpo resplandeciente.

Jesús volvió a dar la potestad a Pedro sobre los demás. Jesús presentó a María Santísima como Madre de ellos, intercesora y medianera. Luego dio la bendición a Pedro y a los demás, que la recibieron con profunda reverencia.

Cuando clareaba Jesús salió del Cenáculo con los once; María los siguió muy de cerca, y el grupo restante a corta distancia. Atravesaron las calles de Jerusalén: todo era silencio y quietud. 

 Jesús retomó el camino del calvario, pero no llegó hasta él, sino que, rodeando la ciudad, se dirigió al Huerto de los Olivos.  Del huerto subió al Monte de los Olivos.


 Jesús aparecía cada vez más resplandeciente; sus pasos eran más apresurados. Desde el cielo descendió un cerco de luz, que formó como un arco-iris de varios colores. Los espectadores lo contemplaban como deslumbrados. Jesús brillaba más vivamente que la gloria que lo envolvía.
"Jesús púsose la mano izquierda sobre el pecho y con la mano derecha bendijo, volviéndose a todos lados, al mundo entero. La muchedumbre permaneció en silencio: los he visto a todos bendecidos.

No, con la palma de la mano, sino como lo hacen los Obispos. Desde ese momento la luz que descendía del cielo se unió con el resplandor de Jesús, y he visto el brillo de su cabeza como fundirse en una luz con la del cielo y desaparecer en lo alto de los cielos. Parecía como si un sol entrara en otro sol.

 El día parecía nublado al lado de esa luz sobrenatural. Cuando ya no pude ver más su cabeza resplandeciente, seguí viendo sus pies, hasta que desapareció completamente dentro de la gran luz y resplandor.

 Innumerables almas he visto venir y entrar dentro de ese resplandor del Señor y desaparecer luego con Él. No puedo decir que lo haya visto desaparecer empequeñeciéndose a nuestros ojos a la distancia, sino que desapareció de entre la luz que lo circundaba desde arriba.

 Desde esa nube luminosa descendió un rocío de luz sobre todos los presentes. Los apóstoles y discípulos, que estaban más cerca de Él, no pudiendo ya soportar tanta luz, quedaron como cegados, y miraban hacia abajo, y muchos se echaron de cara a tierra.

 María Santísima estaba detrás, junto a ellos, y miraba tranquila hacia arriba.  Yo he visto dentro de esta nube dos figuras resplandecientes, con blancas y largas vestiduras y báculos en la mano, al modo de los profetas.

 Hablaron a los presentes. Después de estas palabras desaparecieron los ángeles.


Los apóstoles y discípulos se encontraron solos, y consoláronse empero, ante la presencia tranquila y suave de la Virgen María"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros I y IX, Capítulo XVI, Págs., 245 - 249, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


154 ¿Nuestra Señora en el Gran día de Pentecostés?


Los Hechos 2, 1 - 21.

"Toda la  Sala del Cenáculo estaba, la víspera de la fiesta, adornada con plantas en cuyas ramas se colocaron vasos con flores. Frente a Pedro, cerca de la entrada del vestíbulo, estaba María cubierta con el velo, y detrás de ella, las otras santas mujeres.

 Los apóstoles hallábanse en dos hileras, a ambos lados de la sala, con el rostro vuelto hacia pedro. Detrás de los apóstoles, en las salas laterales, estaban los discípulos de pie, para formar el coro en el canto y en la oración.

 Cuando Pedro bendijo los panes y los distribuyó, primero a María Santísima, luego a los apóstoles y discípulos, cada uno le besaba la mano. La Virgen Santísima también lo hizo.

 Estaban presentes en la sala del Cenáculo ciento veinte personas, sin contar a las santas mujeres. A medianoche se sintió una conmoción extraordinaria en toda la naturaleza. 

 Hacia la mañana he visto como una nube resplandeciente sobre la sala del Cenáculo. Impulsada por un viento impetuoso, descendió sobre el Cenáculo y con el zumbido del viento se tornó más brillante.

 De pronto partieron rayos que se deshacían hacia abajo en gotas como de fuego. Apareció una figura luminosa y movible que tenía unas alas a modo de rayos de luz.

En ese momento estuvieron la casa y los contornos llenos de luz y de resplandor. Los presentes estaban arrebatados; levantaron sus cabezas a lo alto.

En la boca de cada uno de ellos entraron torrentes de luz como lenguas de fuego. He visto que estas llamas descendían sobre cada uno de los presentes en diversas formas, colores y cantidad.

"Después de esta lluvia maravillosa estaban todos reanimados, ardorosos, como fuera de sí por el gozo, llenos de santo arrebato.

Todos rodearon a María Santísima, a la cual vi durante este tiempo tranquila, en santo recogimiento. En todos había una nueva vida, llena descontento, de confianza y santa audacia.

Se reunieron en oración y dieron gracias a Dios muy conmovidos. Mientras tanto la luz había desaparecido.


La Virgen María llevaba en estas ocasiones, y siempre que aparecía delante de los apóstoles en su dignidad de Madre de la Iglesia, un gran manto blanco, un velo amarillo y dos cintas de color azul celeste que desde la cabeza caían a ambos lados hasta el suelo: estaba adornado de bordados y sobre la cabeza sujeto con las cintas por una corona de seda"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libro II y X, Capítulo XVII, Págs., 250 - 252, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.





155 ¿María Santísima Impulsadora del Credo Católico?


Los Hechos 1, 12 - 14. 

"Despidióse Cristo nuestro bien de su beatísima Madre y se volvió a la diestra de su eterno Padre. Y luego inspiró en el corazón de su vicario San Pedro y los demás que ordenasen todos el Símbolo de la fe Universal de la Iglesia. Y con esta moción fueron a conferir con la divina Maestra las conveniencias y necesidad que había en esta resolución.

Determinóse entonces que ayunasen diez dias continuos y perseverasen en oración, como lo pedía tan arduo negocio, para que en él fuesen ilustrados del Espíritu Santo. Cumplidos estos diez días, y cuarenta que la Reina trataba con el Señor esta materia, se juntaron los doce apóstoles en presencia de la gran Madre y Maestra de todos, y San Pedro les hizo una plática. 

Aprobaron todos los apóstoles esta proposición de San Pedro, y luego el mismo Santo celebró una misa y comulgó a María Santísima y a los otros apóstoles, y acababa se postraron en tierra, orando e invocando al divino Espíritu, y lo mismo hizo María Santísima.

