¿CÓMO VAN HOY LAS NOTICIAS? SI, AHORA MISMO: ¡LA "MISCELÁNEA GLOBAL PROFÉTICA!". PUES YA ESTAMOS EN EL FINAL DE LOS TIEMPOS! ¡ÚLTIMAS HORAS!... ........- ¡ESTAMOS EN MANTENIMIENTOS TEMPORALES!-.........¡NO HACEMOS APOLOGÍA AL MAL. SOMOS IMPARCIALES, NEUTRALES Y NI ESTAMOS EN CONTRA O EN FAVOR DE NADIE EN PARTICULAR. COMUNICAMOS "SOLO" LOS TITULARES MÁS VISTOS Y ESCUCHADOS A NIVEL MUNDIAL Y QUE CADA QUIEN PUEDE ENCONTRARLOS EN LOS DIFERENTES MEDIOS LIBREMENTE. CON ELLOS VEMOS DE QUE LA HUMANIDAD NO DEL TODO ANDA BIEN ANTE DIOS. QUE EN TODOS ESTA, SI MEJORAMOS O EMPEORAMOS MÁS NUESTRA CONDUCTA INDIVIDUAL O COLECTIVA HASTA EL FINAL! ASÍ QUE SIN CREAR PÁNICOS GRAN PARTE DE LAS PROFECÍAS DEL MARAVILLOSO MUNDO CATÓLICO SE CUMPLEN UNA POR UNA

2010/10/08

ENCICLOPEDIA MARIANA VIRTUAL - TOMO 14 - NUESTRA SEÑORA EN LA DOCTRINA CATÓLICA


001 ¿Nuestra Señora en la Doctrina Católica?

Está relacionada claramente en cada una de las cuatro partes principales de la fe Católica:

1. En las doctrinas  de la Iglesia Católica en los Tres Milenios Cristianos como se expresan en sus títulos principales: la Nueva Eva, la Virgen Madre, la Madre de Dios, la Inmaculada, Mediadora de todas las Gracias.

2. En  la Oración Católica en los Milenios Cristianos que han transcurrido. La Oración de Nuestra Señora y la oración de la Iglesia Católica hacia la Madre de Cristo.

3. En sus Apariciones Marianas proféticas en los Tres Milenios Cristianos  y la promoción católica ecuménica.

4. En la Moralidad Católica  en los Tres Milenios Cristianos: Su fe, su Sumisión, sus frutos y su Ardiente complacencia.

002 ¿Existen antecedentes Bíblicos que hablen de María?



Hoy día, hay personas que se empecinan en argumentar un silencio casi total de las Sagradas Escrituras respecto a la Santísima Virgen María; y más allá, vemos cómo descaradamente manipulan los pocos textos bíblicos que admiten como “marianos”, para gritar con un odio casi demoníaco: “¡Jesús despreció a María! ¡Jesús nunca le dio importancia a su Madre!, ¡María no es tan importante como se ha creído hasta ahora! etc”.

Por otro lado, vemos a otros que, movidos por un celo excesivo, quieren ver a la Santísima Virgen en todos los pasajes bíblicos, y algunas veces acomodan a María, textos, sobre todo del Antiguo Testamento, que evidentemente no se refieren a ella, pues contienen elementos de infidelidad, como veremos más adelante.

Así pues, la verdadera devoción mariana debe ser bíblica pero equilibrada y de acuerdo a aquellas palabras que el Papa Pablo VI nos escribe en su carta Marialis Cultus:

“La necesidad de una impronta bíblica en toda forma de culto es sentida hoy día como un postulado general de la piedad cristiana. El progreso de los estudios bíblicos, la creciente difusión de la Sagrada Escritura y, sobre todo, el ejemplo de la tradición y la moción íntima del Espíritu orientan a los cristianos de nuestro tiempo a servirse cada vez más de la Biblia como del libro fundamental de oración y a buscar en ella inspiración genuina y modelos insuperables.

El culto a la Santísima Virgen no puede quedar fuera de esta dirección tomada por la piedad cristiana; al contrario debe inspirarse particularmente en ella para lograr nuevo vigor y ayuda segura.

La Biblia, al proponer de modo admirable el designio de Dios para la salvación de los hombres, está toda ella impregnada del misterio del Salvador, y contiene además, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, referencias indudables a Aquella que fue Madre y Asociada del Salvador.

Pero no quisiéramos que la impronta bíblica se limitase a un diligente uso de textos y símbolos sabiamente sacados de las Sagradas Escrituras; comporta mucho más; requiere, en efecto, que de la Biblia tomen sus términos y su inspiración las fórmulas de oración y las composiciones destinadas al canto; y exige, sobre todo, que el culto a la Virgen esté impregnado de los grandes temas del mensaje cristiano, a fin de que, al mismo tiempo que los fieles veneran la Sede de la Sabiduría sean también iluminados por la luz de la palabra divina e inducidos a obrar según los dictados de la Sabiduría encarnada”. 

Así pues, la verdadera devoción mariana debe ser bíblica pero equilibrada y de acuerdo a aquellas palabras que el Papa Pablo VI nos escribe en su carta Marialis Cultus:

“La necesidad de una impronta bíblica en toda forma de culto es sentida hoy día como un postulado general de la piedad cristiana. El progreso de los estudios bíblicos, la creciente difusión de la Sagrada Escritura y, sobre todo, el ejemplo de la tradición y la moción íntima del Espíritu orientan a los cristianos de nuestro tiempo a servirse cada vez más de la Biblia como del libro fundamental de oración y a buscar en ella inspiración genuina y modelos insuperables.

El culto a la Santísima Virgen no puede quedar fuera de esta dirección tomada por la piedad cristiana; al contrario debe inspirarse particularmente en ella para lograr nuevo vigor y ayuda segura.

La Biblia, al proponer de modo admirable el designio de Dios para la salvación de los hombres, está toda ella impregnada del misterio del Salvador, y contiene además, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, referencias indudables a Aquella que fue Madre y Asociada del Salvador.

Pero no quisiéramos que la impronta bíblica se limitase a un diligente uso de textos y símbolos sabiamente sacados de las Sagradas Escrituras; comporta mucho más; requiere, en efecto, que de la Biblia tomen sus términos y su inspiración las fórmulas de oración y las composiciones destinadas al canto; y exige, sobre todo, que el culto a la Virgen esté impregnado de los grandes temas del mensaje cristiano, a fin de que, al mismo tiempo que los fieles veneran la Sede de la Sabiduría sean también iluminados por la luz de la palabra divina e inducidos a obrar según los dictados de la Sabiduría encarnada.” 

003 ¿De que forma habla la Biblia en el Antiguo Testamento?


De acuerdo al eminentísimo teólogo P. Cándido Pozo, S.J., hay en el Antiguo Testamento textos mariológicos en tres sentidos, a saber: “Textos mariológicos por sola acomodación”, “Textos de sentido Mariológico discutido” y “Textos ciertamente mariológicos”., Cfr. María en la Escritura y en la Fe de la Iglesia (Pbro. Cándido Pozo, S.J., Cap. III. p.); Ob. Cit. Lic. Wilson Tamayo Zuluaga (LAM).

004  Judit 15,9 ¿Cual es su sentido por acomodación?

Despues de que Judit libró a Israel de los peligros que Holofernes le representaba, los jefes de Israel dijeron a Judit: “Tú eres la exaltación de Jerusalén, tú el orgullo de Israel, tú la suprema gloria de nuestra raza”. 

Este texto se refiere sólo a Judit, sin embargo, la liturgia utiliza estas palabras en algunas misas de la Virgen, como también el Breviario para los oficios de la Virgen María.

La razón es que la Iglesia expresa, con palabras tomadas de la Biblia -aunque esas palabras en la Escritura no se refieran a María-, la idea que tiene de ella. Supongamos que un hombre escribe un poema a su esposa.

El poema, en sentido estricto, es para su esposa, y no para nadie más. Sin embargo un segundo hombre podría utilizar ese poema para dedicárselo a otra mujer; de esta manera no es el poema el que nos habla de la nueva mujer, sino el segundo hombre que lo ha acomodado a ella.

Lo mismo ocurre en este pasaje, la Iglesia ha acomodado este texto a María, pues esta nos colaboró para librarnos de un enemigo mayor que Holofernes; el diablo, y de una cautividad mayor de la que este tenía al pueblo de Israel; el pecado.

"Débora, Jahel y Judit, mujeres valientes, insignes por sus victorias contra los enemigos del pueblo de Dios, evocan a María, cuyo poder contra el demonio canta la Iglesia Católica diciendo que 'es poderosa como ejército' en orden de batalla", Cfr. "Tratado Popular sobre la Santísima Virgen María", Pbro. Pascual Rambla, o.f.m., Capítulo I, Art. 6, Pág., 14 (1954).

005 Textos Sapienciales ¿Cual es su referencia a María por acomodación:

Proverbios  8 y Eclesiástico 24

En estos capítulos de la Biblia se habla de la sabiduría divina y no de María; aunque la Iglesia utiliza estos pasajes en la liturgia, en misas y oficios de María, esto es, acomodando los textos para dar de María la imagen que la Iglesia posee de ella. 

Por ejemplo, que María estaba también contenida en el plan divino de salvación, formado desde la eternidad, por el cual el Padre decide enviar a su Hijo (Prov 8, 22; Eclo 24, 9); que María ha tenido una cooperación activa en la obra de nuestra nueva creación, es decir, de nuestra salvación (Prov. 8, 27-30); que el alma, al ponerse en contacto con María -a través de una sólida devoción-, obtiene grandes bienes (Prov 8, 32-35); que quien es devoto de María se va a llenar de abundantes frutos espirituales (Prov 8, 32-35; Eclo 24, 13-18).

Concluyendo, todos estos pasajes no se refieren a María en sentido estricto, pero pueden ser, y de hecho han sido acomodados a ella para expresar las grandezas que Dios le concedió a esta perfectísima Mujer.

006 Cantar de los cantares ¿Tienen sentido Mariológico discutido?


Hubo una tendencia teológica de interpretar a María como la esposa del libro “Cantar de los Cantares” en sentido estricto. Esta tendencia se ve hoy cada vez más abandonada, pues la gran mayoría coinciden en interpretar a esta esposa como Israel, de manera que el cantar describiría no la relación amorosa entre Dios y María, sino entre Dios y su pueblo.

En efecto, el amor de Yahvé hacia su pueblo, descrito en el Cantar, es un amor misericordioso y perdonador de las flaquezas e infidelidades de éste y no puede aplicarse a María un texto que tiene el tema de la infidelidad, pues ella fue siempre fiel a Dios.

Por ejemplo en Cant 5, 2-6, se describe el momento en que el esposo (Dios) llama a la puerta de su esposa (Israel). Esta rehúsa abrir y para esto presenta las excusas más insignificantes: “Me he despojado de mi túnica ¿cómo me la vestiría de nuevo? He lavado mis pies ¿cómo volvería a ensuciarlos?” (v.3). Al fin el esposo logra mover el amor de la esposa y esta le abre; pero ya hubo una infidelidad, y por eso viene el castigo: “He abierto a mi amado, pero mi amado se había marchado. Mi alma ha salido tras él; lo he buscado y no le he encontrado; le he llamado, y no me ha respondido” (v. 6).

Algunos Padres de la Iglesia aplicaban a María determinados pasajes del Cantar, pero lo hacían solo por acomodación, no en sentido estricto.

007 Y los Salmos ¿Tienen algún sentido Mariológicos discutidos?

En el Salmo 45(44)

Se habla del Mesías y de una reina que se casa con él. También se ha dicho que esta reina es María, y la liturgia utiliza palabras de este salmo para referirse a María, pero lo hace por el procedimiento de acomodación, pues dice el versículo 11: “Oye, hija, y mira; aplica tu oído; olvida tu pueblo y la casa de tu padre; entonces el rey codiciará tu belleza”.

Esto supone que la mujer es extranjera, y en este contexto bíblico ser extranjero significaba ser pagano y por tanto infiel. Esta es la razón por la que el texto no se refiere a María en sentido verdaderamente bíblico, sino a Israel que debe romper sus lazos con los pueblos de Canaán y con el paganismo que le ha llevado al olvido de Yahvé.


008 ¿Y existen textos del Antiguo Testamento ciertamente Mariológicos?


El Concilio Vaticano II  enumera tres pasajes en el Antiguo Testamento que, en un sentido verdaderamente bíblico, hablan de María: Gén 3, 15; Is 7, 14; Miq 5, 2.

009 ¿El Génesis hace alguna referencia directamente de María?


Génesis 3, 15


“Enemistad pondré entre ti y la mujer, entre tu linaje y su linaje; Ella te pisará la cabeza, mientras tú acechas su calcañar”.

Con esta primera profecía, comienza la historia de la salvación. El hombre tentado por el maligno ha optado por la desobediencia al Dios que lo ha creado.

El mal, la muerte y la enfermedad han entrado al mundo por la desobediencia de la mujer y de su esposo. Se ha cerrado el Paraíso.

Para el hombre alejado de su creador comienza el caminar “por el valle de lágrimas”.

Dentro de este contexto tan sombrío, surge la profecía, la primera palabra de un Dios que es, en su esencia, amor.

En esta profecía -repito, la primera-, está involucrada por primera vez y en forma misteriosa “la mujer”  que estará en perenne lucha contra el enemigo del hombre y sus huestes, y con ella la gran promesa: Su linaje o descendencia derrotará a la serpiente antigua, pisándole la cabeza.

Cuando a una serpiente se le pisa la cabeza, se le despoja de todo poder y se le reduce a la impotencia; esto sucederá por esta “mujer” que sin duda alguna es María, cuyo linaje (Cristo) pisoteó a la serpiente (Satanás) y quien tuvo una enemistad perfecta con la serpiente, pues nunca pecó.

Si alguien no quiere saber nada de la Virgen, y la quiere sacar de la historia de la salvación, entonces también saquemos a Eva… ¿Serías capaz de contar la historia del pecado sin hablar de Eva? ¿¡Verdad que NO!?... pues, entonces, también es imposible hablar de la historia de la salvación sin hablar de María.

El Vaticano II, en "Lumen Gentium", dice:  "Aparece ya proféticamente bosquejada en la promesa de victoria sobre la serpiente, hecha a los primeros padres caídos en pecado"., # 55.

010 ¿Que referencia cierta hace el Profeta Isaías de María?


Isaías 7, 14


“Pues bien, el Señor mismo va a daros una señal: He aquí que la Virgen está encinta y va a dar a luz a un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel”.

Isaías, en esta profecía mesiánica por excelencia, va a ampliar los datos sobre la Mujer del Génesis 3, 15.

Esta Mujer va a ser virgen y va a dar a luz un hijo varón en su virginidad. Los Evangelios de San Mateo  y San Lucas  dejan esto bien claro cuando para describir a María, utiliza la Palabra Griega “Parthenos” o sea Virgen.

El único signo dado a Israel para reconocer al Mesías, es que nacería de una madre virgen. Más adelante, en la sección de apología a la devoción mariana, se tratara este texto más extensamente.

Se trata del gran anuncio, como garantía de que Yavé salva a su pueblo. La señal es el  nacimiento del hijo de una doncella ( "la virgen" es la traducción griega de -ha-almah-, hebreo, con artículo determinado, lo que lo hace aún más significativo, pues no es cualquier doncella o virgen la que va a parir al Emmanuel, sino la virgen.

Emmanuel, significa "Dios con nosotros o/y Dios entre nosotros", como se lee un poco más adelante en el mismo Isaías ( 8, 10 ). Se trata claramente de expresiones plenamente mesiánicas: Dios salvará a Judá con este niño que nacerá de doncella. En el Santo Evangelio de San Mateo 1, 22-23, se evoca este texto para hacer ver que ya esta anunciada proféticamente la concepción virginal de Nuestro Señor Jesucristo en el seno Inmaculado de la Virgen María.

011 ¿Cual es la referencia cierta que usa Miqueas?

Miqueas 5, 2


“Por eso si Yahvé los abandona, es sólo por un tiempo; hasta que aquella que debe dar a luz tenga a su hijo, entonces volverán a Israel los desterrados”.

El profeta Miqueas nos vuelve a hablar de la mujer, esperanza de Israel y que al traer al Mesías pondrá fin a su cautiverio. Semejante a si una madre prohibiera a su hijo comer dulces hasta que llegue su padre.

En este caso “su padre” sería la esperanza, sin embargo lo que verdaderamente le importa son los dulces. Lo mismo sucede en este texto: María es la esperanza de Israel, sin embargo lo es porque va a dar a luz al Mesías.

012 ¿Cual es la presencia de María en el Nuevo Testamento?


La Santísima Virgen acompañó a su Hijo Jesús durante toda su vida, desde la anunciación, hasta su muerte en la cruz, y más allá, estuvo también en el inicio de la Iglesia animándola a la espera de Pentecostés.

Ciertamente ella no fue una simple mujer más, como muchos pretenden verla. Veamos algunos textos bíblicos que hablan de María específicamente, en el Nuevo Testamento.

Por ser muy extensos estos textos no van a ser escritos, sin embargo, es importante que se busquen en la Biblia antes de leer cada explicación.

013 ¿María en el Evangelio de Lucas Parte - I?


Lucas 1, 26-38


En este relato Evangélico, se resaltarán  los siguientes aspectos:

San Lucas en su Prólogo 1, 3 nos dice: “Varias personas han tratado de narrar las cosas que pasaron entre nosotros, a partir de los datos que nos entregaron aquellos que vieron y fueron testigos desde el principio y que luego se han hecho servidores de la Palabra. Después de haber investigado cuidadosamente todo desde el principio, también a mi me ha parecido bueno escribir un relato ordenado para ti, ilustre Teófilo”.

Vemos que San Lucas se esforzó en ponerlo todo en orden, y al hacer esto encontró el “hágase” de María. Así mismo, cuando en el Antiguo Testamento las personas querían contar, ordenadamente, qué fue lo que sucedió y dónde empezaba todo, tenían que llegar a Abrahán. 

Cuando en el Nuevo Testamento se habla de San Pablo, de Apóstoles, de milagros, etc. la pregunta lógica que surge es ¿dónde comienza esto? Si nosotros queremos saber dónde empezó todo y cuál fue el comienzo del cristianismo debemos llegar a María. Así como sin Abrahán no se entiende la Antigua Alianza, sin María no se entiende la Nueva Alianza.

San Lucas nos dice, también, que recurrió al origen de los datos de las personas que fueron Testigos de los hechos y esta afirmación nos lleva a María, pues sólo ella fue “testigo” de la anunciación que él relata a continuación.

•    “A una joven virgen”. San Lucas relaciona e identifica a esta joven con la profecía de Isaías 7, 14.

•    “Desposada con un hombre llamado José, de la familia de David”. El Mesías debía ser de la casa de David, pues la promesa de Dios habría de cumplirse. 

•    “Y el nombre de la Virgen era María”. Dos veces utiliza Lucas el título de Virgen, para que no quede duda de la situación de María y de su relación con la profecía de Isaías. 

•    “María”, hermoso nombre que quiere decir, entre muchos otros significados, “Señora”.

•    “El ángel le dijo: Llena de gracia”. “Llena de Gracia” en Griego “Kecharitomene” que significa “tener la plenitud de la gracia”, pues viene de un verbo de modo pasivo perfecto que indica CONTINUACIÓN DE UNA ACCIÓN COMPLETA. Palabras que ningún mortal había escuchado de Dios anteriormente. 

•    “No temas María, porque has encontrado Gracia ante Dios” Puede que hoy en día María no encuentre gracia ante muchas personas; pero lo importante es que ANTE DIOS SÍ ENCONTRÓ GRACIA. Lo más triste es que muchas de estas personas ante las que María no encuentra ninguna gracia dicen amar a Dios, sin embargo, se obstinan en ver en María una mujer cualquiera, aunque, repito, para Dios haya encontrado Gracia.

•    “¿Cómo podré ser Madre, si no tengo relación con ningún hombre?” Recordemos que en este momento María, estaba desposada con José, pero todavía faltaba la celebración de las nupcias (segunda parte del rito del matrimonio Judío), donde el esposo se llevaba a su esposa a su casa. Lo más lógico es que María hubiese relacionado lo que el Ángel le estaba diciendo con la futura convivencia con su esposo José… ¡Pero no lo hace!, pues, como se demostró en un capítulo anterior, María había consagrado su virginidad al Señor, por eso le responde al Ángel sorprendida, pues lo último que pensaba era perder su virginidad.

•    “El Espíritu Santo, descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra”. Aquí se sitúa a María, definitivamente, como posesión de Dios. En Éxodo 3, 5 el Señor manda a descalzarse a Moisés, pues él está pisando “Tierra Santa”. ¿Por qué esta tierra era Santa? Porque la sombra de Dios daba en ella desde la zarza. En Éxodo 19, 10-14, Yahvé va a bajar al Sinaí en medio de la nube; esta montaña es santa porque la nube de Dios ha dado sombra en ella, por lo tanto nadie debe tocar la montaña o morirá, es posesión de Dios. En 2 Samuel 6, 6-7 'Uzzá' muere por tocar el Arca de Dios, esta Arca era santa porque la sombra de Dios o la “Shekina” venía sobre ella. Sobre María desciende esta Nube y Ella queda hecha posesión de Dios, santificada por su sombra para siempre.

•  “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según su Palabra ”. Con estas palabras entra la salvación al mundo. Si por la desobediencia de Eva entró la perdición al mundo, con la obediencia de María entra la salvación. No se puede hablar de la “Caída” sin hablar de Eva, ni se puede hablar de la “Salvación” sin hablar de María. En María se arregla lo deshecho por Eva. En la obediencia de María se comienza a cumplir la profecía de Génesis 3, 15. Con esta aceptación, María se constituye en la persona que más relación ha tenido con la Divinidad, en toda la historia. Otra traducción bastante aproximada y correcta al Texto Antiguo dice: "Que tú palabra Mensajero del Señor la misma del Altísimo se haga realidad en Mí su Esclava".

014 ¿María en el Evangelio de Lucas Parte - II?


Lucas 1, 39-49


En el relato evangélico de la visitación de María a Isabel, hay una infinidad de datos que nos hablan de María y de su lugar en el Plan de la Salvación.

Primero. Entra María en casa de Isabel, y dice la Escritura que, “al oír”  Isabel la salutación de María, la criatura saltó en su vientre e Isabel fue llena de Espíritu Santo.

Es de notar, que Isabel fue llena del Espíritu NO al entrar en contacto directo con Jesús, sino al escuchar la voz de María, esto nos muestra a una María no solo llena del Espíritu, sino también dando o transmitiendo el Espíritu Santo a quien se acerca a ella. CONTINUA.

Segundo. Es importante resaltar la exclamación de Isabel: “Bendita tú entre todas las mujeres”. Isabel, mujer de un sacerdote de los que ministraban en el templo, estaba inspirada de las Escrituras y conocía un pasaje que se escapa para nosotros. Este se encuentra en Jueces 5, 24.