Y habiendo orado algún espacio de tiempo, se oyó un tronido como cuando el Espíritu Santo vino la primera vez sobre todos los fieles que estaban congregados y al punto fue lleno de luz y resplandor admirable el cenáculo donde estaban y todos fueron ilustrados y llenos del Espíritu Santo.

Y luego María Santísima les pidió que cada uno pronunciase y declarase un misterio, o lo que el Espíritu divino le administraba. Comenzó San Pedro y prosiguieron todos en esta forma:

"San Pedro: Creo en Dios Padre, Todopoderoso, Criador del Cielo y de la Tierra. San Andrés: Y en Jesucristo su único Hijo Nuestro Señor.  Santiago el Mayor: Que fue concebido por Obra del Espíritu Santo, nació de María Virgen. San Juan: Padeció debajo del poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado.

Santo Tomás: Bajó a los infiernos, resucitó al tercero día de entre los muertos. Santiago el Menor: Subió a los Cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso. San Felipe: Y de allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. San Bartolomé: Creo en el Espíritu Santo.

San Mateo: La Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos. San Simón: El perdón de los pecados. San Tadeo: La resurrección de la Carne. San Matías: La vida perdurable. Amén. 


Y para mayor confirmación y ejemplo de sus fieles, se puso de rodillas la prudentísima Maestra a los pies de San Pedro y PROFESO la santa fe católica como se contiene en el Símbolo que acabaron de pronunciar"., Cfr. "Mística Ciudad de Dios", Venerable Sor María de Jesús de Agreda, Tercera Parte, Libro VII, Capítulo XII, Nº.s.:215, 216, 217 y 218; Págs., 1224 a 1226. Con Aprobación Eclesiástica.


156 ¿Nuestra Señora participa de la primera Misa oficiada por el Papa San Pedro?


"Al Octavo día después de la fiesta de Pentecostés he visto a los Apóstoles toda la noche en actividad y en oración en la Sala del Cenáculo. Al amanecer, los vi ir al templo con muchos discípulos.

Allá se dirigió también la Virgen María con las santas mujeres. Veo a Pedro, enseñando delante de muchos oyentes. Ocupó el sillón donde Jesús enseñó. Hacia las ocho de la mañana abandonaron el templo, se ordenaron en una procesión, y marcharon los apóstoles primero.

La Virgen María había abandonado el templo con las santas mujeres y está ahora hincada delante del Santísimo, en el Cenáculo, en oración.

Cuando la procesión llegó al Cenáculo, Pedro y Juan entraron y acompañaron a la Virgen María hasta la puerta del vestíbulo.

María tenía su vestido de solemnidad. Pedro habló a los convertidos y los entregó a María como a su Madre: los hacía venir de a grupos de a veinte ante la Virgen, la cual les daba afectuosamente la bendición, recibiéndolos así por hijos. Después de esto comenzó una solemne función en el Cenáculo.

Pedro estaba revestido con sus ornamentos de Obispo y celebraba la Misa; Juan y Santiago el Menor le ayudaban.

 He visto que Pedro procedía como yo había observado en la Cena a Jesús en la institución del Santísimo Sacramento. 

 Cuando Pedro hubo comulgado, dio la comunión a los dos ministros, bajo la especie del pan y con el cáliz. Después Juan dió la comunión, primero a la Virgen María, luego a los apóstoles y a los seis discípulos, quienes recibieron a continuación la ordenación sacerdotal.

"Después distribuyeron la comunión a muchos otros. Los comulgantes se hincaban teniendo delante una tela blanca delgada que sostenían dos por los extremos de la misma. No todos bebieron del cáliz.

 Los seis discípulos que iban a ser ordenados estaban delante, entre los apóstoles. María trajo los ornamentos para ellos y los puso sobre el altar. Estos ordenados fueron: Zaqueo, Natanael, José Barsabás, Bernabé, Juan Marcos y Eliud un hijo del anciano Simeón.

Se hincaron delante de Pedro, el cual habló y leyó en un rollo pequeño. Juan y Santiago tenían luces en las manos y ponían sus manos sobre los hombros mientras Pedro las ponía sobre la cabeza. Pedro les cortó una parte de sus cabellos.

Los ungió con Óleo de un recipiente que Juan sostenía, en los dedos y en la cabeza; luego recibieron las vestiduras y la estola, en parte al través bajo los brazos y en parte cruzada sobre el pecho.

Pedro bendijo a toda la Comunidad al fin de la ceremonia con el gran Cáliz de la última Cena, sobre el cual estaba depositado el Santísimo Sacramento ( Santo Cáliz hoy en la Catedral de Valencia, España ).

 María y las santas mujeres salieron para ir a la iglesia de Bethesda. María oró delante del altar del Santísimo y Pedro predicó desde el púlpito dando normas para la nueva comunidad: que nadie tenía que poseer más que otro, que todo se repartiría y que debía socorrerse a los pobres que fueran viniendo.

 Después se`pasó a los bautismos. Pedro, que se había puesto una especie de delantal sobre su vestidura, dirigía el agua sobre la cabeza tres veces, pronunciando las palabras.


 A menudo veía yo descender sobre los bautizados una nube luminosa o un rayo de luz. Por la tarde hubo una comida en el vestíbulo del Cenáculo a la cual asistieron la Virgen María, José de Arimatea, Nicodemo y Lázaro"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo Hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XIX, Tomo IV, Libros II y X, Págs., 258 a 260, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.

157 ¿Las batallas libradas por Satanás contra la Virgen María 01?


La Santísima Virgen María estaba exenta de la corrupción original, gracias a la Inmaculada Concepción. Por tanto, le fue siempre difícil a Satanás tentarla, molestarla o atacarla.

San Juan nos hace comprender muy bien el odio del Infierno contra María de Nazaret ó la Santa Madre de Nuestro Señor Jesucristo, la victoria de la Madre de Dios sobre el mal y el secreto de esta victoria de la Madre en la Santa Iglesia Católica por varios Siglos ya.

 Vamos a referir con rapidez las guerras libradas por la Corte Infernal contra la Madre de Dios. Santa como su divino Hijo, María debía asemejársele en todas las cosas.

 La tentación no podía salir del interior de María de Nazareth, tan pura, tan perfecta y llena de Virtudes y Dones. Debía, pues, venir de fuera: de los ángeles caídos ó de los demonios, de las personas poseídas por los demonios y por las que ya estaban condenadas por una eternidad en las Cavernas Infernales por su mala vida y libertad.