Tercero. El versículo 43 es esencial, “¿De dónde a mí, que la Madre de mi Señor venga a visitarme?”. La palabra Griega para designar a este Señor con “S” (mayúscula) es Kyrios, que a su vez es el equivalente de Adonai en hebreo y es la misma palabra que utiliza María en el versículo 46, para designar al Dios de Israel. Por lo tanto, Isabel llena del Espíritu Santo, GARANTIA DE NO FALLAR, más aún, el mismo Espíritu Santo que es el que habla por boca de Isabel, llama a María, “Madre de Adonai” o sea “Madre de Dios”.

Cuarto. En el versículo 48, María hace una profecía: “En adelante todas las generaciones me llamarán Bienaventurada”, esto es lo que hace la Iglesia: llamar Bienaventurada a María por todas las generaciones.

María dice: “todas las generaciones”, esto significa que todas las generaciones van a conocer las maravillosas obras que Dios hizo por María. 

El culto mariano es un reconocimiento de las maravillas que hace el Señor. Y así como cuando una persona admira una hermosa pintura el pintor no se siente rebajado sino ensalzado, de igual forma cuando admiramos a María estamos ensalzando a Dios y no rebajándolo. Queda claro, no fue Ella la que hizo grandes maravillas, sino que fue Dios… pero ella permitió que así fuera. 

Años más tarde Jesús le dijo a Pedro que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia (Mt 16, 18) y esta profecía que hace María da certeza de ello, pues siempre habrán personas que al reconocer a Jesús como el Señor, van a llamar a su madre: Bienaventurada. Esto quiere decir que siempre habrán discípulos de Jesús y esto nos llena de esperanza.

Así pues, por muchos esfuerzos que algunas personas hagan por ignorar a María, la profecía bíblica siempre se va a cumplir, y en todas las generaciones existirán personas, obedientes a la Palabra de Dios, que la llamarán bienaventurada.

Quinto. En el versículo 56, dice: “María permaneció con ella unos tres meses y se volvió a su casa”. Aquí San Lucas establece el fin de un paralelismo que ha insinuado a lo largo de todo el texto entre el “Arca de la antigua Alianza” y María, “Arca de la Nueva Alianza”.

Para esto se basa en 2 Sam 6, 2-11. En ambos casos, el viaje se desarrolla en la tierra de Judá (2 Sam 6, 2; Lc 1, 39). El viaje da lugar a las mismas manifestaciones: júbilo del pueblo y del hijo de Isabel (2 Sam 6, 12; Lc 1, 44); saltos de alegría de David y de Juan Bautista (2 Sam 6, 16; Lc 1, 41 y 44); gritos de aclamación del pueblo y grito de aclamación de Isabel (2 Sam 6, 15 y Lc 1, 42).

El arca es llevada a la casa de Obed-Edom (2 Sam 6, 10), y María entra en la casa de Zacarías (Lc 1, 40). En ambas casas, la presencia del arca y de María son fuente de bendición (2 Sam 6, 11s; Lc 1, 41 y 44). Véanse otros paralelismos:

Grito de David en 2 Sam 6, 9:

“¿Cómo el arca del Señor va a venir a mí?”.


Grito de Isabel en Lc 1, 43:


“¿De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?”

2 Sam 6, 11:


“El arca de Yahvé permaneció en casa de Obed-Edom de Gat tres meses”.  

  
Lc 1, 56:


“María permaneció con ella alrededor de tres meses”.


María es el Arca de la Nueva Alianza que lleva en su seno al Salvador de todas las edades. El Arca  de la Antigua Alianza contenía la vara de Aarón (signo del Sacerdocio), el maná del desierto y las tablas de la Ley (Heb 9, 4).

El Arca de la Nueva Alianza (María), tuvo en su seno, ya no la vara de Aarón, sino al Sumo y Eterno Sacerdote, ya no el maná del desierto, sino al Pan Vivo bajado del Cielo, ya no las tablas de la Ley, sino al autor de la Nueva Ley del Amor, es decir, a Cristo Jesús.

Como se dijo anteriormente, la sombra del Señor descendía sobre el Arca de la Alianza que se encontraba en la Tienda de las Citas (Ex 33, 9; 40, 34; Núm 12, 5) y con esto el pueblo entendía que el Arca era Santa. Pues esta misma Sombra de Dios descendió sobre María (Lc 1, 35).

Y si el Espíritu Santo la cubre con su sombra, nosotros no podemos más que decir: “Estamos frente a alguien a quien Dios le ha dado una posición muy importante y especial, por lo menos semejante a la posición que ocupaba el Arca de la Alianza en el Antiguo Testamento”.

 Y bien sabemos que todo lo que tocara el Arca quedaba santificado. Así pues, debemos venerar a María por lo menos como los israelitas veneraban el Arca de la Alianza. David danzaba delante del Arca (2 Sam 6, 14). Nosotros nos alegramos delante de la Virgen María. 

Estamos ante una realidad que trasciende nuestros caprichos, pues es Dios quien le dio este lugar tan singular a la Virgen María. A nosotros sólo nos queda reconocer y admirar las grandes maravillas que Dios obró en ella y escuchar la voz de María que lo reconoce: “el Poderoso ha hecho obras grandes por mi” (Lc 1, 49). 

A pesar de todo esto, muchas personas no honran a María. ¿Por qué sucede esto? Porque estas personas están llenas de prejuicios, malas interpretaciones bíblicas, orgullo y soberbia, y para honrar realmente a María se requiere estar lleno del Espíritu Santo, como Isabel cuando exclamó a gritos: “Bendita tú eres entre todas las Mujeres y Bendito el fruto de tu vientre”.

El Espíritu Santo le hizo reconocer la grandeza de María. Solo un cristiano lleno del Espíritu Santo puede reconocer la grandeza de la Madre del Señor.

015 - ¿María en el Evangelio de Lucas Parte - III?


Lucas 2, 25-35


En este capítulo, el evangelista nos muestra a Simeón profetizando en el día de la presentación del Niño en el Templo. Simeón de nuevo “lleno del Espíritu Santo” -porque por donde pasa María todos se llenan del Espíritu Santo-, dice de Jesús que “estará puesto para caída y levantamiento de muchos”  y a María que “una espada de dolor le atravesaría el pecho, para que sean manifestados los pensamientos de muchos corazones”.

Estas palabras de Simeón profetizan la participación de María en la pasión de Jesús.

Por otra parte, María pone a Jesús en manos de Simeón y este dice: “Ya puedes dejar a tu siervo irse en paz”. Esa es la función fundamental de María: entregarnos a Jesús para llenarnos de paz. Hoy hay muchos “simeones” que viven y mueren en paz porque a través de María recibieron a Cristo.

Sin embargo, a pesar de esto, ¡algunos siguen atacando a María y dicen que nos estamos quedando con Ella en vez de Cristo! Bueno, por eso aclara Simeón que esto traería espada para María, pues el dar a Cristo implica sacrificio y hasta ser juzgado y atacado.


016 - ¿María en el Evangelio de Lucas Parte - IV?



Lucas 2, 51

“Bajó con ellos a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su Madre guardaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón”. 

Este pequeño fragmento del Evangelio de San Lucas, nos habla, más que ninguno, de la personalidad de María y de su relación con su Hijo. “Guardaba CUIDADOSAMENTE todas las cosas en su corazón”.

¡Hermoso corazón de María!, María una mujer de fina espiritualidad, una mujer de contemplación, una mujer de detalles, una mujer enamorada de Dios y de su Hijo, una mujer de gran profundidad y de gran silencio, que es donde habla Dios. Jesús le estaba sometido.

Jesús estaba bajo la Ley del cuarto mandamiento “Honrar Padre y Madre” (Gál 4,4) y Jesús no podía transgredir la Ley, pues no podía pecar. Por lo tanto, Jesús honraba a su Padre Dios, y a su madre María.

Si quieres imitar a Jesús, haz lo mismo: adora a Dios y honra a María, te aseguro que así le complaces.

017  ¿María en el Evangelio de Juan Parte - I?


Juan 2, 1-12


Este texto esconde verdaderos tesoros. Comienza diciendo “tres días más tarde”. ¿A qué se refiere esto? Para entenderlo tenemos que ir al inicio del Evangelio de San Juan.

Este Evangelio comienza su narración haciendo eco de la historia más antigua de todas: el relato de la creación del Génesis. 

El eco más obvio lo tenemos cuando dice «en el principio». Ambos libros, Génesis y Evangelio de San Juan, comienzan con esas palabras.

El libro del Génesis arranca con las palabras «en el principio creó Dios los cielos y la tierra» (Gn 1, 1). Juan lo sigue de cerca, diciéndonos: «en el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios» (Jn 1, 1). En ambos casos, estamos hablando de un comienzo absoluto, con una diferencia: este nuevo comienzo es el de la Redención. 

Vienen después otros paralelismos interesantes:


Génesis 1, 3-5: vemos que Dios creó la luz para que brillara en la oscuridad.


Juan 1, 4-5: vemos que la vida de la Palabra «era la luz de los hombres» que «brilla en las tinieblas». 

Génesis 1, 2: nos muestra, en el principio, «al Espíritu de Dios [...] que se movía sobre la faz de las aguas». 

Juan 1, 32-33: nos muestra al Espíritu suspendido sobre las aguas del bautismo.

Pero ¿Por qué hacer estos paralelismos? ¿Qué tiene que ver esto con el pasaje de las Bodas de Caná? ¡Paciencia! Ya vamos para allá. 

A lo largo de su narración inicial, el evangelista Juan sigue dejando alusiones indirectas al Génesis.

Tras la primera escena del testimonio del Bautista (1, 19), el relato de San Juan continúa diciendo «al día siguiente» (1, 29),  y nos narra el encuentro de Jesús y Juan Bautista.

Nuevamente dice «al día siguiente» (1, 35), en el relato de la vocación de los primeros discípulos. Y una vez más repite «al día siguiente» (1, 43), cuando Jesús llama a otros dos discípulos. Por lo tanto, si tomamos como primer día el primer testimonio de Juan Bautista acerca del Mesías, nos encontramos ahora en el cuarto día.

Y es justo después de todo esto que viene el pasaje de las bodas de Caná. ¿Cómo empieza este episodio?  Empieza diciendo “tres días más tarde”. Ahora bien, no puede referirse al tercer día desde el comienzo, pues ya ha dejado atrás ese punto en su narración. Tiene que referirse al tercer día desde el cuarto día, lo que nos sitúa en el séptimo día... y a partir de ahí San Juan deja de contar los días. 

¿Hay algo que te resulte familiar? El relato de Juan de la nueva creación sucede en siete días, precisamente igual que el relato de la creación en el Génesis. Y en este séptimo día está nada mas y nada menos que la Virgen María, como insinuando que en la nueva creación no puede faltar María intercediendo por nosotros.

Vemos, además, que en el versículo 4, Jesús llama a su Madre: “Mujer” ¿Es esta una manera despectiva de referirse a María? ¡No! Si así fuera, Jesús hubiese faltado al mandamiento que nos obliga a honrar a Padre y Madre (Ex 20, 12) y recordemos que Jesús nació sometido a la ley (Gal 4, 4).

Pero si seguimos situados en el contexto de la nueva creación y su paralelismo con la primera creación, nos damos cuenta que la palabra “Mujer” es un título y no un desprecio, pues Eva antes de haber pecado solo era llamada “mujer” (Gen 2, 22), pero inmediatamente después de que cae, Adán le da su nombre (Gen  3, 20). Como vemos el título “Mujer”, en este contexto, se asocia con limpieza de pecado.

Pero además, en este fragmento del Evangelio de San Juan se muestra a María en una nueva fase. María es la mujer, que a pesar de la magnitud de su misión y de la honra de ser la “Escogida de Dios”, está atenta a las necesidades de los hombres.