Todas estas criaturas estuvieron impotentes, lo están y estarán impotentes ante Jesús y su Santa Madre. Amén.

"El pensamiento de perseguir a las mujeres santas y hacerlas pecar, era en Satanás una obsesión.


 Bien pronto las buscaba después de nacidas, observando con cuidado si ellas daban señales de gran virtud. Si les arrancaba en su infancia la menor falta, dábase por asegurado y decía: -Esta no me quebrantará la cabeza. No se descuidó en obrar de esta suerte con la niña María.

"En casa de Santa Ana su madre, primero, y después de su entrada en el Templo la había solicitado al mal. Habiendo sido inútiles todos sus esfuerzos, Satanás quedóse desasosegado.

 Reunió a los demonios en el infierno, y les confió sus temores sobre la Niña María, en la que brillaba una perfección tan extraordinaria para su edas. Fuéronse entonces en gran número al Templo, aunando, bajo la dirección de Lucifer, sus esfuerzos para vencer a María.

Escogieron el momento de sus penas interiores, causadas por la privación de las luces y de los sentimientos de amor divino que había gozado desde su Inmaculada Concepción.

Hemos dicho que esta privación había durado diez años. Fué para María un gran martirio. Como estaba abrumada bajo el peso de esta tristeza, los espíritus infernales presentaron a su imaginación toda suerte de malos pensamientos, contrarios a las virtudes teologales y morales ( P. I, 1. II, c. XVIII, nº. 698).

 María, extrañada de estos pensamientos tan extraños, refugióse en oración. Humillóse ante Dios llamándole en su Auxilio.

Los demonios sintiéronse vencidos. Bien podían excitar contra la Virgen Santísima, a sus compañeras, y ocasionarla una larga, humillante y cruel persecución.

 No sirvieron sino para hacer brillar más su paciencia, su dulzura, su obediencia y su heroica caridad. Cansados de luchar, debieron retirarse y dejar en paz a esta niña.


 Entonces Dios la recompensó devolviéndole las antiguas consolaciones espirituales"., Cfr. "María Manifestada a sus Hijos", Según las Revelaciones de la Venerable Sor María de Agreda en la -Mística Ciudad de Dios-, por el Pbro. Ludovico de Besse, Tercera Parte, Págs., 296 y 297, Extractos, Con Nihil Obstat, Imprímase y Licentia, Francia ( 1917).


158 ¿Las batallas libradas por Satanás contra la Virgen María 02?


"Después todas las legiones se reunirían para espantar a la Virgen Santísima, empleando todos los medios que podían inspirar a los hombres espanto, porque si conseguían turbarla les sería más fácil hacerla caer en sus tentaciones.

Algunas veces Dios les deja libertad para herir a los hombres. No la tuvieron con la Santísima Virgen. Jamás se les permitió tocarla. Pero tuvieron todos los otros permisos, y ellos los usaron. La casa de Nazaret fué sacudida por ellos violentamente como si fuera a desplomarse por un terremoto.

 Llenáronla de fuego y azufre para sofocar a María. Al mismo tiempo sus espantosos rugidos hubieran herido de muerte a todos los habitantes de Nazaret, si llegaran a oirlos. No lo permitió Dios. Sólo la Virgen Santísima los oyó.

 También María sola se vió rodeada por una porción de hediondas bestias que la amenazaban. En medio de todos estos horrores la Virgen Santísima estuvo serena, tranquila, imperturbable.

Es cuando empezaron los ataques particulares de cada legión ( Con la Soberbia, Avaricia, Lujuria, Ira, Gula, Envidia y Pereza ).  Hagamos aquí algunas observaciones importantes.

 Primero los espíritus infernales ignoraban por completo el hecho de la Encarnación y de la Maternidad divina. Tampoco conocían el privilegio de la Inmaculada Concepción de María, y su exención del pecado original.

"Demos un ejemplo de estas tentaciones particulares. Lo demonios del orgullo, los de la primera legión, presentaron en el espíritu de María todos los pensamientos que hubieran podido conducirla a mirarse y a complacerse en sí misma.

Respondió María humillándose un poco más en su nada, con siderándose polvo y ceniza, despreciable gusanillo. De repente estos seres perversos se transformaron en ángeles de luz, y llegándose a la divina Madre decían: "¡Venciste, venciste; fuerte eres, y venimos a asistirte y premiar tu invencible valor!" ( P.II, 1.III, C. XXVII, Nº.343 ).

Lucifer en este momento se creyó tener la llama del genio. Se atrevió a decir a la Virgen: "Quería hacerla un exquisito favor, que era elegirla en nombre del Señor por Madre del Mesías".

 Oyendo esta palabra, María debió de experimentar el sentimiento de un gran desprecio por el padre de la mentira.


¿Por ventura estaba en su poder ofrecer a una mujer cualquiera la Maternidad divina? ¡Y Que ridícula necedad que prometer este honor a la que ya era Madre de Dios, que llevaba en sus entrañas al Verbo encarnado! Cuando las siete legiones de espíritus infernales fueron rechazados con pérdidas en cada uno de sus ataques particulares ( Por medio de la humildad, la largueza, la castidad, la paciencia, la templanza, la caridad y la diligencia sobre-abundante de la Madre de Dios), reuniéronse para librar contra María un asalto general"., Cfr. "María Manifestada a sus Hijos", Según las Revelaciones de la Venerable Sor María de Agreda en la Mística Ciudad de Dios, por el Pbro. Ludovico De Besse, III Parte, Págs., 298 - 301, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


159 ¿Las batallas libradas por Satanás contra la Virgen María 03?


"Entre los numerosos esfuerzos de este último combate, hubo la exposición de todos los errores, de todas las herejías que estos enemigos de Dios habían imaginado para turbar el espíritu de los hombres, alejarlos de su Creador y precipitarlos después en el vicio.

 Esta batalla no podía durar siempre. Para poner un término, Nuestro Señor ordenó a María que usara de su autoridad de Madre de Dios y del poder que le daba esta gran dignidad. Por eso la Santísima Virgen, volviéndose hacia los demonios, les dijo tres veces estas palabras de San Miguel: "¿Quién como Dios, que tiene su morada en las alturas?".

 Y dirigiéndose en seguida a Lucifer, añadió María: -Príncipe de las tinieblas, autor del pecado y de la muerte, en nombre del Altísimo te mando que enmudezcas, y con tus ministros te arrojo al profundo de las cavernas infernales, para donde estáis deputados, de donde no salgáis hasta que el Mesías prometido os quebrante y sujete, o lo permita" ( P. II, I. III, c. XXVIII, Nº.370 ).

No fue posible al demonio resistir a la autoridad de la Madre Dios. Desde entonces fue quebrantada la cabeza de Lucifer bajo la virginal planta de María, y quedaron en gran manera debilitadas sus fuerzas.


 Serían nulas contra los cristianos, si no tuviéramos la imprudencia de sustraernos a la protección de la Santísima Virgen, para ir a entregarnos locamente en las manos de nuestros enemigos"., Cfr., "María Manifestada a sus Hijos", Según las Revelaciones de la Venerable Sor María de Jesús de Agreda en la Mística Ciudad de Dios, Por: el Pbro. Ludovico de Besse, Capítulo VIII, III Parte, Págs., 301 - 302, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


160 ¿Las batallas libradas por Satanás contra la Virgen María 04?


"Los demonios no pueden tentar a los hombres a merced de su malicia, y usando de todas sus fuerzas naturales. Si tuvieran esta libertad, bien pronto habrían hecho desaparecer la especie humana de la superficie de la tierra.

Cuando los demonios se pusieron a ejecutar sus negros designios contra la Iglesia naciente, ofrecióse en seguida María a Dios para sufrir en lugar de los fieles.

 Dispuesta estaba a todo, a fin de asegurarles la paz. El Padre Celestial hizo entonces comprender a María cómo no era posible librar por completo de todas las pruebas a los apóstoles y a los discípulos.

Debían merecer sus coronas por el trabajo y el sufrimiento. No obstante, para consolar el corazón de esta Madre afligida, le permitió economizar la pena a sus hijos, entregándola aun a Ella misma a los furores de Lucifer, por manera que María pudo otra vez combatirle y vencerle.

 Quiso Dios prepararla a este combate, colmándola de nuevo de los dones de fortaleza y de sabiduría necesarios.

A continuación de esto, Dios concedió a Lucifer la libertad de atacar de nuevo a la Virgen Santísima. Esto fué para este ser perverso una indecible alegría.

 Cuando se hallaban cerca de María, Lucifer tenía mil dificultades, y jamás obtenía nada. Esta última batalla librada por el infierno contra la Madre de Dios fue verdaderamente horrible.

"Duró mucho tiempo. La Santísima Virgen había destruido el templo de Diana, lo cual llenó a los demonios de furor.

 Disimulando su despecho, tomaron  de nuevo la forma de ángeles de luz, y acercándose a María para adularla.

Estas adulaciones tan poco disimuladas, sirvieron de estímulo para excitar más la humildad de la Virgen ( P. III, 1. VIII, c. IV, nº. 452).


 Semejante espectáculo fué para Lucifer y sus demonios un inaguantable suplicio. Retiráronse por algún tiempo, y María dió gracias muy reconocidas a Dios por esta primera victoria"., Cfr. "María Manifestada a sus Hijos", Según las Revelaciones de la Venerable Sor María de Jesús de Agreda en la Mística Ciudad de Dios, por el: Pbro. Ludovico de Besse, Capítulo IX, Págs., 303 - 307, Extractos (1917). Con Aprobación Eclesiástica.


161 ¿Las batallas libradas por Satanás contra la Virgen María 05?


"Poco después, la Santísima Virgen y San Juan partieron de Éfeso y fueron a embarcarse.

En vista de esto, los demonios se regocijaron. Jamás habían tenido éxito para hacer morir a la Madre de Dios por la mano de ningún asesino. Grandes esperanzas concibieron de hacerla morir en un naufragio.


 Valiéndose del poder que el Señor les había concedido sobre la naturaleza material, levantaron una horrenda tempestad. Sin cesar los ángeles de guarda de María debieron sostener milagrosamente el navío a fin de impedir que fuera hundido en los abismos formados por las elevadas olas.

 La travesía que hubiera podido hacerse en menos de una semana, duró quince días, durando la tempestad catorce. María no perdió por un minuto su tranquilidad.


 Llevó la confianza a San Juan , a la tripulación y a los pasajeros. Experimentando los peligros de la navegación, oró de nuevo por aquellos que por oficio o por necesidad se habían de ver en estos peligros, y Dios renovó la promesa de socorrer a todos los que recurran a su intercesión.
 El día décimo-cuarto bajó Nuestro Señor del cielo y dijo a María: "¡Es a Vos a quien pertenece mandar!". Entonces María ordenó a los demonios que se alejaran del mar y mandó a los vientos y al mar se calmasen. En seguida fué obedecida. Al siguiente día pudo desembarcar en Jaffa y llegar a Jerusalén.

"Los últimos asaltos librados por el infierno contra María tuvieron lugar dos meses después del Concilio de Jerusalén, y duraron un año entero, Al volver Satanás a la presencia de María en el Cenáculo, acompañado de todos los demonios del infierno, se valió contra María, recurriendo a todas las astucias de que él disponía.

 Para poner fin, bajó del Cielo Nuestro Señor, acompañado de una multitud de ángeles y de santos. No lo vieron los demonios. Al mismo instante, la Santísima Virgen, por el ministerio de los ángeles, fué colocada en el Trono de su Hijo. La gloria de la divinidad la envolvió por completo.

 María apareció como revestida del Sol. En vista de esto, Lucifer y los demonios comprendieron por fin la ilusión en que habían vivido después de años, durante los cuales se habían lisonjeado de vencer a Cristo y a su Madre.

 Hubieran querido huir, y pidieron permiso a María. Pero antes, por orden del Señor, María les hizo la prohibición formal de perseguir a la Iglesia naciente durante los años que Ella permaneciera sobre la Tierra.

Entonces San Miguel vino de nuevo a confundir al demonio y celebrar el triunfo de María, que había quebrantado la cabeza a Satanás y le había arrojado al infierno"., Cfr. "María Manifestada a sus Hijos", Según las Revelaciones de la Venerable Sor María de Jesús de Agreda en la Mística Ciudad de Dios, por el: Pbro. Ludovico de Besse, Tercera Parte, Capítulo IX, Página 307 - 310, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


162 ¿Nuestra Señora se retira con San Juan a Efeso?