Jesús le contesta a su madre, que no ha llegado la hora de dar vino a los hombres. El vino era signo de Paz y alegría en el pueblo de Israel, también se vertía al suelo como signo de arrepentimiento de los pecados (Ex 29, 40; Núm 15,5); por otra parte el vino era signo de ser agradable a Dios al volver a Él (Oseas 14, 8).

La hora de Jesús se aclara en San Marcos 14, 41, era la Pasión, donde iba a dar el Vino Nuevo de su Sangre a los hombres que se arrepintieran. Pero volvamos a Caná: en esta conversación espiritual entre María y Jesús -pues solamente en el Espíritu se puede leer este pasaje-, Jesús le dice que aún no llega la hora definitiva, pero por petición de su Madre, va a dar el primer signo de lo que sería definitivo en el Calvario. Por lo tanto el primer milagro ocurre a petición de la Madre... ¿Es una mujer como las demás?

Las palabras de María en este contexto constituyen el “Evangelio de María” y son las únicas palabras bíblicas dirigidas a los hombres: “Haced lo que Él les diga”. Quienes quieran agradar a María, deben hacer la Voluntad de Jesús. María es la mujer pendiente de las necesidades de los hombres para pedir por ellos a su Hijo.

018 ¿María en el Evangelio de Juan Parte - II?


Juan 19, 25


Para entender este capítulo -uno de los más interesantes e importantes referente a María-, es necesario remontarnos a Génesis 3.

En este capítulo el Señor Dios le da la profecía a Eva de que “La descendencia de la mujer pisará la cabeza de la serpiente y estará en guerra con sus seguidores”. 

Pues bien, esta profecía se cumple al pie de la Cruz. En Juan 19, 26-27, Jesús entrega a María como madre a Juan, esto no es un simple hecho de índole familiar, las palabras dichas por Jesús en la cruz tienen valor redentor, pues Jesús sabía que lo más preciado para un moribundo en la cruz es el aire, pues los crucificados morían de asfixia.

Un problema de índole familiar Jesús lo hubiera tratado antes, como lo hizo con Pedro el Jueves Santo cuando le dijo “al volver confirma a tus hermanos” . 

La profecía bíblica dice claramente, que los descendientes de la mujer tendrían el poder de pisar la cabeza de la serpiente. Esta mujer que habría de venir, es sin lugar a dudas María; pues al pie de la cruz, los hombres en Juan reciben a María como madre.

Aquí comienza la etapa donde los “hijos de la mujer”  lucharán con la serpiente antigua y la vencerán. El signo es el ser hijos de la mujer, por esto Jesús, después de entregarle a María a Juan como hijo, dice: “Todo se ha cumplido” pues el desorden del Génesis quedó arreglado, la mujer redimida y la señal de batalla dada es la maternidad de la mujer, o sea de María. Las palabras concluyentes de Juan nos dan la clave. Dice el Evangelio de San Juan 19, 27: “Desde ese momento se la llevó a su casa”.

También llama la atención, que María, que se mantuvo firme al pie de la cruz hasta el último momento, no estuviera con las mujeres que fueron de mañana al sepulcro, esto nos da a suponer que María esperaba la resurrección, o que su Hijo se le apareció a ella primero, como lo describe la mística María Valtorta, lo cual pudo ser posible ya que, nos dice Pablo , que primero se le apareció a Pedro, cosa que no narran los Evangelios.

019 ¿María en Los Hechos de los Apóstoles?


Hechos 1, 14


En el escenario encontramos la lista de los Apóstoles que estaban en continua oración y San Lucas nos dice que junto a estos había un grupo de Mujeres y María.

Esto es tremendamente importante, ya que en el contexto Judío no se mencionaba a las mujeres ni a los niños (recuérdese el caso de la multiplicación de los panes “sin contar a las mujeres ni a los niños”). 

Siguiendo este patrón, la fuente que contó a Lucas lo sucedido en la mañana de Pentecostés, mencionó a los Apóstoles y a un grupo de mujeres, sin embargo, separa a la madre de Jesús con su nombre propio, lo cual da un indicio del lugar de honra en que ya se tenía a la madre de Cristo en la Iglesia primitiva.

Sí, María no está en el grupo de “algunas mujeres”, pues como ya lo había dicho su prima Isabel, ella es la “bendita entre todas las mujeres”.

Todos “perseveraban en la oración” y tenían un “mismo espíritu” porque allí estaba María, quien les unía. En la vida diaria, se evidencia que la madre es el “agente integrador” de la familia, es decir, es quien une la familia con su sola presencia.

Así pues, es experiencia de muchos que la última foto que poseen en la que está reunida toda la familia, es la foto en la que todavía la madre está viva. Una vez muere la madre difícilmente vuelven a reunirse todos en familia, pues cuando esto sucede la familia se dispersa.

Un problema grande que tiene el cristianismo moderno es que ha dejado morir la devoción a la madre María. Esta madre, como en pentecostés, mantiene unida a la familia de Dios, a la Iglesia. 

La razón de los continuos cismas y divisiones entre las Iglesias protestantes es que se ha muerto el amor a la Madre. La Virgen María en la primitiva Iglesia tuvo la función de unir a los discípulos de Jesús, y eso es lo que nos muestra el libro de los Hechos de los Apóstoles.

De manera que si, hablando metafóricamente, alguno de nosotros se pudiera devolver en el tiempo y llegar a Jerusalén, en la época de los orígenes de la Iglesia, ¿dónde encontraría a los discípulos de Jesús? ¡Reunidos con María! 

Y si por el contrario, trajésemos a uno de los apóstoles de Jesús a nuestros días y éste quisiera encontrar a los verdaderos discípulos de Jesús, con toda seguridad buscarían ¡los discípulos que vivieran con María!

Lo natural para la Iglesia primitiva NO ERA DEJAR FUERA A MARÍA, sino REUNIRSE CON MARÍA para que el Espíritu Santo descendiese  sobre ellos.

020 ¿María en la Carta a los Gálatas?


Gálatas 4, 4

“Cuando vino la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley, para que recibiésemos la adopción”. 

Este es el texto más antiguo del Nuevo Testamento que se refiere a María, aunque no mencione su nombre. En primera instancia, quiere resaltar la historicidad del nacimiento de Cristo, pues fue “nacido de mujer”.

También es de importancia vital notar la construcción del texto que menciona exclusivamente al Padre celeste de Jesús (Dios Padre que lo envía) y a su madre terrena, esto para mostrar que no había padre terreno, es decir, la concepción Virginal de Jesús.

Por último, María aparece en este texto donde se habla de la redención, mostrando así su cooperación en nuestra salvación.

021 ¿María en el Apokalypsis?


Apocalipsis 12, 1-18


Aquí San Juan nos está presentando a María como el Arca de la Alianza, como ya lo había hecho san Lucas. ¿En qué parte? Bueno, vamos un versículo antes de Ap 12, 1… sí, veamos Ap 11, 19.

Recuérdese que la división en capítulos y versículos del Apocalipsis -como la de todos los libros de la Biblia- fue impuesta por los amanuenses en la Edad Media, pero antes de esto el texto era una narración continuada. Así entonces, uniendo Ap 11, 19 y Ap 12, 1 quedaría algo así: 

“Entonces se abrió el Santuario de Dios en el Cielo y pudo verse el arca de la Alianza de Dios dentro del Santuario […] Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer vestida de sol, con la luna bojo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza”.

¿Te das cuenta? El Arca de la Alianza de Dios es la mujer vestida de sol. Y esa mujer es María, pues el hijo que nace de ella “ha de gobernar a todas las naciones con vara de hierro” (Ap. 12, 5). Nadie tiene duda que este hijo sea Jesús y la única madre de Jesús que existe es María.

Pero, los signos siguen en el texto: al comienzo del versículo 1, nos dice que aparece una señal que es una mujer, en estado de gestación de un hijo varón.

Esta figura ya la encontramos en Isaías 7, 14 y se refiere concretamente a María que es la señal del primer advenimiento de Jesús; luego con esta precedencia biblica, podemos entender que esta Señal, en Apocalipsis 12, se refiera también a María, como señal del segundo advenimiento de Cristo .

Se dice que es una señal que aparece en el Cielo, que está vestida de sol, que tiene la luna bajo sus pies, y además, una corona de doce estrellas sobre su cabeza.

Con esto San Juan trata de mostrar que esta mujer “pertenece a lo celeste” o “está en el Cielo”, mostrando con esto la altísima dignidad que posee.

Se dice que esta mujer sufre de dolores de parto. Algunos han utilizado este versículo para concluir que si María tuvo dolores de parto, entonces no fue virgen al momento del nacimiento de Cristo. Pero esto surge de una mala interpretación bíblica.

Este texto no se refiere, en modo alguno, al nacimiento de Cristo en el pesebre de Belén, pues el escenario donde nos pone San Juan no es el de la pobreza de un pesebre, sino el de la magnificencia del cielo. Por tanto estos “dolores de parto” se refieren, en primera instancia, a la participación dolorosa de María en el paso de Jesús de esta tierra al Padre (nacimiento para el Cielo), a sus dolores junto a la cruz de su Hijo; y también al nacimiento de Jesús en los corazones de todos los hombres en estos últimos Tiempos, antes de su segunda Venida del Cielo, y sufre con dolores de parto, pues no le hemos querido recibir en nuestro corazón.

En este sentido también dice San Pablo: “Hijitos míos, de nuevo sufro por ustedes dolores de parto hasta que Cristo haya tomado forma en ustedes” (Rm 8, 22).

En los versículos del 13 al 18, se nos habla de nuevo del monstruo en persecución de la mujer, lo cual nos recuerda la “enemistad entre ti y la mujer”, del Génesis . Nunca como en nuestros días se le está haciendo la guerra a la Madre del Salvador, lo cual concuerda con esta profecía.

También se nos dice que al no poder hacer nada a la mujer, se lanzará contra sus hijos (Recordar Juan 19, 27 y Génesis 3, 15), o sea, el demonio está en lucha contra los hijos de la mujer (de María), pues sabe que ellos tienen poder para derrotarlo -poder que emana del Nombre y de la Cruz de Jesús-, que son identificados como hijos de María en la Fe  y que según este versículo, somos los que guardamos la Palabra de Dios.

Aquí vemos la importancia de esta Mujer, orgullo de la raza humana en el plan de la Salvación, desde el Génesis hasta el Apocalipsis…

022 ¿María en tu vida?


Yo me pregunto hermano o hermana que lees esta reflexión: ¿Es María una Mujer como cualquier otra? Esta mujer que aparece desde el Génesis hasta el Apocalipsis; mencionada por los profetas, por los cuatro Evangelistas, por el Apóstol Pablo, que estuvo en todos los acontecimientos principales de su Hijo Jesús y de la Iglesia; esta mujer que “llamarán bienaventurada todas las generaciones”… ¿Es una mujer cualquiera?… Deja que el Espíritu te hable al corazón.

El Padre la escogió (Lc 1, 30), el Hijo tomó carne en sus entrañas (Jn 1, 14) y el Espíritu Santo encarnó al Hijo de Dios en su vientre y la cubrió con su sombra (Lc 1, 35).

023 ¿La Virgen María en la Doctrina Católica del Siglo I - XII?


Siglos I - XII

La documentación patrística mariana, etc., es inmensa, y, por tanto, debemos limitarnos a algunas muestras.  La Igesia Católica de los primeros siglos, que es la Iglesia cristiana GENUINA de la narración, recoge los AUTENTICOS relatos que corrían en la primera comunidad cristiana, consignados después en los libros históricos del Nuevo Testamento o confiados a las tradiciones no escritas sobre Nuestro Señor Jesucristo, su gran entorno y su predicación de la Buena Noticia, y con ellos los títulos con los que se conocía a su Santa Mamá, María de Nazareth: "Llena de gracia, Esclava del Señor, Madre del Señor, Madre de Jesús y Dichosa".