"Esteban fué apedreado cerca de un año después de la crucifixión de Jesucristo. Con todo no hubo en seguida persecución a los apóstoles; sólo las comunidades de Jerusalén fueron disueltas, los cristianos dispersados y algunos también muertos.

Pocos años después se levantó de nuevo una persecución. Por este tiempo María Santísima, que había vivido hasta entonces en la pequeña habitación junto al Cenáculo o en Betania, se hizo llevar por el apóstol Juan a Efeso, donde habían ido a vivir ya algunos cristianos.

Sucedío esto poco tiempo después que Lázaro y sus hermanas (Marta y Magdalena) fueron prendidos por los judíos y entregados a la mar en una mala embarcación. (Por milagro de Dios escaparon del naufragio. Con el Auxilio del Señor, el buque fue llevado con extraordinaria velocidad a través del mar, y se detuvo en las costas del Sur de Francia, cerca de la ciudad de Massilia, hoy Marsella).

Santiago el Mayor fue de los primeros que, después del reparto del mundo, abandonó Jerusalén y se dirigió a España. Los Judíos vigilaban a los apóstoles, pues no querían que salieran del País.

Santiago tenía amigos en Joppe y así pudo embarcarse para el extranjero. Se dirigió primero a Efeso, donde visitó a María y de allí partió a España. Poco antes de su muerte (Once años después de la muerte de Jesús, entre el 46 y el 47 del Nacimiento de Cristo, en el Monte Calvario).

 En la muerte de María en Efeso no he visto a Santiago presente: otro lo representaba en esa ocasión, un pariente de la Sagrada Familia y uno de los primeros de los 72 discípulos. María murió en el año 48, trece años y dos meses después de la Ascensión del Señor.

"La morada de la Virgen no estaba en Efeso mismo, sino dos o tres horas más lejos, en una altura donde se habían refugiado otros cristianos venidos de Palestina y algunas mujeres parientes de María. No todos estos refugiados tenían relación con María Virgen.

La gente de Efeso no se cuidaba de los refugiados que estaban como olvidados. El suelo era fértil, y los cristianos tenían huertos y frutas.  Antes que Juan trajese a María a Efeso había hecho construir una casa de material como la que tenía en Nazaret.

Se dividía en dos partes por medio del hogar. En la pared había un nicho con un recipiente como un Tabernáculo que podía abrirse, y aparecía una cruz un codo de larga, como la Cruz de Cristo con los dos brazos en forma de - Y -. Esta Cruz, muy sencilla, creo que fué hecha en parte por el apóstol Juan y por la Virgen.

 El madero principal estaba hincado en una piedra como se había puesto la Cruz de Jesús sobre una roca del Calvario. Junto a la cruz veo un paño que es el que usó la Virgen cuando, después del descendimiento, lavó la sangre de las heridas de Jesús.

 Una Cruz semejante, pero más pequeña, tenía la Virgen María en su dormitorio. He visto que María guardaba varios de los vestidos de Jesús, entre otros la túnica inconsútil.

En este lugar retirado y solitario vivió la Virgen los últimos años, ya que su casa estaba retirada de las demás a una distancia de un cuarto de hora.

Vivió sola, con una criada, que le traía lo poco que necesitaba para su sustento. No vivía allí ningún hombre. Juan venía de tanto en tanto y a veces algún apóstol o discípulo"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros II y X, Capítulo XXI, Págs., 264 - 268, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


163 ¿Hace destruir María el Templo de las Amazonas en Efeso?


"Estas Amazonas habían bajado de la Scitia al Asia donde vivían. Eran belicosas, excediendo con la arrogancia y soberbia a la fragilidad del sexo.

 Por fuerza de armas se habían apoderado de grandes provincias, especialmente hicieron su corte en Efeso y mucho tiempo se gobernaron por sí mismas, dedignándose de sujetarse a los varones y vivir en su compañía, que ellas con presuntuosa soberbia llamaban esclavitud o servidumbre. Y porque de estas materias hablan mucho las historias, aunque con grande variedad, no me detengo en tratar de ellas. 

Basta para mi intento decir que, como estas amazonas eran soberbias, ambiciosas de honra vana y aborrecían a los hombres, halló Lucifer en ellas buena disposición para engañarlas con el falso pretexto de la castidad. 

 Púsoles en la cabeza a muchas de ellas que por este medio serían muy celebradas y veneradas del mundo y se harían famosas y admirables con los hombres, y alguna podía llegar hasta alcanzar la dignidad y veneración de diosa, y se llamaba Diana.

 Para celebrar el demonio a esta falsa virgen Diana cuando vivía en Efeso, la comunicaba y llenaba de ilusiones diabólicas, y muchas veces la vestía de falsos resplandores y le manifestaba secretos que pronosticase, y le enseñó algunas ceremonias y cultos.

 Todo esto y mucho más vio María Santísima cerca de sí en Efeso. Pero habiendo visto que Lucifer tenía como por asiento y cátedra de maldad al ídolo de Diana, se postró en tierra ante su Hijo santísimo y le dijo: "Señor y Dios Altísimo, digno de toda reverencia y alabanza; estas abominaciones que por tantos siglos han perseverado razón es que tengan término y remedio!".

"Ordenó María Santísima al apóstol que la acompañase en la oración pidiendo al Señor remediase aquel daño, y San Juan se fue a su retiro, quedando la reina en el suyo.

Cristo Nuestro Salvador, mandó luego a uno de sus santos ángeles fuese al Templo de Diana y que le arruinase todo sin dejar en él piedra sobre piedra y que salvase a solas nueve mujeres señaladas de las que allí vivían y todas las demás quedasen muertas o sepultadas en la ruina del edificio, porque eran réprobas y sus almas bajarían con los demonios, a quienes adoraban y obedecían, y serían sepultadas en el infierno antes de que cometiesen más pecados.

 El ángel del Señor ejecutó el mandato de su Reina y Señora y en un brevísimo espacio derribó el famoso y rico templo de Diana que en muchos siglos se había edificado, y con asombro y espanto de los moradores de Efeso pareció luego destruido y arruinado.

Y reservó a las nueve mujeres que le señaló María Santísima, como ella se las había señalado y Cristo Nuestro Señor dispuesto, porque éstas solas se convirtieron a la fe.

 Todas las demás perecieron en la Ruina, sin quedar memoria de ellas. De este suceso tomó el evangelista San Juan motivo para predicar con más esfuerzo la verdad divina y sacar a los efesinos del engaño y error en que los tenía el demonio"., Cfr. "Mística Ciudad de Dios - Vida de María", Sor María de Jesús de Agreda, Tercera Parte, Libro VIII.- Capítulo 4, #438 y Sgtes. Pág., 1330 y Sgtes. ( Extractos ). Con Aprobación Eclesiástica.


164 ¿La Madre de Dios Viajará dos Veces por el Mediterráneo?


"En las cercanías de su vivienda había dispuesto y ordenado María Santísima las estaciones del Vía Crucis. Había señalado doce estaciones. Poco a poco este Vía Crucis fue mejorado y arreglado y Juan hizo poner mejor las piedras recordatorias con sus inscripciones. 

 La estación del Calvario no estaba en la gruta sino en una colina. La Virgen María tenía ya mucha edad, pero no llevaba otras señales de vejez que un ansia grande que la transformaba y la espiritualizaba cada vez más. Era conmovedor ver ese rostro angelical.

 Después que la Virgen María hubo vivido tres años en el retiro de Éfeso sintió gran deseo de ver los lugares santos de Jerusalén. Juan y Pedro la condujeron a esa ciudad.

María les ayudaba con sus consejos. La madre de Dios estaba tan angustiada y desfallecida, que apenas podía ya andar. Pedro y Juan la sostenían por momentos.

Cuando llegó a aquella puerta donde cayó Jesús con la Cruz, se sintió tan agobiada, que cayó en desmayo. Creyeron los acompañantes que iba a morir, y la llevaron al Cenáculo que aún existía, y allí vivió algún tiempo en la pieza junto al Cenáculo.

 María estuvo varios días tan débil y postrada que se creía iba a morir; por eso se pensó en prepararle un sepulcro. María misma se eligió una cueva en el Huerto de los Olivos y los apóstoles le prepararon un hermoso sepulcro por medio de un trabajador cristiano.


164 ¿En Éfeso y no en Jerusalén?


"Algunos pensaron que había ya muerto ( en Jerusalén). Así se esparció la noticia de su muerte también en el extranjero.

Pero la Virgen se recobró de ese estado de postración, y cobró nuevas fuerzas, de modo que pudo emprender el viaje de vuelta a Éfeso.

Murió allí después de año y medio de su llegada.

 El Sepulcro preparado en el huerto fue tenido en honor, y más tarde se edificó una Iglesia sobre él. San Juan Damasceno, así se me dijo en visión, escribió, según había oído decir, que murió  en Jerusalén y fue sepultada allí mismo.

He visto que fué voluntad de Dios dejar inciertos la muerte , el lugar de su sepultura y su Asunción a los Cielos en aquellos tiempos primitivos de creencias incipientes, para no dar motivo a que hicieran de la Madre de Dios una diosa, como había tantas en las mitologías paganas"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítulo XXII, Tomo IV, Libros II y X, Págs., 269 - 272, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


165 ¿La Santa Madre de Dios en el Final de sus días 01?


"Cuando la Virgen María sintió acercarse su fin sobre la tierra llamó en oración, según se lo había encargado Jesús, a los apóstoles junto a su lecho. Tenía 63 años de edad.

Cuando nació Jesús tenía sólo 15 años. Antes de su Ascensión, Jesús había enseñado a María, en la casa de Lázaro en Betania, cómo debía llamar a los apóstoles junto a sí y darles su última bendición que debía serles de gran provecho.

 Le encargó también diversos trabajos espirituales, cumplidos los cuales debían verse satisfechos  sus vehementes deseos de reunirse con Jesús en el cielo. En esa ocasión Jesús había mandado a Magdalena que debía vivir en la soledad allá adonde la llevarían y a Marta que debía vivir en una comunidad de mujeres, y que Él, Jesús, estaría siempre con ellas ( Allá en Francia).

 Mediante la oración de María, los ángeles recibieron el encargo de avisar a los apóstoles dispersos que se juntaran en Efeso junto a la Virgen María. He visto que los apóstoles hacían viajes imposibles sin ayuda sobrenatural.

 Los he visto muchas veces caminar entre multitud de paganos sin ser vistos por ellos. Juan había estado hacía poco en Jericó, pues iba con cierta frecuencia a Tierra Santa, aunque vivía de ordinario en Efeso y en los alrededores. Pedro, Andrés y Juan fueron los primeros en llegar a la casa de la Virgen María, la cual, próxima ya a la muerte, estaba tendida en el lecho de su celda.

"He visto que los primeros en llegar arreglaron, en la parte anterior de la casa, un lugar para celebrar la Misa y orar.

Se preparó un altar con tela roja y encima otra blanca donde colocaron un Crucifijo que parecía de madreperla. La Cruz era como la de Malta. Esta cruz era como un relicario, pues se podía abrir y tenía cinco compartimentos en forma de la misma cruz.

 En uno, el del medio, estaba el Santísimo Sacramento; en los otros estaban dispuestos el crisma, el aceite, el algodón y la Sal. Era de apenas un palmo de largo y lo llevaban los apóstoles en sus viajes colgado del cuello.

 Con este recipiente trajo Pedro la Comunión a María. He visto que la Virgen María estaba en su lecho sentada, y que cada apóstol venía y se hincaba, y que María oraba, y con las manos cruzadas sobre la cabeza, los bendecía. Lo mismo hizo con los discípulos y las santas mujeres.

 Dijo a Juan cómo debían hacer con su cuerpo y que debía repartir los vestidos a la criada y a las otras mujeres que a veces venían a ayudarla. Señaló hacia el armario; he visto que la criada fué allá, abrió y volvió a cerrar.

 Pedro llevó la Comunión a la Virgen maría en la cruz que colgaba del cuello del apóstol. Juan le llevó sobre un platillo el sagrado cáliz. Tadeo traía un pequeño incensario. Primero dió pedro a la Virgen la Extremaunción: lo hizo como (no) se hace hoy.

Después de la Comunión ya no habló María. Tenía vuelto hacia arriba su rostro, hermoso, fresco, como en su juventud. Una senda de luz se dibujó desde María hacia la Jerusalén Celestial y hasta el Trono de la Santísima Trinidad"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros II - X, Capítulos XXIII y XXIV, Págs., 272 a 276, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


166 ¿La Santa Madre de Dios en el Final de sus días 02?