San Ignacio de Antioquía ( 107 ):

"Uno solo es el Médico, carnal y espiritual, engendrado e ingénito, Dios subsistente en la carne, vida verdadera en la muerte, tanto de  María como de Dios, primero posible y luego impasible, Jesucristo nuestro Señor" ( Cf. Epístola a los Efesios, Ench. mar., p.19; 7, 2 ).

Arístides, uno de los apologistas del siglo II:

"Dios es perfecto hombre, conservando la virginidad inmaculada de su Madre incluso después del parto". Anticipa la doctrina del Concilio de Calcedonia ( 451 ) con la fórmula -una Persona en dos naturalezas- (unión hipostática), y llama a María -Madre de Dios- ( Theotokos ). Por tanto, ya antes de Orígenes, Arístides pronuncia este título sublime que debía ser una de las corrientes más populares desde los comienzos del cristianismo., Cf. Apología, Ench. mar., p, 21.

San Justino mártir, del Siglo ( + 165 ):

"Nosotros decimos que Cristo es Hijo, que procede del poder y de la voluntad del Padre y se hizo hombre de la Virgen, a fin de que la desobediencia provocada por la serpiente terminase por el mismo camino por donde había comenzado"., Cfr. -Diálogo contra Trifón-, n. 100; Ench, mar., pp. 30-31. San Justino inicia la consideración del binomio Eva-María, que será desarrollada luego, especialmente por San Ireneo.

San Ireneo, Obispo de Lyon ( 130 / + 202 ):

"María, desposada pero virgen, al obedecer, obtuvo la salud para sí y para todo el género humano-., Cfr. -Adversus haereses-, Ench., mar., p.33.

Tertuliano ( + 220 /  230 ):

"Eva creyó a la serpiente, María creyó a Gabriel; la culpa cometida por una creyente fue borrada por otra igualmente creyente"., Cfr. -De Carne Christi-, Ench, mar., p.58. 

Orígenes ( + 254 ):

"Isabel considerándose indigna de la visita de la Madre de Dios, dijo:  -¿De dónde se me ha concedido este bien, que la Madre de mi Señor venga a visitarme?" ( Cfr. -Sholia in Lucam-, Ench. mar., p. 107 ). Llama -Madre- a la que aún es virgen, anticipando proféticamente el acontecimiento.

San Efrén ( + 373 ):

"Virgen Esposa de Dios y Señora Nuestra, que con prodigiosa concepción diste a luz al mundo al Dios-Hombre... Madre de todos los vivientes... Virgen Señora, que engendraste al Unigénito Verbo de Dios, autor de todas las criaturas"., Cfr. -Himnos-, Ench, mar., pp, 219 - 268; -Oración-, Ench. mar., pp. 219 - 268, Extractos.

San Basilio de Cesarea, El Magno  ( 330 / + 379 ):

"La Virgen María, que lo dio a luz, es en sentido verdadero y propio Madre de Dios"., Cfr. "Capítulo de la Fe Ortodoxa", Ench. mar., p.272.

San Paciano ( + 392 ):

"De las nupcias del Espíritu Santo con la Virgen María, nació la Iglesia".

Cromazio D- Aquileia ( 407 / 408 ?):

"La Iglesia no existe sin María, la Madre de Dios".

San Jerónimo ( + 420 ):

"Dios no nos salvará sin la intercesión de María".

San Cirilo de Alejandría ( + 444 ):

"Enmanuel es verdadero Dios y, por consiguiente, la Virgen es Madre de Dios"., Cfr. "Enchiridion Marianum", Ench. mar., pp. 762 - 763.

San Agustín ( + 430 ):

"Creyó María y se cumplió en ella lo que creyó"., Cfr. Sermón 215, 4.

San Pedro Crisólogo ( + 450 ):

"La Virgen se ha convertido verdaderamente en Madre de los vivientes mediante la gracia".

"La Mayor felicidad de María fue creer en Cristo y amarlo con todo su Corazón".

San León Magno ( + 461 ):

"Ninguna duda oscurezca vuestra fe en la integridad de la Virgen y en su parto virginal"., Cfr. Homilía 2 Sobre la Natividad del Señor, 1-3, 6.

Celio Sedulio ( Siglo V ):

"Tú eres la sola y única mujer que ha agradado total y plenamente a Cristo".

San Fulgencio de Ruspe ( 468 / + 533):

"María es la esclava misteriosa por la cual Dios baja a la Tierra y los hombres suben a los Cielos".

San Sofronio de Jerusalén ( + 638 ):

"¿Quién podrá describir tu esplendor? ¿Quién podrá contar tu misterio? ¿Quién será capaz de proclamar tu grandeza? Tú has adornado la Naturaleza humana, Tú has superado las legiones angélicas, tú has superado a toda criatura, Nosotros te aclamamos: ¡Salve, llena de Gracia!".

San Germán de Constantinopla ( 635 /  + 669):

"Cuando tu Hijo venga a juzgar en justicia toda la tierra, lo verán y llorarán cuantos, creyéndolo, no quisieron confesarte a ti, Madre de Dios; entonces conocerán al fin, de qué tesoro con perverso ánimo se privaron".

San Juan Damasceno ( 675 / + 749 ó 750? ):

"La Santa Virgen no engendró a un simple hombre, sino a un Dios verdadero, no desnudo, sino vestido de carne"., Cfr. "De haeresibus liber", Ench. mar., p. 1605.

San Teodoro Studita ( + 826 ):

"Salve, Escala de la Tierra al Cielo, por la cual descendió el Señor hasta nosotros y volvió al Cielo, como vio el patriarca Jacob".

San Odilón Abad de Cluny ( + 1048 / 1050 ?):

"Madre del Salvador de todos los Siglos, de ahora en adelante tómame a tu servicio".

San Anselmo de Canterbury O.S.B. ( + 1109 ):

"Yo estoy cierto de que cuanto pudiera alcanzar por la gracia del Hijo lo puedo también lograr por los méritos de la madre"., Cfr. Obra Completa, B.A.C., Oratio, III.

San Bernardo ( + 1153 ):

"Cuanto decimos en alabanza de la Virgen Madre pertenece sin duda también al Hijo; e igualmente cuando honramos al Hijo, no nos apartamos de la gloria de la Madre"., Cfr. -Missus Est-, Homilia IV, 1, Pág., 546.

Papa Inocencio III ( + 1216 ):

"La llegada de la Virgen María fue el anuncio de que se terminaba una era de pecado y empezaba una era de gracia de Dios".

024 ¿La Maternidad Divina en la Doctrina Católica? (431)

1) La Maternidad Divina de María ( Ver: Dogmas Marianos ):

Se definió en el Concilio de Efeso, celebrado el 22 de Junio del 431, bajo el pontificado del Papa Celestino I ( 422 - 432 ). Instalado el Concilio de Éfeso el primer día de reuniones ( 22 de Junio 431 ) se leyó la carta doctrinal escrita por San Cirilo de Alejandría, dirigida a Nestorio, que aprobada unánimente definió a la Theotókos. La parte central de la declaración fue dada en estos términos:

"No nació primeramente un hombre cualquiera de la Virgen María, sobre el cual descendiera después el Verbo, sino que, unido a la carne en el mismo seno materno, se dice engendrado según la carne, en cuanto que vindicó para sí como propia la generación de su carne... Por eso ( los Santos Padres ) no dudaron en llamar Madre de Dios a la Santísima Virgen"., Cf. Theotókos D, IIIa.

025 ¿La Virginidad Perpetua en la Doctrina Católica? (649)


Se definió el dogma en el Concilio de Letrán, celebrado en el 649, bajo el Pontificado del Papa San Martín I ( 649 - 655 ). Los Padres del Concilio inspirados por el Espíritu compusieron la declaración que declaraba este dogma, en estos términos:

"María Inmaculada es real y verdaderamente Madre de Dios y siempre Virgen, en cuanto concibió al que es Dios único y verdadero - El Verbo engendrado por Dios Padre desde toda la Eternidad- en estos últimos tiempos, sin semilla humana y nacido sin corrupción de su virginidad, que permaneció intacta después de su nacimiento".

026 ¿La Virgen María en la Doctrina Católica del Siglo XIII - XIX?


Siglos XII al XIX

La doctrina católica poco a poco va alcanzando consistencia y se va desarrollando en tres líneas, que no son paralelas, sino entrelazadas, especialmente después de la explosión del protestantismo y otros pensamientos contrarios a la Iglesia y al Culto Mariano. Las tres líneas especiales, son: la Teológica, la Litúrgica y la del Magisterio de la Iglesia.

La presencia de Nuestra Señora en la Iglesia occidental, durante la Edad Media, sigue el desarrollo en la doctrina católica con los grandes teólogos y santos que, desde la escolástica, esclarecen las verdades enseñadas por el magisterio, sobre: la maternidad divina, la virginidad perpetua de Nuestra Señora, la concepción sin mancha y la asunción. Podemos decir que casi no hay teólogo que no tenga, dentro o fuera de la cristología, su rincón de sus "discertaciones", "sumas" o "tratados" dedicado a María Santísima.

San Francisco de Asís ( + 1226 ):

"¡Salve, Señora, Santa Reina, Santa Madre de Dios, María, Virgen convertida en Templo, y elegida por el Santísimo Padre del Cielo, consagrada por él con su santísimo Hijo amado y el Espíritu Santo Paráclito; que tuvo y tiene toda la plenitud de la gracia y todo bien!"., Cfr. "Saludo a la Virgen María", Otoño de 1225.

San Antonio de Padua ( 1195 / + 1231 ):

"El Nombre de María es la alegría para el Corazón, miel para los labios y la melodía para el oído de sus devotos".

Santo Tomás de Aquino ( + 1274 ):

"Se dice que la Santísima Virgen es la llena de gracia en cuanto a tres cosas: En cuanto al alma, en la que poseyó toda plenitud de gracia... En cuanto a la redundancia de la gracia de su alma sobre su carne o cuerpo... Por lo tanto, tan llena es de gracia que excede a los ángeles en la plenitud de la gracia"., Cfr. "El Avemaría", comentada, Llena de Gracia, # VI al X ( Págs. 48 - 50 ).

Dante Alighieri ( + 1321 ):

"Virgen Madre, hija de tu Hijo, la más humilde y elevada de todas las criaturas, término fijo de la eterna voluntad, tú eres quien ennobleciste la naturaleza humana, de modo que su hacedor no desdeño convertirse en su hechura. En tu vientre se encendió el amor, por cuyo calor, en la eterna paz, germinó esta flor. Mujer eres tan grande y tanto vales, que quien desea una gracia y no recurre a ti, quiere que su deseo vuele sin alas".

Santa Catalina de Siena ( + 1380 ):

"María la portadora del amor a Dios, la que trae y reparte el amor hacia Nuestro Señor".

San Bernardino de Siena ( 1380 / + 1444 ):

"Es la Madre de Dios y es nuestra Madre. Desde mi infancia le soy devoto".

Beato Tomás de Kempis ( + 1471 ):

"¿Quieres hacer lo que agrada a la Virgen? Sé humilde, paciente, sobrio, casto, modesto, manso, recogido, devoto de alma"., Cfr. "La Emitación de María", Capítulo VIII, Pág., 347 - 348.

San Ignacio de Loyola ( 1491 /  + 1556 ):

"Por mucho que ames a María Santísima, Ella te amará siempre mucho más de lo que la amas tú".

Luis de Blois ( 1506 / + 1566 ):

"Que devoto habrá que no te ame María. En la duda eres luz, en la tristeza consuelo y refugio en los peligros".