"A ambos lados de esta senda luminosa había caras de innumerables ángeles. María levantó sus brazos hacia la celeste Jerusalén y el cuerpo se levantó sus brazos hacia la celeste Jerusalén y el cuerpo se levantó tan alto sobre el lecho, que yo veía perfectamente todo lo que había debajo.

 Parecía que salía de ese cuerpo una figura resplandeciente que extendía sus brazos hacia lo alto. Los dos coros de ángeles cerraron por debajo ese nimbo de luz y subieron en pos del alma de María, separada de su cuerpo, que se inclinó suavemente, con los brazos cruzados sobre el pecho, en la cama desde la cual se efectuó su dichoso tránsito.

Muchas almas de santos, entre las cuales reconocí a varios, vinieron a su encuentro.  María se elevó entre estas almas hasta el encuentro de su divino Hijo, cuyas llagas brillaban más que la Luz, envolviéndolo todo. Jesús recibió a su Madre y le entregó el cetro, señalando el universo a su alrededor.

 En el mismo momento he visto algo que mucho me consoló: salían muchas almas del Purgatorio en dirección al Cielo.

Tengo la seguridad de que cada año, en el día de su Asunción, muchas almas devotas de María reciben la liberación de sus penas y suben al Cielo. En cuanto a la hora del tránsito de María, se me indicó que era la hora nona, en la cual murió también su divino Hijo.

Pedro y Juan deben haber visto esta glorificación de María, pues noté que tenían los ojos elevados a los cielos, mientras las demás personas estaban postradas inclinadas hacia la tierra.

"El cuerpo de María estaba resplandeciente, como en tranquilo reposo, con los brazos cruzados sobre el pecho, y tendido en su camilla, mientras los presentes, de rodillas, oraban con fervor y lágrimas en los ojos.

 Más tarde las santas mujeres cubrieron el cuerpo con una sábana. Los apóstoles se cubrieron la cabeza con la capucha que traían y se ordenaron para rezar en coro.

Dos de ellos se hincaron a la cabecera y a los pies del lecho. He visto que durante el día se turnaron cuatro veces y que los apóstoles recorrieron el Vía Crucis de María.  Mientras las santas mujeres preparaban el sagrado cuerpo para la sepultura, los apóstoles oraban en coro.

Las mujeres procedían en su trabajo con la reverencia con que debían tratar tan sagrado cuerpo. El cuerpo era blanco, luminoso, tan liviano y espiritualizado que se levantaba con toda facilidad. El rostro era fresco, rosado y juvenil. Las mujeres cortaban los cabellos para conservar reliquias de la Virgen.

Pusieron plantas olorosas en torno del cuello y la cabeza, bajo los brazos y en las axilas. Antes de que pusieran sobre el cuerpo revestido de blanco, otras telas blancas para envolverlo todo, San Pedro celebró, delante del Sagrado Cuerpo, la Santa Misa, y dio a los apóstoles la Comunión. Después se acercaron Pedro y Juan con sus capas magnas de fiesta.

Juan sostenía un recipiente con aceite y bálsamo, y Pedro ungió todavía, en forma de Cruz y con oraciones, la frente, las manos y los pies del sagrado cuerpo, y luego las santas mujeres lo envolvieron todo con sábanas blancas. Los brazos estaban cruzados sobre el pecho"., Cfr., "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros II y X, Capítulo XXIV, Págs., 276 a 278, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


167 ¿La Santa Madre de Dios en el Final de sus días 03?


"Así preparado el sagrado cuerpo ( de María Santísima), fue puesto finalmente en un cajón de madera blanca, con una tapa que por arriba, por el medio y por debajo se podía sujetar al cajón.

Este cajón se colocó sobre unas andas. Todo se hizo con cierta solemnidad y emoción tranquila; el duelo también fue con mayor exterioridad y muestras de dolor que en la sepultura de Jesús, donde hubo mezcla de miedo y de apresuramiento por causa de los enemigos. Pedro y Juan levantaron el cuerpo de sobre las andas y lo llevaron hasta la puerta de la casa.

Allí, puesto de nuevo sobre las andas, lo cargaron en sus hombros. Seis de ellos se alternaban en llevar el sagrado depósito.

El sagrado cuerpo colgaba de entre las barras de las andas, corridas entre correas y esteras, como una cuna. Delante de esta procesión iban parte de los apóstoles rezando y las santas mujeres detrás, cerrando el cortejo.

 Llevaban antorchas metidas en unas calabazas y levantadas sobre palos largos. Llegados a la gruta depositaron las andas. Los apóstoles introdujeron el cuerpo y lo depositaron en el hueco cavado de antemano.

Todos desfilaron una vez más delante de los sagrados despojos para rezar y honrarlos. Luego cubrieron toda la sepultura con una estera.

 Delante de la gruta cavaron un hoyo y trajeron una planta bastante grande con sus raíces y sus bayas, la plantaron profundamente y la regaron abundantemente para que nadie entrara por delante en la gruta. Sólo podía llegarse a ella por los lados, por entre los matorrales"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María",  Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Capítilo XXIV, Tomo IV, Libros II y X, Pág., 278, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.






168 ¿La Gloriosa Asunción de Nuestra Señora al Cielo?


"En la noche de la sepultura sucedió la Asunción de la Virgen al Cielo con su cuerpo. He visto a varios apóstoles y mujeres esa noche rezando ante la gruta o, mejor dicho, en el jardincito delantero.

He visto bajar del cielo una senda luminosa y tres coros de ángeles ( niños pequeños, criaturas de seis a ocho años y jóvenes ) rodeando el Alma de María, que venía resplandeciente a posarse sobre la sepultura. Delante del alma venía Jesús con sus llagas luminosas.

No podría decir, ¿Qué es lo que veían los presentes? Yo sólo veía que miraban arriba, llenos de admiración y emoción. A veces, llenos de maravilla, se echaban con los rostros al suelo.

Cuando esta aparición se hizo más clara y se posó sobre el sepulcro, se abrió una senda desde allí hasta la celeste Jerusalén. El Alma de María, pasando delante de Jesús, penetró a través de la piedra en el sepulcro; luego se alzó de allí con su cuerpo, resplandeciente de luz, y se dirigió triunfante, con el angélico acompañamiento, a la celeste Jerusalén.

Cuando días después estaban los apóstoles rezando en coro, llegó el apóstol Tomás con dos acompañantes. Era uno el discípulo Jonatán Eleazar y un criado del País de los Reyes Magos.