San Juan de Avila ( 1500 / + 1569 ):

"Mas querría estar sin pellejo que sin la devoción a la Virgen María".

Fray Miguel de Bolonia ( + 1580 ):

"La Virgen María ha sido el medio por el cual se unió la naturaleza divina con la humana... Muy acertadamente se le llama mediadora".

San Juan de la Cruz y la Virgen María ( + 1591 ):

"El vértice de esta comunión se alcanza en la Cruz, cuando la Virgen participa en el dolor redentor de Cristo, aunque esté exenta de pecado, y no sufra porque tiene que ser purificada, sino porque Cristo la asocia a su acción salvadora"., Cfr. "Cántico B, 20, 10; "Cántico" A 29, 7.

Francisco Suárez ( + 1617 ):

"La Maternidad en María y la filiación en el Hijo permanecen siempre"., Cfr. Suárez, 9, XXXV, S. III, a.5.  

San Francisco de Sales ( + 1622 ):

"El Corazón de la Virgen Madre permanecerá eternamente inflamado del Santo Amor que ha recibido de su Hijo"., Cfr. Tratado del Amor de Dios, Libro 3, Capítulo VIII, Pág., 206.

Jean-Jacques Olier ( + 1657 ):

"Ella contiene dentro de sí de manera eminente la religión de la Iglesia".

Blas Pascal ( + 1662 ):

"Debes consolarte: si no me hubieras encontrado ya, tú no me buscarías. Durante mi agonía yo pensaba en ti. Las gotas de mi sangre derramé por ti. Mira cuán bien he conducido a María y a los Santos; déjate conducir a mis reglas"., Cfr. "Pensamientos", El Misterio de Jesús, #2, Pág., 132.

Santa Teresa Petyt ( + 1677 ):

"María fue concebida sin la menor mancha por la gracia de Dios poderosa".

San Juan Eudes ( + 1680 ):

"Oh Jesús, el unico Hijo de Dios, el Unico Hijo de María, te ofrezco el Corazón bondadosísimo de tu Madre Divina, el cual para ti es el más precioso y agradable de todos"., Cfr. "Oraciones", Centro de Espiritualidad Eudista de Rendon, Francia.

J.B. Bossuet ( + 1704 ):

"Dios predestinó a María, antes de todos los tiempos, para dar a Jesús al mundo por medio de ella"., Cfr. 95 Sermones sobre María.

San Alfonso María de Ligorio ( + 1787 ):

"María es Nuestra Madre, consideremos ahora cuánto es el amor que nos profesa... María es nuestra Madre, no según la carne, sino Madre por Amor"., Cfr. "Las glorias de María", Capítulo I, # 3, Pág., 44 - 45.

Pbro. Federico Guillermo Faber ( 1860 ):

"No supe lo que era amar a Jesús hasta que puse mi corazón en los pies de María".

Antony Rutchinson ( 1860 ):

"El seno de María deberá ser para nosotros, como lo era para él, un palacio de marfil lleno de inefables dulzuras".

Augusto Nicolás (  1866 ):

"El Magnificat basta para derribar a un Ateo. El testimonio que produce a favor de María alcanza a probar por sí solo la divinidad del Cristianismo y la existencia de Dios. ¿Cómo los cristianos pueden mirarlo con indiferencia?"., Cfr. "La Virgen María y el Plan Divino", Tomo II, Capítulo XI, Pág., 202.´

S.S. Pío IX ( 1792 / + 1878 ):

"La Virgen es como un milagro de Dios, mejor dicho, el vértice de todos los milagros".

Charles Péguy ( 1873 / + 1914 ):

"El Ave María no elimina el Padre Nuestro, sino que nos abre a el".

San Juan Melchor Bosco Occhiena ( + 1888 ):

"María nos asegura que, si somos devotos suyos nos cubrirá con su manto, nos colmará de bendiciones en este mundo y nos asegurará el paraíso"., Cfr. "El Joven Cristiano", Artículo 8, # 15, ( 1847 ).

Ernest Hello ( 1828 / + 1885 ):

"Entrad en vuestro interior y decidme de verdad si no tenéis necesidad de María".

Cardenal Mons. John Henry Newman ( 1801 / + 1890 ):

"María llevo en su seno, amamanto al Eterno  como niño".

Santa Teresa del Niño Jesús ( + 1897 ):

"¡Cantar, María quisiera por qué te amo! Por qué tu dulce nombre me hace saltar de gozo el Corazón".

027 ¿La Inmaculada Concepción en la Doctrina Católica? (1854)


Este Dogma lo proclamó el Papa Beato Pío IX ( 1846 - 1878 ) en la Plaza de San Pedro el 8 de Diciembre de 1854, con la -Bula Ineffabilis Deus-. En su parte medular dice:

"La Beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente".

 "Los Padres de la Tradición Oriental llaman a la Madre de Dios" "la Toda Santa" ( "Panagia" ), la celebran "como inmune de toda mancha de pecado y como plasmada por el Espíritu Santo y hecha una nueva criatura" ( LG 56). Por la gracia de Dios, María ha permanecido pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida"., Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, Artículo de Fe 493, Pág., 116 - Primera Parte - La Profesión de la Fe ( 1992 ).

028 ¿La Virgen María en la Doctrina Católica del Siglo XX al XXI?


Del Siglo XX al XXI:

J.G. de Contreras ( 1902 ):

"María Santísima del Rosario, refugio de los pecadores, nos dé á todos luz para no errar el camino de la eterna gloria, y á mí me asista para proseguir con acierto"., Cf. "Despertador Eucarístico y Dulce Convite", Capítulo III,  Pág., 30.

Pbro. Fray Ludovico de Besse ( 1917 ):

"El demonio tiene un odio atroz por la Santísima Virgen. La aborrece más que a Dios, porque María le aplastó la cabeza... María lo venció por su humildad".

Santa Teresa de los Andes ( + 1920 ):

"Compare su dolor. Nada hay que se le asemeje".

Beata Savina Petrilli ( + 1923 ):

"María es nuestro modelo, especialmente en su cooperación a la gracia, con que Dios la había enriquecido".

Pbro. Uldarico Urrutia, S. J. ( 1932 ):

"Madre te dice Dios, y madre te llama el hombre: Tu corazón fué fabricado con la ternura y el amor de todas las madres".

Miguel de Unamuno ( + 1936 ):

"¿Cómo te llamarías Madre de la Gracia y la Misericordia a no ser por nuestra miseria que necesita de gracia y de misericordia?".

Cardenal Ildebrando Antoniutti ( 1936 ):

"María es Corredentora en el orden de la Salvación. Es medianera en el orden de la gracia".

San Maximiliano Kolbe ( + 1941 ):

"Me doy cuenta de que la Inmaculada me ha elegido como su instrumento y obra a través de mí".

Pbro. Ardizzone, S.D.B. ( 1947 ):

"La Santísima Virgen guía nuestra alma en medio de las tempestades de la vida hasta el puerto de la dichosa eternidad".

San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J. ( + 1952 ):

"Es la hora del triunfo de Cristo por María".

Paul Claudel ( 1868 / + 1955 ):

"La Virgen es la que siempre mira al Cielo".

Pbro. Teilhard de Chardin, S.J. ( 1881 / + 1955):

"Cuando Cristo Apareció en los brazos de María, levanto al mundo".

Pbro. Jesús Bujanda, S. J. ( 1957 ):

"Como Madre cariñosa, ha dispensado innumerables beneficios a los hombres a lo largo de la Historia, de donde resulta que sus imágenes y sus santuarios son extraordinariamente venerados y concurridos"., Cf. Manual de Teología Dogmática, Dios Redentor & María, Madre de los Hombres, Art. 430, # 2, Pág. 307.

Pbro. Dr. Luis Sanz Burata ( 1959 ):

"¡Qué sublime ejemplo el de María para todos los buenos cristianos! Antes que poder gloriarse de ser Madre del Mesías, prefería conservarse siempre Virgen".

Odo Casel ( 1964 ):

"En María, la humanidad entera empezó a ser de nuevo esposa de Dios"., Cf. Misterio de la Ekklesia, María como tipo de la Ekkesia, La Nueva Era, Pág., 453, Ed.Castilla, S.A. Madrid.

San Fray Pío de Pietrelcina ( + 1968 ):

"Nada es superior a Ella, es la Perfectísima, superior a los ángeles y Dios se complace en Ella porque es la que más se le parece, única digna de los divinos secretos".

FranÇois Mauriac ( 1885 / + 1970 ):

"Cuando un hermano separado lee el Magníficat y llega al versículo, "... me llamaran bienaventurada todas las generaciones..." ¿No se siente el efectivamente separado de estas generaciones?".

Pablo Evdokimov ( + 1970 ):

"El Espíritu Santo no se encarna en el espacio, pero tiene en María el receptáculo singular y muy particular de su presencia".

Pbro. Enrique Neira, S.J. ( 1970 ):

"¡María es la Madre de Jesús! Este hecho señala la misión de María y es la base de todos sus privilegios"., Cf. "Cristo Nuestro Centro", Capítulo XVII, #163, Pág., 242.

San José María Escrivá de Balaguer ( + 1975 ):

"Sí, eres nuestra Madre, nuestra Reina, nuestra locura... Y tú lo sabes".

Pbro. Zundel Maurice ( + 1975 ):

"Brilla María en la Iglesia como su custodia".

Pbro. Gabriel M. Roschini ( + 1977 ):

"La Virgen Santísima, así como está al lado de Cristo en el centro de toda la creación así está con él en el centro de toda la Biblia".

Roger Schutz ( 1979 ):

"La primera en pronunciar el SI y el AMÉN"., Cf. "María la -mujer nueva- disponible al Espíritu", Aut. Var. Capítulo VI, Pág. 49.

Pbro. Tomislav Vlasic ( 1985 ):

"Nuestra Señora está hablando al mundo: Debemos acogerla como un DON precioso dado por Dios para aceptarlo, para vivirlo".

Pbro. Slavko Barbaric ( 1985 ):

"Si Nuestra Señora anuncia esto en sus mensajes, es porque desea seguir dándonos mensajes. El -mensaje semanal-, es algo que jamás se había visto".

Cardenal Pietro Parente ( + 1986 ):

"En el altar, María está vivamente presente y operante junto a Jesús Sacerdote y a su ministro. Elevada consideración espiritual para la vida cristiana, y más aún para la vida sacerdotal"., Cf. "María con Cristo", # 6, Pág. 138.

Pbro. Rafael García Herreros ( + 1992 ):

"María es la hija de Pentecostés y la Madre de Jesús".

Obispo Monseñor Alfonso Uribe Jaramillo ( + 1993 ):

"Si nuestra Señora no hubiese dado su asentimiento a la Encarnación y no hubiese pronunciando su fíat, no tendríamos las riquezas infinitas del Sacerdocio de Cristo"., Cfr. "Para Alabanza del Sacerdocio de Cristo", Punto 2, Pág., 217.

Pbro. Tomás Morales ( + 1994 ):

"María en Nazareth es el modelo de las almas sencillas cuya sola grandeza reside en lo interior".

Madre Teresa de Calcuta ( 1910 / + 1997 ):

"A María nuestra Madre, le demostraremos nuestro amor trabajando por su Hijo Jesús, con Él y para Él".

Pbro. Luis Fernando Betancourt S ( 1999 ):

"YO MUJER, puedo sacrificar toda mi existencia para anhelar una descendencia numerosa y feliz, donde se desborda toda mi gracia y mi cariño en abundancia. YO MUJER, puedo distribuir mi sonrisa a cuantos se cruzan en mi vida, para penetrar con suavidad en sus corazones. YO, MUJER puedo dar mi palabra de aliento, para llegar a una dulce persuasión, iluminando las inteligencias"., Cf. "El Jardín Florecido", Cap. VIII, Pág., 173 ( Extractos ).