Tomás quedó muy afectado al oír que María había sido ya depositada en su sepulcro. Llóro amargamente y no podía consolarse de haber llegado tan tarde. Con su discípulo Jonatán se echó de rodillas, llorando muy afligido, ante el lugar donde había sido el tránsito de María.

"También oró delante del altar allí erigido. Los Apóstoles, que no habían interrumpido su canto coral de los salmos, acudieron entonces; lo alzaron con cariño, lo abrazaron y le ofrecieron pan, miel y alguna bebida. Después lo acompañaron, llevando luces, al sepulcro.

Dos discípulos apartaron las ramas del arbusto. Tomás y Eleazar oraron delante del sepulcro. Juan abrió las tres pretinas que cerraban el cajón. Dejaron la tapa de un lado y vieron, con gran maravilla, el sepulcro vacío ( en Éfeso, Turkia ):

 Sólo estaban allí las sábanas y las telas con las que habían envuelto los sagrados restos. Todo estaba en perfecto orden. Las ataduras de brazos y manos aparecían abiertas, puestas en buen orden.

Los apóstoles alzaron las manos en señal de gran admiración, y Juan gritó: "¡No está más aquí!". Los demás se acercaban, miraban, lloraban de alegría y admiración; oraban con los brazos levantados y los ojos en lo alto, y se echaban al suelo pensando en la luz que habían visto la pasada noche.

 Luego tomaron todos los lienzos  y el cajón consigo, como reliquias, y llevaron todo hasta la casa, orando y cantando salmos en acción de gracias"., Cfr. "Desde la Resurrección de Cristo hasta la Asunción de María", Beata Sor Ana Catalina Emmerick, Tomo IV, Libros II y X, Capítulo XXV, Págs., 278 - 280, Extractos. Con Aprobación Eclesiástica.


170 ¿La Coronación de Nuestra Señora como Reina de todo lo Creado?


"María Santísima fue colocada en el supremo lugar y estancia en el Trono de la Beatísima Trinidad.

 Llamamos trono de la divinidad a donde se manifiesta a los santos como principal causa de la gloria y como Dios Eterno, infinito y que no depende de nadie y todas las criaturas penden de su voluntad; y se manifiesta como Señor, como Rey, como Juez y Dueño de todo lo que tiene ser.

 Colocada María Santísima en este lugar y trono eminentísimo, declaró el Señor a los cortesanos del cielo los privilegios de que gozaba por aquella majestad participada.

 Las tres divinas personas pusieron en la cabeza de María Santísima una corona de gloria de tan nuevo resplandor y valor, cual ni se vio antes ni se verá después en pura criatura.

Al mismo tiempo salió una voz del trono que decía: Amiga y escogida entre las criaturas, nuestro reino es tuyo; tú eres Reina, Señora y Superiora de los Serafines y de todos nuestros ministros los ángeles y de toda la universidad de nuestras criaturas.

Atiende, manda y reina prósperamente sobre ellas, que en nuestro supremo consistorio te damos imperio, majestad y señorío.  Serás Emperatriz y Señora de la Iglesia militante, su Protectora, su Abogada, su Madre y su Maestra.

  En tus labios está derramada la gracia para todo lo que quisieres y ordenares en el cielo y en la tierra, y en todas partes te obedecerán los ángeles y los hombres, porque todas nuestras cosas son tuyas como tú siempre fuiste nuestra, y reinarás con nosotros para siempre.

"En el pecho de la gran Reina en su glorioso cuerpo se manifestó a los santos una forma de un pequeño globo o viril de singular hermosura y resplandor, que les causó y les causa especial admiración y alegría.

 Y esto es como premio y testimonio de haber depositado, como en sagrario digno, en su pecho al Verbo Encarnado sacramentado y haberle recibido tan digna, pura y santamente, sin defecto ni imperfección alguna, pero con suma devoción, amor y reverencia, a que no llegó ninguno de los otros santos. Dejamos a la gran Señora a la diestra de su Hijo Santísimo reinando por todos los siglos de los siglos ( Amén )"., "La Mística Ciudad de Dios - Vida de Nuestra Señora", Venerable Sor María de Jesús de Agreda, Tercera Parte, Capítulo 22, #775 y Sgtes. Pág., 1478 y Siguientes. Libro VIII. (Extractos). Con Aprobación Eclesiástica.


171 -EPILOGO DEL TOMO O4 DE LA ENCICLOPEDIA MARIANA VIRTUAL-


El Prefecto del Culto el Cardenal Cañizares realiza una apasionado comentario de las Visiones de la Beata Sor Ana Catalina Emmerick.






El cardenal Antonio Cañizares Llovera, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha prologado la versión completa en español de «La Amarga Pasión de Cristo» (Voz de Papel), recopilación de las visiones de la beata Anna Catalina Emmerich sobre la que se basó la exitosa película dirigida por Mel Gibson y protagonizada por el actor Jim Caviezel.

A juicio del purpurado, «de este libro emana vigorosamente la persuasión de que los protagonistas principales fueron dos: Jesús y su Madre".

En realidad, este libro hubiera podido titularse, sin faltar a la verdad, "La Amarga Pasión de Nuestro Señor Jesucristo y su Santísima Madre", pues la virgen participó constantemente en los dolores físicos y morales de su hijo, y este libro resalta su papel de corredentora principal del género humano».

«La Virgen, que era exclusivamente humana, contribuyó a la redención del género humano con sus propios padecimientos asociados a los de su Hijo», enfatiza el cardenal. En el prólogo de la obra que ha traducido íntegramente del alemán José María Sánchez de Toca y cuyo título original es «La Amarga Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, según la contempló la religiosa agustina de Dülmen anotada por Clemente Brentano», el cardenal Cañizares destaca que aunque «las visiones de este libro son revelaciones privadas que nadie está obligado a creer» y que «no son dogma de fe y no añaden nada al depósito de la fe que custodia la Iglesia» son «una conmovedora ayuda para acercarnos a contemplar la Pasión de Cristo, esclarecen poderosamente nuestra comprensión de los hechos, y nos ponen cara a cara con nuestras responsabilidades y contradicciones».

 «Las visiones de la beata Ana Catalina no son el credo ni los evangelios, pero robustecen nuestra fe, estimulan nuestro amor y fortalecen nuestra esperanza». FIN.



Imagen relacionada


Re-Actualizada Año 2019


CATÓLICO MEMORÁNDUM PROFÉTICO