Jeroslav Pelikan (  2000 ):

"Aunque no tengamos datos estadísticos confiables, podemos afirmar que... -María- es el nombre femenino pronunciado con mayor frecuencia en el mundo occidental"., Cf. "María a través de los siglos. Su papel en la historia de la cultura. São Paulo, Companhía das letras.

Pbro. Rodrigo Molina S.J., L.D. ( 1920 / + 2002 ):

"María es la Mujer de la iluminación. ¡Qué vocación! iluminar este mundo oscuro con la luz de Dios!".

S.S. Juan Pablo II, El Magno ( 1920 / + 2005 ):

"Totus Tuus ( Todo Tuyo ) a través de la Inmaculada".

Francisco M. Campos Zavaleta ( + 2007 ):

"María es profetiza de su propia Bienaventuranza, por eso hoy y siempre veneramos su gracia divina".

Chiara Lubich ( + 2008 ):

"María es un monumento de caridad, maestra de todas las virtudes. Es nuestro modelo".

Tercer Milenio - Siglo XXI:

Dr. Luis Eduardo López Padilla:

"La Virgen María confirma que debido a la confusión que estamos viviendo, el crecimiento espiritual se hace muy difícil y habrá momentos en que parecerá casi imposible"., Cf. "La Hora de la Verdad", Capítulo V, Pág., 79 ( 2006 ).

Álvaro Ginel:

"Le voy a robar las Palabras a María. También yo voy a decir que sí: -Hagase en mí lo quieres tú".

Pbro. J.A. Fortea:

"El Maligno veía que Jesús y María eran los humanos más santos que habitaban la tierra. No percibía en ellos la comisión de ningún pecado, ni siquiera de imperfección moral alguna.... Pero a pesar de que Jesús y María estaban siendo vigilados, él sólo veía su cuerpo"., Cf. "Suma Demoniaca", Tratado de Demonología y Manual de Exorcistas,  Cuestión 57, Pág., 129 ( 2003 ).

 Martín Breton:

"Madre, dime, yo te escucho".

Venancio - Luis Agudo:

"Bienaventurada te llamo como los de hoy, así como somos, con tanta injusticia -como siempre-, ¡Incluso en el nombre de tu Hijo!".

Alejandro Fernández:

"Bienaventurada María, la Mil veces nombrada de distintas maneras".

Dr. Rafael Arango Rodríguez:

"Estamos destinados a ser otros Cristos nos dice Pablo, y quien asume la imagen perfecta de Cristo es María, y plasma su imagen humana en Él. Ella, la-Llena de Gracia-, recibe esos atributos Divinos: es la Nueva Eva... Sólo en María se sana la Autoimagen"., Cf. "Sanación de la Autoimagen", Págs., 12 y 13 ( 2004 ).

Ricardo Zimbrón:

"En el Amor a María, nuestro modelo es Jesús".

Pbro. Jorge Loring, S.J.:

"La Santísima Virgen es la mujer más grande que ha existido en el mundo"., Cf. "Para Salvarte", #30, Pág, 136.

J.A. Espinosa:

"María es la Mujer del Amén a Dios, es la Mujer del Sí".

Cardenal Renato Raffaele Martino:

"La Virgen María es el Camino, que nos lleva a la fuente de Esperanza, que es Dios mismo".

Ing. Wilson Tamayo, Sub-Director LAM:

"La mujer que habría de realizar el oráculo del Señor, debía ser ante todo Santa y grata a los ojos de Dios; una Mujer que fuera suficientemente Humilde para pisotear la inmensa soberbia del diablo, que amase tanto a su Creador que estuviera dispuesta incluso a otorgarle su virginidad"., Cf. "He aquí la Esclava del Señor", Capítulo  I, -La Nueva Eva-, Pág., 23 ( 2008 ).

Dr. Ricardo Castañon:

"La Virgen se aparece hasta el momento, todos los días, hoy cuando leas este párrafo, seguramente ya se apareció o se aparecerá. La documentación es tan extensa, que existen decenas de libros escritos por honestos teólogos, sociólogos, psicólogos, médicos, físicos, etc., etc., quienes afirman que los videntes tienen razón... Algunos se alegrarán de esto y su fe aumentará, otros probablemente concluyan en alguna forma de escepticismo, lo que importa es que alberguen en su cerebro la información: algo importante está ocurriendo en el mundo, y de alguna manera u otra, nos compromete, deberíamos interesarnos por saber qué es".,  Cf. "La Nueva Primavera", Págs., 66 - 67.

Luis Evely:

"María esperó largamente antes de celebrar, con alegría, su propia vocación".

Abraham Levi:

"En María la palabra de Dios es recibida con plenitud y naturalidad".

Luis Bettazzi:

"María es nuestra hermana, miembro de la Iglesia".

Arturo Poli:

"El Canto de María, el comentario más hermoso de su vida".

 Ernesto Balducci:

"La Iglesia es caminante. ¿Y María? También María".

Pía Bruzzichelli:

"María está en la historia y con la historia del hombre".

Nazareno Fabbretti:

"La jovencita hebrea que ha cantado como profetisa, el Magnificat".

René Voillaume:

"María llegó a la madurez de su fe en el momento de la Pasión de Cristo".

Francisco B. Gerritzen:

"La intercesión de María revela la gloria de Jesús".

Diácono Permanente Luis Alfonso Barrera Múnera:

"La Oración vocal más perfecta nos la dejó María en su Magnificat"., "Siete Momentos de María", Cap. IV, Pág., 35.

029 ¿La Asunción a los Cielos en la Doctrina Católica? (1950)


Lo proclamó el Papa Pío XII ( 1939 - 1958 ) en la Plaza de San Pedro el 15 de Agosto de 1950, mediante la constitución apostólica "Munificentissi Deus":

"Proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, acabado el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria Celestial".

030 ¿La I Conferencia General del Epicopado Latinoamericano y la Virgen María? (1955)

"No olviden nuestros sacerdotes y fieles que en el Santo Sacrificio de la Misa, en la Comunión frecuente y diaria, como en la devoción a María Santísima -Madre y Reina del Continente Americano- encontrarán ellos también el Secreto de la fecundidad para la labor apostólica que deben realizar en esta hora de tan graves responsabilidades para América"., Cfr. "Primera Conferencia General de Episcopado Latinoamericano", Documentos de Río, Declaración # 4, Río de Janeiro, 4 de Agosto de 1955.

031 ¿La Santísima Virgen María en el Concilio Vaticano Segundo - I ? (1965)


CONCILIO VATICANO SEGUNDO - Constitución "Lumen Gentium", Capítulo VIII ( Extractos )

[ 1959 - 1965 ]

I. Introducción

[ La Santísima Virgen María en el misterio de Cristo ]

"Este misterio divino de la Salvación nos es revelado y se continúa en la Iglesia" (52).

[ La Santísima Virgen y la Iglesia ]

"Al anuncio del ángel, es reconocida y venerada como verdadera Madre de Dios y del redentor... Es también proclamada como miembro excelentísimo y enteramente singular de la Iglesia y como tipo y ejemplar acabadísimo de la misma en la fe y en la caridad" ( 53 ).

[ Intención del Concilio ]

"Exponer la doctrina sobre la Madre de Dios, Madre de Cristo y Madre de los hombres" ( 54 ).

II. Función de la Santísima Virgen en la Economía de la Salvación.

[ La Madre del Mesías en los ( Testamentos ) ]

"Los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento y la Tradición venerable manifiestan de un modo cada vez más claro la función de la Madre del Salvador en la economía de la salvación y vienen como a ponerla delante de los ojos" ( 55 ).

[ María en la Anunciación ]

"Como dice San Ireneo ( Cf. Adv, haer, III 22, 4; PG 7, 959 A; Harvey, 2,123 ), -Obedeciendo, se convirtió en causa de salvación para sí misma y para todo el género- humano".

[ La Santísima Virgen y el Niño Jesús ]

"Está unión de la Madre con el Hijo en la obra de la Salvación se manifiesta desde el momento de la concepción virginal de Cristo hasta su muerte" ( 57 ). 

[ La Santísima Virgen en el ministerio público de Jesús ]

"Así avanzó también la Santísima Virgen en la peregrinación de la fe, y mantuvo fielmente su unión con el Hijo hasta la Cruz" ( 58 ).

[ La Virgen después de la Ascensión ]

"María imploraba con sus oraciones el don del Espíritu, que en la Anunciación ya la había cubierto a ella con su sombra. finalmente Inmaculada, preservada inmune de toda mancha de culpa original, terminado el decurso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial" ( 59 ).

III. La Santísima Virgen y la Iglesia.

[ María, esclava del Señor, en la obra de la redención y de la santificación ]

"Se apoya en la mediación de éste, depende totalmente de ella y de la misma saca todo su poder. La fomenta" ( 60 ).

[ Maternidad Espiritual de María ]

"Predestinada desde toda la Eternidad como Madre de Dios" ( 61 ).

[ María, Mediadora ]

"Es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora" ( 62 ).

[ María como virgen y madre, tipo de la Iglesia ]

"Como ya enseñó San Ambrosio ( Cf. Expos, Lc. II 7: PL 15, 1555 ), la Madre de Dios es tipo de la Iglesia en el orden de la fe, de la caridad y de la unión perfecta con Cristo". Como una nueva Eva coopera" ( 63 ).

[ Fecundidad de la Virgen y de la Iglesia ]

"La Iglesia, contemplando su profunda santidad, se hace también madre mediante la palabra de Dios... Y es igualmente virgen, que guarda pura e íntegramente la fe prometida al Esposo, y a imitación de la Madre de su Señor, por la virtud del Espíritu Santo, conserva virginalmente una fe íntegra, una esperanza sólida y una caridad sincera" ( 64 ).

[ Virtudes de María que debe imitar la Iglesia ]

"La Iglesia ha alcanzado en la Santísima Virgen la perfección... La Iglesia, en su labor apostólica, se fija con razón en aquella que engendró a Cristo" (65).

032 ¿La Santísima Virgen María en el Concilio Vaticano Segundo - II?


 IV. El Culto de la Santísima Virgen en la Iglesia


[ Naturaleza y fundamento de este culto ]

"Ciertamente, desde los tiempos más antiguos, la Santísima Virgen es venerada con el título de "Madre de Dios", a cuyo amparo los fieles suplicantes se acogen en todos sus peligros y necesidades ( Cf. Breviario Romano, antífona -Sub tuum praesidium-, de las primeras vísperas del Oficio Parvo de la Santísima Virgen)" ( 66 ).

[ Espíritu de la predicación y del culto ]

"El Santo Concilio enseña el culto a la Santísima Virgen y exhorta encarecidamente a los teólogos y a los predicadores de la palabra divina que se abstengan con cuidado tanto de toda falsa exageración cuanto de una excesiva mezquindad de alma al tratar de la singular dignidad de la Madre de Dios ( Cf. Pío XII, mensaje radiof., 24 oct. 1954: AAS 46 ( 1954 ): AAS 46 ( 1954) 679; enc. Ad caeli Reginam, 11 oct. 1954; AAS 46 ( 1954) 637). Cultivando el estudio de la Sagrada Escritura, de los Santos Padres y Doctores y de las liturgias de la Iglesia bajo la dirección  del Magisterio... La verdadera devoción no consiste ni en un sentimentalismo estéril y transitorio ni en una vana credulidad, sino que procede de la fe auténtica, que nos induce a reconocer la excelencia de la Madre de Dios" ( 67 ).

V. María, Signo de Esperanza cierta y de Consuelo para el Pueblo peregrinante de Dios.

[ Antecede con su Luz al Pueblo de Dios ]

"La Madre de Jesús, glorificada ya en los Cielos en cuerpo y en alma, es imagen y principio de la Iglesia que habrá de tener su cumplimiento en la vida futura, así en la tierra precede con su luz al peregrinante Pueblo de Dios como signo de esperanza cierta y de consuelo hasta que llegue el -día del Señor- ( Cf. 2 Petr 3, 10 )" ( 68 ). CONTINUA.

 [ Que nos alcance formar un solo pueblo ]

"Ofrezcan todos los fieles súplicas apremiantes a la Madre de Dios y Madre de los hombres para que ella, que ayudó con sus oraciones a la Iglesia naciente, también ahora, ensalzada en el cielo por encima de todos los ángeles y bienaventurados, interceda en la comunión de todos los santos ante su Hijo hasta que todas las familias de los pueblos, tanto lo que se honran con el título de cristianos como los que todavía desconocen a su Salvador, lleguen a reunirse felizmente, en paz y concordia, en un solo Pueblo de Dios, para gloria de la Santísima e indivisible Trinidad" ( 69 ).

Roma, en San Pedro, día 21 de Noviembre de 1964.

Yo, Pablo, Obispo de la Iglesia Católica.

( Cfr. Documentos del Vaticano II, Constituciones, Decretos, Declaraciones, 20.ª Edición: Abril 1973, Constitución -Lumen Gentium-. Capítulo VIII, C.8 La Virgen María. 52 - 69, Pág., 98 - 109 / Con Aprobación Eclesiástica ).

033 ¿La II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y la Virgen María? ( 1968 )

"Ponemos bajo la protección de María, Madre de la Iglesia y Patrona de las Américas, todo nuestro trabajo y esta misma esperanza, a fin de que se anticipe entre nosotros el Reino de Dios"., II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano,  Documento de Medellín, Llamamiento Final, # 7.

034 ¿La Exhortación Apostólica Marialis Cultus? (1974)


Exhortación Apostólica "Marialis Cultus" ( S.S. Pablo VI )

Párrafos Escogidos - Extractos

"María es, sobre todo, modelo de aquel culto que consiste en hacer de la propia vida una ofrenda a Dios: doctrina antigua, perenne, que cada uno puede volver a escuchar poniendo atención en la enseñanza" ( 21 ).

"Ella se adhirió total y responsablemente a la Voluntad de Dios ( Cf. Lc. 1, 38 ); porque acogió la palabra y la puso en práctica; porque su acción estuvo animada por la caridad y por el espíritu de servicio" ( 35 ).

"La lectura de las Sagradas Escrituras, hecha bajo el influjo del Espíritu Santo y teniendo presente las adquisiciones de las ciencias humanas y las variadas situaciones del mundo contemporáneo, llevará a descubrir cómo María puede ser tomada como espejo de las esperanzas de los hombres de nuestro tiempo" ( 37 ).

"Quisiéramos recalcar que la finalidad última del Culto a la bienaventurada Virgen María es glorificar a Dios y empeñar a los cristianos en una vida absolutamente conforme a su voluntad" ( 39 ).

035 ¿La Virgen María en el Documento de Puebla? ( 1979 )


Puebla - III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano

( Párrafos Escogidos - Extractos )

"María será la Madre educadora de la Fe. Ella cuida que el Evangelio nos penetre, conforme nuestra vida diaria y produzca frutos de santidad" ( 290 ).

"María hace que la Iglesia experimente como familia" ( 295 ).

"El Magníficat es espejo del Alma de María" ( 297 ).

"María Asunta en la Integridad humana, cuerpo y alma que ahora reina intercediendo por los hombres peregrinos en esta historia" ( 298 ).

"Esta es la hora de María, tiempo de un nuevo Pentecostés que ella preside con su oración, cuando bajo el influjo del Espíritu Santo inicia la Iglesia un nuevo tramo en su peregrinar. Que María sea en este camino -Estrella de la Evangelización- Siempre renovada" ( 303 ).

"Teniendo a María como Modelo de Consagración y como intercesora los consagrados encarnarán la Palabra en su vida" ( 745 ).

036 ¿La Carta Encíclica Redemptoris Mater? ( 1987 )


Carta Encíclica "Redemptoris Mater" ( S.S. Juan Pablo II )

Párrafos Escogidos ( Extractos )

"María creyó que por el poder del Altísimo, por obra del Espíritu Santo, se convertiría en la Madre del Hijo de Dios según la revelación del ángel" ( 14 ).

"El Anuncio de Simeón parece como un segundo anuncio a María, dado que le indica la concreta dimensión histórica en la cual el Hijo cumplirá su misión, es decir en la incomprensión y en el dolor" ( 16 ).

"María siguió paso tras paso a Jesús en su maternal peregrinación de fe" ( 26 ).

"Al conocimiento del misterio de Cristo sigue la bendición de su Madre bajo forma de especial veneración para la Theotókos. Pero en esa veneración está incluida siempre la bendición de su fe. Porque la Virgen de Nazaret ha llegado a ser bienaventurada por medio de esta fe" ( 27 ).

"Como Virgen y Madre, María es para la Iglesia un -modelo- perenne" ( 42 ).

"María, presente en la Iglesia como Madre del Redentor, participa maternalmente en aquella dura batalla contra el poder de las tinieblas que se desarrolla a lo largo de toda la historia humana" ( 47 ).

"María como esclava del Señor, coopera sin cesar en la Obra de la Salvación llevada a cabo por Cristo, su Hijo" ( 49 ).

037 ¿El Catecismo de la Iglesia Católica? ( 1992 )


El Catecismo de la Iglesia Católica y la Santa Madre de Dios

Párrafos Escogidos - Extractos

"La Virginidad de María manifiesta la iniciativa absoluta de Dios en la Encarnación" ( 503 ).

"Jesús fue concebido por Obra del Espíritu Santo en el Seno de la Virgen María porque él es el Nuevo Adán que inaugura la Nueva Creación" ( 504 ).

"María es Virgen porque su virginidad es el Signo de su fe -no adulterada por duda alguna- y de su entrega total a la voluntad de Dios" ( 506 ).

"María es a la vez Virgen y Madre porque ella es la figura y la más perfecta realización de la Iglesia ( 507 ).

"El Papel de María con relación a la Iglesia es inseparable de su unión con Cristo, deriva directamente de Ella" ( 964 ).

"Después de la Ascensión de su Hijo, María -estuvo presente en los comienzos de la Iglesia- con sus oraciones" ( 965 ).

"Fue llevada a la gloria del Cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del Universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo... La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo" ( 966 ).

"Y, en efecto, desde los tiempos más antiguos se venera a la Santísima Virgen con el título de -Madre de Dios-, bajo cuya protección se acogen los fieles suplicantes en todos sus peligros y necesidades... Este culto ... aunque del todo singular, es esencialmente diferente del culto de adoración que se da al Verbo encarnado, lo mismo que al Padre y al Espíritu Santo, pero lo favorece muy poderosamente; encuentran su expresión en las fiestas litúrgicas dedicados a la Madre de Dios y en la oración Mariana como el Santo Rosario, -Síntesis- de todo el Evangelio" ( 971 ).

038 ¿La IV Conferencia del Episcopado en Santo Domingo y la Virgen María? (1992)

"En la figura de María -desde el principio de la Cristalización del Nuevo Mundo y a la luz del Evangelio de Jesús -se encarnaron auténticos valores culturales indígenas"., Cfr. IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, Documento de Santo Domingo, IV Cultura Cristiana, # 24.

039 ¿La Virgen María en el Documento de Aparecida? (2007)

V Conferencia General, Documento Conclusivo -Aparecida-

 ( Párrafos Escogidos - Extractos )


"Deseamos que todos los miembros del pueblo fiel, reconociendo el testimonio de María y también de los Santos, traten de imitarles cada día más" ( 262 ).

"María, con su fe, llega a ser el primer miembro de la Comunidad de los creyentes en Cristo, y también se hace colaboradora en el renacimiento espiritual de los discípulos" ( 266 ).

"En María, nos encontramos con Cristo, con el Padre y el Espíritu Santo, como asimismo con los hermanos" ( 267 ).

"Uno de los eventos fundamentales de la Iglesia es cuando el -sí- brotó de María" (268).

"María es la gran Misionera, continuadora de la Misión de su Hijo y formadora de misioneros" ( 269 ).

"María ayuda a mantener vivas las actitudes de atención, de servicio, de entrega y de gratuidad que deben distinguir a los discípulos de su Hijo" ( 272 ).

"Detenemos la mirada en María y reconocemos en Ella una Imagen perfecta de la discípula misionera. Ella nos exhorta a hacer lo que Jesús nos diga" ( 364 ).

"La figura de María, discípula por excelencia entre discípulos, es fundamental en la recuperación de la Identidad de la mujer y de su valor en la Iglesia" ( 451 ).

"María Santísima es la presencia materna indispensable y decisiva en la gestación de un pueblo de hijos y hermanos, de discípulos y misioneros de su Hijo" ( 524 ).

"Nos ayude la compañía siempre cercana, llena de comprensión y ternura, de María Santísima" ( 553 ).

040 ¿Nuestra Señora en el 49º. Congreso Eucarístico Internacional ? ( 2008 )


"El don de Dios al mundo se realizó gracias a una mujer, bendita entre todas las mujeres, quien creyó y se entrego sin condiciones a la Palabra misteriosa de su Señor. María de Nazareth es la Mujer por excelencia que ha respondido -sí- al Dios de la Alianza, transformándose así, en la Anunciación, en el cumplimiento de la Hija de Sión, la Iglesia naciente. Su "Sí" ha acompañado la encarnación del Verbo de Dios desde el primer momento de su concepción hasta su muerte y resurrección.

 Ninguna otra criatura posee una memoria tan concreta del Verbo que se hizo carne hasta su carne eucarística. Ningún otro ser humano sabe con tanta perfección lo que significa la Misericordia, el perdón, la compasión y el sufrimiento del Amor redentor... María es la Mujer Eucarística por excelencia, la Nueva Eva totalmente disponible para dejar abierta la fecundidad del nuevo Adán. Mater Dei et Mater Ecclesiae.

 En ella y por ella, la Iglesia Comulga, ya de forma perfecta en la Cruz, con la ofrenda sacrifical del Hijo de Dios..."., Cfr. Con las Meditaciones del Documento Teológico de Base para el 49º. Congreso Eucarístico Internacional de Québec, Canadá, Junio de 2008, Segunda Parte, La Eucaristía, Nueva Alianza; A. El don de la Iglesia - Comunión; I ) María, Primera Iglesia y Mujer Eucarística.

"Al misterio del don Eucaístico por Excelencia de Dios mismo, debe corresponder el misterio de fe por excelencia como adhesión total y gratitud plena de la Iglesia, unida a la fe Inmaculada de María"., Cfr. Texto Citado.

 La Respuesta Eucarística de la Iglesia. 1) Creer y Amar como María y Jesús. Meditaciones del Documento Teológico de Base para el Congreso Eucarístico Internacional de Québec.

041 ¿Nuestra Señora en la XII Asamblea General Ordinaria de Sínodo de los Obispos? (2008)


"Que el Señor nos conceda acercanos con fe a la doble mesa de la Palabra y del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Que nos obtenga este don María Santísima, que "guardaba todas estas cosas y las meditaba en su Corazón" (San Lucas 2, 19). Que Ella nos enseñe a escuchar las Escrituras y a meditarlas en un proceso interior de maduración, que jamás separe la inteligencia del Corazón"., Cfr. Con la Palabras de Benedicto XVI, en Octubre de 2008, Roma - Italia.




Re-Actualizada Año 2018


CATÓLICO MEMORÁNDUM PROFÉTICO